Salud

Los dueños de Rovi entran en Almirall con un 3% y serán el tercer accionista

  • Tras la irrupción, no está previsto que soliciten formar parte de la gestión de la farmacéutica
Sede de Almirall. Archivo.

La familia López-Belmonte aflora un 3,03% del capital en Almirall. La saga fundadora y accionista de referencia de la farmacéutica Rovi ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ha rebasado el umbral del 3% de los títulos de la cotizada controlada por los Gallardo. Pese a la irrupción, no está previsto que soliciten formar parte de la gestión ni entrar en el consejo. Tras la operación, los dueños de Rovi se convierten en el tercer accionista de la compañía catalana.

Según los registros del regulador bursátil, Norbel Inversiones, el holding de los López-Belmonte, alcanzó este miércoles el 3,035% de los títulos de la firma catalana y ostenta 6.355.301 acciones de la organización. Fuentes de Almirall señalaron a elEconomista.es que se trata de una participación financiera y que no han comunicado su voluntad de tener una presencia activa en el día a día de la empresa. La inversión que realiza la farmacéutica de los López-Belmonte tiene un valor de unos 57 millones de euros.

La operación se produce un día después de que el banco de inversión Jefferies reitarase su consejo de compra sobre la organización dirigida por Carlos Gallardo. "Nuestras recientes comprobaciones de canales refuerzan la confianza en que lebrikizumab debería ser bien recibido tras su lanzamiento previsto para la dermatitis atópica (DA), pendiente de aprobación de la UE a finales del cuarto trimestre de 2023", dijo la entidad.

"La oportunidad de lebri aún no está descontada", añadió la firma estadounidense y situó el precio objetivo de la acción en 16 euros frente a los 9,20 euros en los que cerró la jornada del miércoles.

Y es que la promesa terapéutica de Almirall tiene un gran potencial de mercado. Según la propia compañía, en el pico de ventas del medicamento se alcanzará la cifra anual de 450 millones de euros de facturación. Además, completa su vademécum para la dermatitis con diferentes soluciones que ya ronden en el mercado, como Klisyri o Wynzora.

La inversión de los dueños de Rovi se produce también en un momento de impass para la firma madrileña. Se ha reducido en gran parte los pedidos de Moderna para la vacuna del Covid por la estabilización de la pandemia, además de sufrir un retraso en el lanzamiento en Estados Unidos de su último medicamento, indicado para la esquizofrenia. De hecho, tal y como adelantó este medio, el fármaco no estará en el mercado norteamericano hasta el segundo semestre de 2024.

Ampliación de capital en junio

Almirall lanzó una ampliación de capital por valor de 200 millones de euros hace escasos tres meses. La operación tuvo por objetivo aprovisionarse de efectivo para llevar a cabo la compra de productos dermatológicos en fases preclínicas o primarias que está bajo estudio en un máximo de 18 meses. La compañía explicó en su día a este periódico que realizaba esta ampliación para no tener que recurrir a los mercados de deuda. Además, también señalaron que, con la ampliación, la firma se quedará sin la deuda que tenía. Ahora, Rovi también favorece la liquidez de Almirall.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud