Salud

La planta de medicamentos de última generación de Novartis en Salamanca estará operativa en 2025

  • Mañueco visita las obras y destaca que convierten a la Comunidad en un "bastión en la lucha contra el cáncer"
  • La fábrica, con una inversión de 12 millones de euros, generará 70 empleos
Autoridades regionales y locales con los directivos de la multinacional farmacéutica
Valladolidicon-related

La nueva fábrica de medicamentos de última generación contra el cáncer del grupo Novartis, que actualmente se está construyendo en la localidad de Castellanos de Moriscos (Salamanca), estará "completamente operativa" a lo largo de 2025.

El presidente autonómico Alfonso Fernández Mañueco y el consejero de Economía y Hacienda Carlos Carlos Fernández Carriedo, así como representantes del Ayuntamiento de Castellanos de Moriscos y su alcaldesa Victoria Manjón, han realizado junto al presidente de Novartis España, Jesús Ponce, la visita a los avances de una de las plantas más modernas de Europa, que anunció su construcción en 2022 en Castellanos
de Moriscos (Salamanca).

Durante la visita, los representantes institucionales han podido comprobar sobre el terreno los avances de una planta que producirá y distribuirá radiofármacos dirigidos al diagnóstico, fundamentalmente en el campo oncológico, pero también con potencial de crecimiento en enfermedades neurológicas y cardiovasculares. Ponce ha confirmado que los plazos se están cumpliendo y que previsiblemente a finales de 2024 el edificio ya esté totalmente construido. Para la producción del primer fármaco habrá que esperar hasta mediados de 2025, tras las certificaciones nacionales y la localización del ciclotrón en el búnker que hoy ocupa el corazón de la planta.

Tras anunciar en octubre de 2022 una inversión de 12 millones de euros para su construcción, su puesta en marcha está prevista para mediados de 2025. Se estima que la nueva fábrica salmantina, que cuenta con una superficie total de 2.600 m2 –de los cuales 1.150 m2 estarán ocupados por el propio edificio- beneficiará a más de 2 millones de personas y generará unos 70 empleos, entre directos e indirectos en 2027.

"Esta planta en Castellanos de Moriscos ejemplifica la apuesta de Novartis por el territorio para impulsar el liderazgo de España como enclave estratégico para la investigación, producción y suministro de radiofármacos dirigidos al diagnóstico, fundamentalmente, en el campo de la oncología. Es un orgullo como presidente del Grupo Novartis poder participar de ello y, al mismo tiempo, contribuir a reforzar el tejido industrial en Salamanca gracias a la creación de empleo de calidad y cualificado, dejando un legado que podrán vivir las generaciones más jóvenes", ha explicado Jesús Ponce.

En palabras del presidente autonómico de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco: "Esta planta de Novartis lo que hace es reforzar a Castilla y León, y a Salamanca, como uno de los bastiones en la lucha contra el cáncer a escala, no solo nacional, sino también internacional. Desde la región trabajamos de manera cotidiana para atraer esperanza y calidad de vida a todas las personas que padecen esta enfermedad tan dura y, en este caso, en esta planta se van a producir fármacos muy avanzados con una capacidad para realizar importantísimos ensayos clínicos consolidando así esa colaboración entre
Novartis y el sistema público de salud de Castilla y León".

Y ha añadido además que estas nuevas instalaciones van a permitir "aumentar la capacidad de atracción y retención del talento en la Universidad de Salamanca, va a favorecer también la formación de profesionales altamente cualificados en la innovación biomédica, va a mejorar la colaboración ya exitosa entre Novartis
e IBSAL y, sobre todo, va a ayudar a consolidar al Hospital de Salamanca como centro de excelencia en la atención integral del cáncer".

Enclave estratégico

Novartis lleva más de 100 años presente en el tejido industrial español contribuyendo al impulso de la capacidad de producción de fármacos de España y su papel estratégico en el conjunto de Europa. En el caso de Castilla y León, la apuesta de Novartis por este centro innovador destaca la localización estratégica de la
zona para facilitar la llegada de los radiofármacos de diagnóstico a un número mayor de pacientes gracias a su ubicación en la Ruta de la Plata.

Concretamente, la nueva planta permitirá realizar el suministro a otras comunidades autónomas, especialmente la zona noroeste y centro de España – como Madrid, Asturias o Galicia–, y también hacia el norte de Portugal.

Esta nueva instalación de medicina nuclear se suma a las que Novartis ya tiene en Esplugues de Llobregat (Barcelona), El Palmar (Murcia) y La Almunia de Doña Godina (Zaragoza), y son un ejemplo más del compromiso industrial de Novartis con el territorio nacional.

Los radiofármacos son compuestos resultantes de la unión de una molécula biológica con un isótopo. Estos isótopos se originan en un equipo denominado ciclotrón, como con el que contará la planta de Salamanca.

Estos radiofármacos son utilizados para efectuar pruebas diagnósticas mediante tecnología PET, y detectan las radiaciones que emiten los átomos radiactivos y localizan el tumor u otras patologías. En
definitiva, los radiofármacos son clave en medicina nuclear ya que son utilizados como compuestos de contraste que permiten identificar el interior del cuerpo humano de forma no invasiva, obteniendo una imagen molecular de la patología que se pretende estudiar. A día de hoy se utiliza para todo tipo de tumores sólidos, así como para otras patologías infecciosas o inflamatorias.

El papel que juegan los radiofármacos en la medicina de precisión es clave para la toma de decisiones terapéuticas, e imprescindible para la selección de pacientes candidatos a tratamientos de teragnosis, una
técnica innovadora que combina diagnóstico y tratamiento consiguiendo así una personalización de éste que minimiza el daño al tejido sano en enfermedades tales como los tumores neuroendocrinos, y en estudio en otras enfermedades oncológicas.

La medicina nuclear es, junto al ARN, la terapia génica o celular, las terapias químicas y las biológicas, una de las cinco plataformas tecnológicas de innovación científica impulsadas por Novartis para reimaginar la medicina y transformar la salud.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud