Salud

Bayer ultima el ensayo del sustituto del fármaco de los 5.000 millones

  • La farmacéutica alemana perderá la patente de Xarelto entre 2023 y 2024
Foto: Alamy

Bayer acelera sus investigaciones para tener en el mercado el sustituto de su superventas Xarelto. El famoso anticoagulante oral de la multinacional alemana apura el periodo de patente, que caducará entre 2023 y 2024 en Europa. El medicamento le reportó 4.735 millones de euros de ingresos en 2021, una cifra superior a la cosechada en 2020 en un 4,9%. Se trata del fármaco más vendido de la empresa teutona, que además representa casi el 33% de la facturación de la rama farmacéutica del grupo. Por detrás se sitúa Eylea, un medicamento oftalmológico que obtuvo ventas por valor de 2.918 millones de euros.

La nueva molécula, cuyo nombre es asundexian, ha culminado con éxito la fase intermedia de investigación y comenzará en breve la última antes de aterrizar en el mercado. La compañía farmacéutica presentó los resultados en el Congreso Americano de Cardiología. Además, la estrategia de investigación tiene por objetivo colocar a su nueva promesa comercial por encima del medicamento más vendido en su categoría: Eliquis. Esta molécula, propiedad de Bristol Myers Squibb y Pfizer, facturó durante el año pasado algo más de 10.000 millones de dólares, prácticamente el doble que el medicamento de Bayer. Además, la protección de patente de este medicamento se alarga en el tiempo hasta 2026, por lo que se encuentra en la fase más madura desde el punto de vista comercial. El ensayo clínico está diseñado en la comparación con este último medicamento.

Este tipo de tratamientos, los anticoagulantes orales de acción directa, tuvieron una entrada en el mercado irregular. Llegaron para sustituir al famoso Sintrom al no requerir ajustar la dosis cada cierto tiempo en el centro de salud, pero nunca lo consiguieron del todo en territorios como España. La principal crítica que recayó sobre estos medicamentos es que comenzaron a comercializarse sin tener un antídoto para revertir su efecto. Esto es importante porque los anticoagulantes están desaconsejados en caso de tener que realizar una intervención quirúrgica o pueden ser peligrosos en caso de tener un accidente que conlleve sangrado. Bayer llegó a pagar en 2019 unos 700 millones de dólares en acuerdos judiciales, algo que también le pasó previamente a Boehringer Ingelheim.

Fuentes consultadas por este medio de Bayer explican que una de las ventajas de este nuevo medicamento es que la parte problemática del antídoto mencionado estaría solucionada. De hecho, durante el congreso americano, la farmacéutica afirmó que "los datos mostraron que tuvo significativamente menos sangrado en comparación con apixaban en pacientes con fibrilación auricular en riesgo de accidente cerebrovascular, esta nueva terapia potencial marcaría un avance".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin