Salud

Grifols impulsará el negocio de plasma gracias a la nueva directiva de la UE

  • La comisión del Parlamento votará el 27 de junio un texto que permite compensar a los donantes
  • Europa tiene una fuerte dependencia de esta materia prima y el 30% se importa desde EEUU

Europa ultima su regulación para el plasma. El texto al que ha tenido acceso este periódico refleja la apuesta por reducir la dependencia que existe en el Viejo Continente sobre esta materia prima necesaria para muchos medicamentos. Para ello, si bien se rige por el altruismo de las donaciones, el Parlamento Europeo se inclina por permitir remuneraciones a los donantes que compensen los gastos en los que pudieran incurrir por ir a donar, un modelo que ya usa Grifols en Estados Unidos.

Así lo refleja el texto que se votará en Comisión el 27 de junio y en septiembre en el plenario. "Mientras que se evite el beneficio financiero, también será necesario garantizar que los donantes no se vean perjudicados económicamente por su donación", explica el texto comunitario. La decisión beneficiará el modelo de negocio principal de la compañía española Grifols. La farmacéutica podrá llegar a más acuerdos con los diferentes Estados miembro a la hora de utilizar el plasma recogido.

Por otro lado, la existencia de un mayor volumen de plasma podría reducir el precio del mismo, aumentando los márgenes de la farmacéutica. De hecho, uno de los grandes problemas de Grifols en los últimos años ha sido el elevado precio de esta materia prima debido a la escasez. La farmacéutica está centrada en la expansión de márgenes y en alcanzar los volúmenes de plasma previstos para 2023, reduciendo el coste por litro hasta niveles más sostenibles. La legislación europea favorecerá la consecución de este objetivo.

Existen cuatro países donde se contempla el modelo mixto que ahora se trabaja en la directiva europea mencionada y Grifols tiene presencia en todos. La farmacéutica tiene centros en Alemania, Austria, Hungría y República Checa. De hecho, en los últimos tiempos, la familia propietaria anunció que exploraba los mercados de Francia y Grecia al abrirse estos estados a la colaboración. "Grifols apoya los esfuerzos destinados a aumentar la recogida de plasma en Europa reduciendo su dependencia de terceros países, ya que esto también refleja el compromiso de Grifols de garantizar el acceso a medicamentos de plasma que salvan vidas", explican desde desde la compañía al ser preguntados por la nueva regulación.

La decisión europea llega tras haber llegado al convencimiento de la dependencia de plasma que existe en la Unión. Todo empezó con la pandemia, donde el flujo de esta materia prima se vio deteriorado y Europa comprobó su incapacidad de generar por sí misma los niveles de esta sustancia necesaria tanto para tratamientos agudos como para crónicos. De hecho, el 30% del plasma que se utiliza para fabricar medicamentos en el Viejo Continente se importa desde Estados Unidos.

Los informes que ha manejado la Unión Europea dibujan un escenario donde la mano privada se erige como necesaria. El 62% del plasma se recoge mediante servicios de recogida de sangre públicos. El sector privado recoge el 38 % del plasma en Europa, pero solo en los cuatro países mencionados, utilizando plasmaféresis. En estos cuatro Estados miembro, los centros privados de donación con plasmaféresis coexisten con los servicios públicos que recogen sangre completa y plasma, de modo que estos países recogen cuatro veces más plasma por cada 1000 habitantes en comparación con otros países.

Altruismo y compensación

Una de las mayores valedoras de la nueva regulación europea es la ex ministra de Sanidad de España, Dolors Montserrat. "Se debe evitar que haya escasez y perseguir que la UE sea autónoma y no dependa del suministro de terceros países, pues España y la Unión Europea sufren desde hace tiempo una fuerte dependencia del plasma procedente de Estados Unidos", explica, al tiempo que defiende el altruismo y la voluntariedad de las donaciones.

Para ello, Montserrat ha pedido aplicar a sus colegas parlamentarios "una verdadera estrategia de promoción de la autonomía europea, definiendo objetivos ambiciosos de extracción y evaluando los medios para alcanzarlos, como la comunicación, la instauración de un día europeo dedicado a las donaciones esenciales, o la mejor gestión de las existencias disponibles".

Desde Grifols, no ven problemas entre este altruismo y las compensaciones. "La compensación por la donación de Sustancias de Origen Humano es compatible con el principio de donación voluntaria y no remunerada reconocido por la Comisión Europea. Este principio significa que los donantes pueden ser compensados por los costes en los que han incurrido y las molestias y el tiempo asociados a la donación, como ocurre con la donación de óvulos. Los países que han alcanzado sólidos niveles de autosuficiencia (Alemania, Austria, Hungría o República Checa) optan por compensar las donaciones de plasma respetando el principio de donación voluntaria y no remunerada. La compensación está regulada y establecida por las autoridades de cada país y puede adoptar muchas formas, pero todos los países miembros de la Unión Europea deben cumplir con este principio", dicen desde la farmacéutica.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud