Salud

Novo Nordisk y Lilly velan armas para conquistar el mercado de la obesidad

  • La firma danesa trata de posicionar su fármaco antes de la llegada del americano

El mercado de la obesidad tiene a dos aspirantes que apuran su puesta a punto para abarcar la mayor parte de una tarta valorada en unos 40.000 millones de euros. La danesa Novo Nordisk y la estadounidense Lilly disponen de sendos tratamientos que han mostrado su capacidad de controlar el exceso de peso, pero los tiempos son claves y en esa tesitura ambas firmas tratan de acercar el ascua a su sardina.

A estas fechas, el fármaco de Novo Nordisk tiene una ligera ventaja. En Estados Unidos cuenta ya con la autorización para que el medicamento sea recetado para la obesidad, mientras que Lilly espera obtener la misma aprobación a finales de este año o principios de 2024. En Europa, todavía no ha habido una decisión en firme, pero sí mucha casuística bajo lo que se conoce en argot médico fuera de indicación.

De hecho, a finales del año pasado se produjo una escasez de estos medicamentos que están aprobados en todo el mundo para tratar la diabetes. Una de las razones, según las fuentes consultadas por elEconomista.es en aquel momento, fue el uso que se estaba haciendo de estos fármacos para bajar de peso.

Los últimos pasos que ha dado una de estas dos compañías ha sido la publicación de un ensayo clínico con resultados prometedores. Novo Nordisk ha confirmado que su tratamiento Wegovy reduce en un 20% la posibilidad de padecer un evento cardiovascular o ictus, además de reducir el peso del paciente. Estas ventajas, donde Lilly también trabaja, pueden decantar la batalla comercial hacia uno u otro lado, ya que ambas moléculas son similares.

Lilly ya está disfrutando de las bondades de Mounjaro, denominación comercial de su medicamento innovador. En la presentación de resultados correspondiente al primer semestre de 2023, la compañía comunicó un aumento del 85% en su beneficio en el que este fármaco tenía gran parte de responsabilidad.

En un primer análisis, la situación apunta a que Novo Nordisk lleva una ligera ventaja sobre Lilly. La razón es temporal, ya que la danesa desarrolló antes que la americana su tratamiento. Sin embargo, los analistas también apuntan a que Novo Nordisk tiene un talón de Aquiles: la compañía tiene más problemas de fabricación que Lilly, lo que complicaría inundar el mercado con su tratamiento.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud