Salud Bienestar

Qué es la tosferina, síntomas y cómo diferenciarla de un resfriado

Foto: Dreamstime.

El brote detectado en Guadalajara (con 124 personas afectadas) ha puesto el foco en la tosferina, una enfermedad que ha aumentado su presencia en nuestro país durante los últimos años tras la pandemia de coronavirus.

Qué es la tosferina

La tosferina es una enfermedad respiratoria altamente contagiosa que causa la bacteria Bordetella pertussis y que afecta exclusivamente a los seres humanos.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus inglas en inglés), esta bacteria se pega al aparato respiratorio superior provocando una inflamación de las vías respiratorias por la generación de toxinas.

Quiénes contraen la tosferina

Aunque la puede contraer cualquier persona, son frecuentes los casos de contagio entre niños y adolescentes, a menudo de sus familiares o cuidadores. Hay que tener un especial cuidado con los bebés, en los que los síntomas de la tosferina pueden ser peligrosos y potencialmente mortales.

Cómo se contagia una persona de tosferina

La propagación de la enfermedad se produce a través del aire, cuando una persona contagiada tose o estornuda y, al hacerlo, expulsa bacteria a través de esas partículas.

"También se propagan cuando las personas pasan mucho tiempo juntas o comparten el espacio donde respiran, como cuando sostienen a su bebé recién nacido en su pecho", aseguran los CDC.

Síntomas de la tosferina

  1. Según informan los CDC, existen dos fases de presentación de síntomas:
  2. La primera fase dura entre una y dos semanas y en este tiempo los síntomas son mocos, tos ocasional y fiebre leve.
  3. La segunda fase se caracteriza por accesos de tos violentos, rápidos e incontrolables que duran entre una y seis semanas, aunque en el peor de los casos pueden llegar a las 10 semanas. En estos casos, y a raíz de los accesos, pueden darse episodios de vómitos y/o agotamiento también llamados paroxismos.

Cómo diferenciar la tosferina de un resfriado

Los CDC reconocen que "la tosferina puede comenzar como un resfriado común", por lo que a veces puede confundirse con un catarro porque los síntomas iniciales son idénticos.

La Comunidad de Madrid indica en su página web que la clave para diferenciar un resfriado de la tosferina es la duración de la segunda, mucho más prolongada, y la característica tos que dura semanas: "A diferencia del resfriado común, la tosferina produce accesos de tos durante varias semanas, que consisten en varios golpes de tos violenta consecutivos finalizando a veces con un 'gemido ferino', consistente en una inspiración profunda y prolongada característica, al quedarse sin aire los pulmones, que da el nombre a la enfermedad: 'tos-ferina'".

Cómo se trata la tosferina

La principal arma contra la tosferina es la vacuna, que alivia los síntomas de la enfermedad cuando se contrae y reduce el contagio, pero al margen de la vacunación es necesario el tratamiento con antibióticos. Además, es recomendable:

  • Mantener la casa, en la medida de lo posible, libre de humo, polvo o agentes químicos irritantes.
  • Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos.
  • Usar humidificadores de vapor frío para ayudar a expulsar la mucosidad.
  • Comer cada pocas horas para prevenir los vómitos.
  • Ingerir líquidos y fruta para evitar la deshidratación.
  • No tomar medicamentos para la tos salvo en el caso de que los recomiende su médico.
WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud