Salud

Grifols encarrila su salvación con el cierre de la venta de Shanghai Raas

  • El ingreso de 1.629 millones reducirá el apalancamiento hasta 5,9 veces el ebitda de la firma
  • La farmaceútica abre la puerta a nuevas desinversiones, como la unidad de diagnóstico
Madridicon-related

Tras casi año y medio de negociaciones, Grifols ha cerrado la operación más importante para hacer frente a la abultada deuda del grupo. La farmacéutica completó la venta del 20% de Shanghai Raas a la multinacional Haier por 1.629 millones de euros, montante que destinará por completo a reducir su pasivo, que actualmente se sitúa en 9.811 millones (casi 500 millones más que un año antes).

A cierre del primer trimestre de 2024, la firma de hemoderivados registraba una ratio de apalancamiento de 6,8 veces el ebitda. Con esta operación, esta cifra se reducirá en casi un punto (0,9) y servirá para hacer frente a los vencimientos que tiene en 2025, que ascienden a 2.779,8 millones. De hecho, esta operación es la base que complementa a la reciente emisión de bonos que ha realizado la farmacéutica por valor de 1.300 millones y cuyo destino es precisamente cumplir con sus acreedores el año que viene.

Según ha comunicado la compañía a la CNMV, las partes han acordado que Grifols mantendrá un consejero no independiente en el Consejo de Administración de la firma china. Además, la firma de hemoderivados y Shanghai Raas han modificado el contrato de distribución exclusiva existente de albúmina de suero humano para el mercado chino para establecer su vigencia por un periodo inicial de 10 años (hasta 2034), teniendo la firma asiática la opción de extender dicho contrato por un periodo adicional de 10 años, con volúmenes mínimos de suministro garantizados para el periodo 2024-2028.

Por otro lado, Grifols y Haier se comprometen a no transmitir ninguna parte de sus acciones por un periodo de 3 años después del cierre de la transacción. En relación con el 6.58% de participación accionarial de Grifols en Shanghai Raas, Grifols ha otorgado a Haier una delegación de voto por 10 años y un derecho de adquisición preferente en caso de que Grifols proponga transmitir dichas acciones a un tercero.

Por último, Grifols se ha comprometido a alcanzar un ebitda agregado de 850 millones de dólares americanos y, en caso de incumplir dicho compromiso, compensar con efectivo a Shanghai Raas en 2029 por el multiplicador resultante del déficit y la participación accionarial que la firma china tenga en la división de Diagnóstico de Grifols en ese momento. "Dicho nivel de ebitda siempre lo ha alcanzado Grifols Diagnostic en el pasado", dice la compañía ala CNMV.

La operación de Shangai Raas, sin embargo, no será suficiente para cumplir con la promesa realizada a los accionistas hace ahora dos años y medio. Fue entonces cuando Grifols dejó de ofrecer dividendos hasta que enderezara el rumbo de su deuda, aspecto que cifró en reducir el apalancamiento a 4 veces el ebitda a finales de 2024. Sin embargo, según las previsiones de la propia empresa, en el mejor de los casos se cerrará el ejercicio en 4,5 veces.

La venta es un balón de oxígeno para la compañía, prácticamente un match point que necesitaba para salvar los muebles en el corto plazo, pero desde el mercado consideran que los problemas de Grifols son más profundos. Según las fuentes consultadas, la deuda financiera neta seguirá creciendo a lo largo de este año, trimestre a trimestre, y la capacidad de generar caja es prácticamente nula, tal y como también reconoció la propia compañía en febrero.

Por tanto, el mercado considera que la receta de Grifols debe ser profundizar en las desinversiones, reducir aún más los costes y decidir no hacer nuevas inversiones en los próximos ejercicios. En definitiva, reducir gasto y aumentar ingresos para controlar el nivel de la deuda financiera. De hecho, la reciente emisión de bonos por 1.300 millones se ha comprometido a un interés del 7,5%, algo que las fuentes consultadas creen que es pan para hoy y hambre para mañana si se profundiza en esta estrategia para hacer frente a los vencimientos de deuda.

En el campo de las desinversiones, desde hace meses se está barajando vender la unidad de diagnóstico de la compañía. Esta área tiene un peso moderado en la cuenta de resultados de Grifols. En 2023 aportó 671,3 millones de ingresos, el 11,7% del total. Un informe de CaixaBank valoró la totalidad de la división en hasta 3.900 millones de euros, aunque la operación no tendría por qué ser de toda la filial y trocear el negocio.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud