Salud

Estos son los síntomas de la variante BQ.1: ningún caso en España pero detectada en aguas residuales

  • Según los expertos, podría ser más transmisible y evadir la respuesta inmune
  • No obstante, no parece revestir mayor gravedad que otras variantes
  • Las vacunas actuales brindarían "casi con certeza alguna protección"
Imagen de iStock

Con un escenario pandémico actual en el que la inmunidad poblacional ofrece una elevada protección frente a la variante predominante ómicron, el curso natural del virus evoluciona originando nuevas variantes y subvariantes. Entre ellas, una de las candidatas a convertirse en la predominante en los próximos meses, y de las que que más preocupa actualmente, es la BQ.1 (y la BQ.1.1), cuya presencia ya se ha constatado en España.

Esta preocupación se manifiesta en la última actualización de la situación epidemiológica de las variantes de SARS-CoV-2 en España, publicada el pasado lunes 17 de octubre, con datos relativos a la semana 38 de 2022 (del 19 a 25 de septiembre). Aunque en este informe no se ha registrado ningún caso con estas subvariantes en pacientes, se alerta de su rápida expansión en otras partes del mundo.

"En estos momentos, aunque a nivel global, BA.5 y los linajes derivados de este sin cambios importantes siguen siendo dominantes en España y en el mundo, se han detectado numerosos linajes con mutaciones que podrían relacionarse con un mayor escape a la respuesta cuya prevalencia está creciendo. Entre ellos destacan algunos con pocas diferencias pero que se han detectado en niveles significativos como son BA.4.6 o BF.7. Y otros, detectados en porcentajes mucho menores, pero con muchas más diferencias en su perfil de mutaciones respecto a los linajes dominantes que, in vitro, demuestran una capacidad mayor de evasión de la respuesta inmune. Entre estos destacan: BA.2.3.20, BA.2.75.2, CA.1, BR.2, BN.1, BM.1.1.1, BU.1, BQ.1.1, y XBB".

De momento, sin pacientes en España

Detectadas por primera vez en el mes de julio en India y Canadá, se han introducido con facilidad en otras regiones. Es el caso de Reino Unido, donde su Agencia de Salud Pública (UKHSA) ha informado de que esta nueva variante, descendiente de la conocida BA.5, tiene una capacidad de crecimiento un 29 % mayor que su progenitora. O en Estados Unidos, donde el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades ha notificado que el 11 % de los nuevos casos detectados en el país durante la semana anterior corresponde a las variantes BQ.1 y BQ.1.1.

Mientras, en España, y pese a que todavía no se han avistado las nuevas subvariantes en ningún paciente en esa semana 38 de 2022, lo cierto es que cabe esperar que en las próximas actualizaciones se confirme su presencia en nuestro país. Esta sospecha surge tras el reciente anuncio del Departamento de Salud de la Generalitat, desde donde confirman que la BQ.1 ha sido detectada en el estudio de las aguas residuales de la comunidad, tal y como ha confirmado la secretaria de Salud Pública de la Generalitat, Carmen Cabezas, en declaraciones a la cadena RAC1. "La subvariante (BQ.1) sería más transmisible pero no necesariamente más grave", aclaró la secretaria.

Más contagiosa pero no más peligrosa

A falta de que en las próximas semanas o meses se publiquen nuevos datos sobre las características propias de estas nuevas subvariantes, todo parece indicar que no revestirán más gravedad, aunque sí una mayor capacidad de transmisión. También, una mayor capacidad para esquivar la inmunidad adquirida hasta la fecha. "Esa es la razón por la que la gente está preocupada por BQ.1.1, por su tiempo de duplicación y por el hecho de que parece eludir importantes anticuerpos monoclonales", ha explicado el principal asesor médico de la Casa Blanca, el doctor Anthony Fauci, en declaraciones a la CBS.

En cuanto a la protección que puedan ofrecer las nuevas vacunas adaptadas a las últimas variantes, el doctor Eric Topol, profesor de medicina molecular en Scripps Research (EE UU) y director del Instituto de Investigación Traslacional Scripps consideró, en declaraciones al portal Fortune, que no sabremos hasta qué punto las nuevas variantes esquivarán a las vacunas actuales hasta que su presencia no cope el 30 o el 50 % de los casos en alguna región. No obstante, se aventuró a vaticinar que "no va a acabar con la eficacia de la vacuna, pero podría hacer mella en la protección contra las hospitalizaciones y las muertes".

En este sentido, Fauci añadió que, "casi con certeza", los nuevos fármacos brindarán "alguna" protección contra ellas (BQ.1 y BQ.1.1), ya que fueron diseñados para abordar a su pariente cercano, la BA.5.

Sobre sus síntomas, y por lo que se conoce hasta la fecha, son similares a las variantes predominantes. Estos son fiebre, tos y estornudos, secreción nasal, dolores de cabeza, de garganta y musculares, cansancio, pérdida de apetito o diarreas. Falta por ver si, al igual que ocurrió con las primeras variantes, también provocarán la pérdida del olfato y del gusto.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments