Salud

Estos son los hábitos diarios de un médico para tener buena calidad de sueño

  • El doctor admite que no es fácil conocer las horas de sueño que se necesitan
  • Pide evitar las actividades estimulantes antes de acostarse
  • Afirma que se debe mantener una rutina en cuanto a las horas
Foto: Dreamstime.
Madrid

El doctor Richard Schwab asegura que duerme adecuadamente seis noches por semana, levantándose con energía al día siguiente. Él es profesor de medicina y director de la División de Medicina del Sueño en la Universidad de Pennsylvania.

Estos son los comportamientos diarios que Schwab ha identificado como propicios para lograr una buena calidad de sueño, y que aconseja adoptar a cualquiera para optimizar sus horas de descanso:

Siete prácticas cada día

1. Evitar la ingesta de alcohol: Schwab asegura que no suele beber más de una vez al mes, y afirma notar una diferencia en su calidad de sueño tras una jornada en la que sí ha bebido.

2. No trabajar desde la cama.

3. No beber café a partir de la hora de comer.

4. Cortar con actividades estimulantes, como la televisión, en el momento antes de irse a dormir.

5. Hacer ejercicio, pero nunca a una hora próxima a acostarse.

6. En el caso de ser padre, y sobre todo si se tienen hijos pequeños, acostarles antes de irse a dormir.

7. No permitir a las mascotas dormir en la cama, aunque sí en la habitación.

Una hora para dormir y para levantarse

"Creo que lo más importante en términos de lo que debo hacer para mis horas de sueño es acostarme y levantarme a la misma hora, cada día", añade Schwab.

Para él las horas perfectas son 23:30 para irse a dormir y 6:30 para levantarse, aunque admite que algunas noches se acuesta más tarde. Es el caso de los lunes, debido a que sigue partidos de fútbol. "Si me acuesto después de las 12:30, definitivamente estaré soñoliento al día siguiente", cuenta.

Conocer nuestro cuerpo

"Yo necesito dormir entre seis y siete horas y media, y si no lo consigo voy a estar adormilado. Es diferente para cada persona. No es fácil descubrir cuánto necesitas dormir, pero una vez lo sepas, deberías centrarte en lograr esas horas de descanso".

Schwab comenta que a través de prueba y error puede conocerse esta información. "Si no te sientes cansado durante el día, entonces probablemente estés durmiendo lo suficiente. Pero si te estás adormilando en el trabajo o si caes rendido temprano, y no tienes un trastorno del sueño, entonces estoy bastante seguro de que no estarás durmiendo los suficiente", puntualiza.

Lo típico es que una persona necesite entre siete horas y media y ocho horas y media de sueño por noche, pero algunos pueden necesitar incluso de diez a doce horas. Además, Schwab se permite descansar entre una hora extra y dos durante los fines de semana, pero advierte de que todo lo que sobrepase eso puede afectar a la calidad de sueño de los días siguientes.

El ambiente propicio para descansar

Factores tan distintos como la temperatura o el tamaño de la cama pueden alterarse para mejorar la calidad de sueño, de acuerdo con el médico. Por ejemplo, él descubrió que le viene mejor un ambiente más frío y oscuro, así como una cama más grande para acomodarse al tamaño de su familia.

"Mi sueño mejoró una vez adquirimos una cama enorme. Si tus hijos están viniendo a la cama, y si tu mujer o marido se mueve en la misma, es importante tener tu propio espacio", aclara Schwab.

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

A Favor
En Contra

Ahora, vas y se lo cuentas a toda esa gente que tiene que trabajar a tres turnos rotatorios (Mañanas, tardes y noches).

Puntuación 0
#1