Salud

Siete de cada diez niños desarrollarán miopía en los próximos años

  • El estilo de vida y los hábitos visuales son los iniciales agentes del problema
  • Los expertos indican que este problema visual será la principal causa de ceguera
  • Se espera que en 2050 más de la mitad de la población padezca esta patología

Los casos de miopía aumentan de forma considera y afecta cada vez a un mayor número de niños. Entre el 60 y 70% de la población infantil, es decir, siete de cada diez, desarrollará la patología en los próximos años, según los últimos datos de la Universidad de Navarra. A día de hoy, más de tres millones cuenta con este problema visual y los expertos estiman que la cifra se multiplicará en el futuro llegando a los seis millones.

Seguramente alguna vez haya oído la frase "Los niños son el futuro de la sociedad". En la generación futura a la que los expertos han denominado como "borrosa", no se está tratando y previniendo la miopía de forma adecuada. "La miopía no son solo dioptrías o ponerle gafas a tu hijo", indican los expertos. En primer lugar, el tiempo ideal entre prueba y prueba visual es de un año y medio. Sin embargo, cada vez pasa más tiempo entre consulta y consulta. Además, el estilo de vida y los hábitos visuales, junto al genético en algunas ocasiones, son las principales causas de que un niño desarrolle miopía.

La "generación borrosa" apela a un grupo de niños y niñas que no verán bien en su futuro en caso de no poner atención al control de la miopía. Destacan por ser nativos digitales, continuamente hiperconectados y haciendo un uso muy prolongado de las pantallas. En cuanto a su relación con el entorno "es llamativo como cada vez tienen menos relaciones interpersonales directas con sus familiares e incluso con otros niños y adolescentes de sus edades", explica la profesora de sociología, opinión pública y del Máster de Estudios Avanzados en Comunicación Política de la Universidad Complutense de Madrid. Además, las relaciones se caracterizan por estar mediadas a través de Internet y las redes sociales. También, el 82% de los niños pasan menos tiempo al aire libre del recomendado dando lugar a una escasa e insuficiente actividad física diaria, además de ver alterados sus horarios de sueño.

La miopía puede dar lugar a problemas de salud más graves en el futuro. Entre ellos, se encuentra la maculopatía miópica (principal causa de afiliación a la Once en España), el glaucoma, cataratas y desprendimiento de retina. Además, según el catedrático de oftalmología, el doctor García Layana, la miopía va a ser la principal causa de ceguera en España. "Esto ya está pasando en el sureste asiático y pasará en nuestro país si no se pará", indica el doctor. El tratamiento para frenar la miopía en niños cuenta con un periodo de duración de tres a cuatro años y tiene un precio de más de 1.000 por paciente.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera a la miopía como la pandemia silenciosa del siglo XXI. Incluso, se espera que para 2050 más del 50% de la población mundial padezca este tipo de problemas oculares. "Apostamos por las miradas del futuro y por la salud visual de toda una generación que está en peligro de padecer una condición visual que se puede evitar y prevenir", indica el director general de Multiópticas, Carlos Crespo . "Queremos ayudar al público a realizar un ejercicio de concienciación y prevención de esta problemática que cada vez es más habitual", añade.

Por otro lado, los expertos indican que la miopía es el problema más fácil de detectar por lo que es fundamental la detección temprana. Los síntomas principales son visión borrosa de lejos, acercarse en exceso a la tele o los libros, levantarse en clase para ver lo que hay escrito en la pizarra o en tornar los ojos para ver de lejos, parpadeo excesivo, escozor de ojos y cierre o guiño ocasional de un ojo.

Ante el problema, Multiópticas junto con la Universidad de Navarra plantea una serie de recomendaciones para evitar la miopía infantil. En primer lugar, se debe aumentar el tiempo al aire libre y moderar el tiempo de uso de pantalla. La distancia entre los ojos y la pantalla, ya sea de un smartphone, ordenador y tablets, no debe ser nunca inferior a 30 centímetros. Además, en las horas de ocio y estudio, hay que descansar la vista de la pantallas con el método 20-20-06, es decir, "cada 20 minutos hacemos un pequeño descanso de 20 segundos, mirando a más de 6 metros", explica Multiópticas en un comunicado.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments