Retail

El 'foodservice' recupera el 85% del gasto precovid de los consumidores

  • En España en sector perdió un 41,5% de la facturación
  • En Europa la caída fue más acusada que en el resto de continente
  • El 'foodservice' ha aumentado pasado del 7% al 13% con el covid

La industria del 'foodservice' en España recuperó en agosto el 85% del gasto que los consumidores realizaban antes del covid, más rápidamente que otros países europeos pese a registrar mayores pérdidas.

Lo revela un informe de The NPD Group para el Clúster Foodservice de Cataluña, que analiza el impacto del Covid-19 en el sector durante los años 2020 y 2021, así como las nuevas tendencias que los consumidores han adquirido a raíz de la pandemia y las oportunidades que se presentan.

El estudio, que lleva el título Observatorio Cluster Foodservice, señala que la hostelería y el foodservice se vieron especialmente afectados por las medidas restrictivas y el confinamiento general.

Así con la llegada de coronavirus el sector perdió un 41,5% de la facturación del consumo de los residentes del país, sin contar las pérdidas que implican el consumo que realizan los turistas, según The NPD Group.

En el sur de Europa, la caída ha sido más notoria, con cuatro elementos que han determinado la evolución de la industria durante la pandemia: la duración y profundidad de las restricciones, la viabilidad para la movilidad del consumidor, la dependencia del consumo en sala y la penetración del delivery en los hogares. 

El levantamiento de restricciones y la recuperación de la movilidad, así como de la confianza del consumidor en el servicio han supuesto una mejora y un aumento en la actividad de la industria foodservice española. 

Remontada

España ha sido capaz de remontar las pérdidas, situando sus cifras muy próximas a las de la recuperación del Reino Unido, que levantó sus restricciones mucho antes. Así pues, las cifras indican que la actividad del sector foodservice en España sigue una tendencia al alza.

Asimismo, se prevé que en los próximos meses este crecimiento se mantenga, permitiendo recuperar gran parte de las pérdidas económicas del 2020. En el mes de agosto, la industria foodservice española ya había recuperado el 85% del gasto que realizaban los consumidores antes del impacto de la covid-19.

Los cambios producidos a raíz de la pandemia también se traducen en oportunidades para el sector foodservice: "El reto principal de este sector es adaptarse a los nuevos estilos de vida y las tendencias, y transformar el cambio de hábitos en una nueva oportunidad de crecimiento.

Los nuevos estilos de vida de los consumidores marcarán la evolución de las ocasiones de consumo en foodservice. Es necesario entender las nuevas demandas y ofrecer a los consumidores opciones innovadoras para asegurar el crecimiento del sector", explica Alejandro Utrera, Clúster Mánager del Clúster Foodservice de Cataluña. 

Nuevas tendencias

La pandemia ha modificado hábitos y estilos de vida de la sociedad e industria española. Estos cambios en los hábitos de consumo y estilo de vida, considerados nuevas tendencias, repercuten directamente en las demandas del consumidor actual y, por lo tanto, en la actividad de la industria foodservice

Teletrabajo

El primer gran cambio que trajo consigo la pandemia fue la instauración del teletrabajo como algo habitual, incluso permanente. The NPD Group calcula que aproximadamente el 40% de los trabajadores encuestados contará con alguna fórmula de teletrabajo.

Esto supone un impacto directo en la restauración que ofrecía opciones como los menús de mediodía, pues se cifra en más de 220 millones las ocasiones de consumo en la franja del mediodía perdidas.

Más tiempo en casa

A la tendencia del teletrabajo hay que sumar el aumento de la tendencia homing, instaurada a partir de las restricciones vividas y del confinamiento general. Esto significa que muchas de las actividades que anteriormente se realizaban en foodservice ahora se hacen en casa, como el consumo de la comida procedente del foodservice.

Antes de la pandemia, la comida procedente del foodservice que se consumía en casa representaba un 7%. Con la pandemia, esta cifra ha aumentado hasta el 13%. "Debemos reflexionar para encontrar la manera de que el homing juegue a favor de la industria foodservice", apunta Utrera.

Otra nueva tendencia detectada son las medidas de seguridad y prevención que demandan los consumidores, pues de ellas dependerá que se elija un local u otro.

Las principales medidas que requieren los consumidores son disponer de zonas exteriores y la distancia social, si bien también se valora la correcta limpieza y desinfección, la limitación de los aforos y que el personal utilice en todo momento mascarilla y guantes.

Todo esto nos lleva a la cuarta tendencia detectada, que es el replanteamiento de la experiencia que se ofrece. La principal motivación post-pandemia por la que los consumidores acuden a la restauración es el placer, según la investigación.

Es importante precisar que el factor de la impulsividad, tan ligado a las ocasiones de consumo fuera de casa, prácticamente ha desaparecido a causa de las medidas restrictivas (horarios, aforo, número de comensales…).

Ahora, los consumidores siguen planificando sus citas, por lo que toda la organización que los restaurantes han realizado durante la pandemia debe seguir presente. "Desde la industria foodservice es clave ofrecer una experiencia divertida con la que los consumidores desconecten de su rutina. Ahora sus visitas son principalmente por placer, no son planes que surgen de forma impulsiva", explica el mánager del Clúster Food Service de Cataluña.

Bienestar y salud

A la tendencia de la experiencia debemos ligar otras tendencias localizadas que se encuentran ahora en auge: una mayor preocupación por el bienestar y la salud, y el desarrollo del producto local. La preocupación por el bienestar propio ha crecido; en España, el 63% de los consumidores encuestados manifiesta que son más conscientes de su bienestar y que su intención es comer más sano.

Los productos, marcas y entornos locales, a su vez, están viviendo también un fuerte crecimiento, pues resultan más seguros (a nivel de covid-19 u otras enfermedades) y saludables a ojos de los consumidores. 

Finalmente, hay dos tendencias más. Por un lado, se están difuminando los límites entre el sector retail y la industria foodservice: un claro ejemplo son los supermercados que ofertan foodservice.

Por otro lado, la digitalización hace que las opciones de consumo fuera de los establecimientos se integren en las rutinas de la sociedad. Así, encontramos que el 61% de los usuarios de servicios de comida a domicilio lo han utilizado para evitar cocinar en casa, o que estas mismas aplicaciones han incrementado la competencia para lograr la próxima ocasión de consumo.

Además, los consumidores también solicitan la digitalización para otras acciones, como ver la carta, el menú y la comida, o pagar con dispositivos contactless.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin