Salud

Galapagos compra CellPoint y AboundBio por 139 millones de euros

  • La operación busca acelerar el acceso a las terapias celulares de última generación como las CAR-T a los pacientes

Galapagos adquiere CellPoint y AboundBio, dos empresas que se dedican al desarrollo de terapias innovadoras, por 139 millones de euros. En concreto, ha comprado el paquete total de acciones de la primera por 125 millones. Además, la empresa biotecnológica indica en el comunicado que hará un pago adicional de 100 millones "tras la consecución de ciertos hitos". Las transacciones se han ejecutado en su totalidad. El objetivo de la operación es "ampliar el mercado actual de las terapias CAR-T y tener un impacto importante en los pacientes que necesitan opciones de tratamiento adicionales y mejoradas".

Mediante la adquisición de las dos empresas, la biotecnológica belga quiere ampliar significativamente su cartera de productos. El objetivo de Galapagos es aprovechar la plataforma de CellPoint para la creación de nuevas terapias CAR-T a partir de los datos de la biblioteca basada en anticuerpos humanos. También se quiere utilizar las capacidades de descubrimiento e ingeniería de fármacos biológicos de AboundBio. "En combinación con con el modelo de suministro de CellPoint, nuestra misión es ampliar el acceso de los pacientes", recalca el CEO de AboundBio, el doctor John Mellors. "Nuestro objetivo es llevar a la clínica tres candidatos diferenciados a CAR-T de nueva generación en los próximos tres años", afirma el director ejecutivo de Galapagos, Paul Stoffels.

CellPoint ha desarrollado junto a Lonza un modelo de suministro de inmunoterapias que funciona de manera eficiente y se administra en siete días. El estudio clínico ya ha sido aprobado en Bélgica, Países Bajos y España por las autoridades reguladoras correspondientes. Por otro lado, se están llevando a cabo dos ensayos que tienen un candidato a producto CAR-T. Se espera que los primeros resultados vean la luz en la primera mitad de 2023. La plataforma de última generación de CellPoint permite la fabricación automatizada de terapias celulares y génicas.

Los investigadores cada vez llevan a cabo más avances en cuanto a las terapias CAR-T se trata, pero, según CellPoint, "los extensos plazos de entrega, la fabricación centralizada en gran medida manual y la compleja logística" son factores que limitan la producción a gran nivel y el acceso de los pacientes a ellas. "Seguimos explorando nuevas oportunidades de desarrollo de negocio para aprovechar aún más nuestras capacidades internas y renovar nuestra porfolio de productos, por lo que a finales de este año esperamos hacer pública una actualización de nuestra estrategia corporativa y cartera de productos", explica Paul Stoffels.

Las terapias CAR-T a un palmo de distancia en los hospitales

Hace unas semanas, el sistema sanitario de España dio un paso más en el tratamiento de las enfermedades graves. Añadió a quince nuevos hospitales a la red de administración de tratamientos con CAR-T. Los nuevos centros se unían a una lista que ya contaba con otros quince centros. "España dobla su capacidad asistencial para atender graves problemas de salud de la población a través de estas terapias avanzadas", comunicó la ministra de sanidad, Carolina Darias, en la rueda de prensa. "Apostamos por la medicina de vanguardia en hospitales punteros en la lucha contra el cáncer con tratamientos que mejorarán tanto la eficacia como la seguridad", siguió diciendo.

Las terapias avanzadas como las CAR-T permiten aportar posibilidades terapéuticas en patologías y situaciones donde otros tratamientos, hasta este momento, son insuficientes. Los últimos centros sanitarios incorporados atiende con este tipo de terapias a adultos con linfoma B de células grandes, con linfoma de células de manto o mieloma múltiple. También se trata la leucemia linfoblástica aguda tanto en adultos como en niños.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.