Saludable

¿Bebe leche cruda? Sepa por qué es peligroso

¿Bebe leche cruda? Sepa por qué es peligroso

La leche y los productos lácteos están sometidos a unos estrictos requisitos de higiene recogidos en la normativa tanto de la Unión Europea como nacional. La moda por la comercialización de leche cruda ha generado, sin embargo, mucha controversia, especialmente en lo relativo a la seguridad alimentaria.

La leche que encontramos en el supermercado es tratada térmicamente, lo cual permite eliminar los microorganismos que pueden causar problemas de salud. La leche cruda, en cambio, al no estar sometida térmicamente, supone un riesgo, especialmente en las embarazadas y lactantes, personas mayores y niños, debido, principalmente, a la posible presencia de microorganismos patógenos, que pueden producir infecciones.

En España no hay una regulación que permita o prohíba su distribución, pero desde Fenil, la patronal de las industrias lácteas lanzan una advertencia muy clara. "No podemos dejar la responsabilidad de la seguridad alimentaria en manos del consumidor. La leche tiene que estar sometido a unos controles tanto en el proceso de traslado desde el punto de elaboración como posteriormente a la hora de consumir y no se hace adecuadamente puede ser peligroso", explica Almudena López Matallana, responsable del Plan de Nutrición y Comunicación de Fenil.

Desde Aecosan (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) insisten en que la leche cruda con independencia de su destino (tanto si va se dirige a una central lechera como si va destinada al consumidor final), debe de cumplir además de la normativa de carácter transversal que afecta a todos los alimentos, normas específicas de higiene de los productos de origen animal.

Controles

Los productores están obligados a realizar unos controles unos mínimos obligatorios para determinar que se cumplen los requisitos higiénico-sanitarios y poder comercializar el producto y, del mismo modo, las explotaciones de ganado vacuno, ovino y caprino se encuentran sometidas al Programa nacional de control oficial de las condiciones higiénico-sanitarias de la producción y de la trazabilidad de leche cruda de vaca, oveja y cabra."Su objetivo estratégico es la protección de la salud pública, así como de los intereses de los consumidores, garantizando el cumplimiento de las normas comunitarias y nacionales relativas a la producción de leche cruda, asegurando la trazabilidad de la leche desde la explotación hasta la línea de produccióm", explican en Aecosan.

El problema, según coinciden en la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y Fenil es que la seguridad no está garantizada y los riesgos sanitarios son elevados. "La leche cruda, sin tratamiento térmico, puede contener bacterias patógenas y su consumo puede ocasionar problemas graves", asegura la OCU. De acuerdo con los expertos consultados si no se manipula bien, la leche cruda contaminada puede provocar listeriosis, E. Coli o brucelosis. Y la cuestión es que los responsables no son las empresas del sector lácteo, sino que la seguridad queda en manos de los consumidores.

En Italia, por ejemplo, un país donde se comercializa de forma habitual desde hace años, distintos estudios han demostardo que apenas cuatro de cada diz personas hierven la leche antes de consumirla, cuando hay que hacerlo tres veces a cien grados, según recomiendan los expertos. Dos de cada diez se limitan a calentarla en el micoondas y otros dos la toman ningún tipo de medida, lo que puede ser sumamente peligroso para la salu humana.

Los expertos coinciden en señalar que aunque sea cierto que la pasteurización, como cualquier tipo de tratamiento térmico, puede provocar una pérdida de nutrientes, los estudios científicos avalan que no las propiedades nutricionales de la leche se mantienen y, lo que es más importante, se elimina cualquier tipo de duda sobre la seguridad del producto. "La seguridad de los productos lácteos procedentes de las industrias alimentarias es fundamental para garantizar la salud de los consumidores", dicen en Fenil.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

ALMUSTAFA
A Favor
En Contra

si bebe leche cruda y come carne cruda y usa la mayoría de las cosechas y el agua y los pesticidas que necesitan las cosechas en alimentar a los animales para beber su leche cruda y comer su carne ... entonces el alimañero matará al lobo, al gato montés, a la rapaz, al zorro, a la gineta y a la culebra, entonces los dueños de los cotos destruirán todo el ecosistema rompiendo el equilibrio y extinguiendo especies, entonces cuando los grandes desaparecen los chicos los reemplazan, y los cambios llegan al clima ... y eso puede ser malo para la salud ... roto el equilibrio, nuevas especies, nuevos insectos, nuevas bacterias, nuevos virus, nuevos desiertos, nuevos fenómenos atmosféricos ... y estar expuesto a fenómenos climáticos impredecibles y nuevos tipos de plagas y enfermedades puede ser malo para la salud ...

Puntuación -1
#1