Retail - Consumo

Regreso a la tienda de alimentación: la compra on line cae un 11% en dos años

  • El 27% cambia de súper y el 60% visita varios establecimientos
  • Casi el 40% de los consumidores asegura que ahorra
  • Precio y cercanía son los motivos del nuevo auge de la compra en tienda
El presidente Juanma Moreno en el foro de CAEA.

Cada vez más consumidores de alimentación dejan el ordenador o el móvil para hacer la compra y acuden presencialmente a sus establecimientos comerciales más cercanos. Como toda la vida. La compra online sigue teniendo sus incondicionales. Pero hasta un 5% de las personas que alternaban on line y presencial sólo compran ahora en persona y en la tienda. En los últimos dos años es un 11% el porcentaje de compradores que ha desertado de la compra a distancia. ¿Las razones? Precio, cercanía (51% de los encuestados), surtido, calidad y confianza (30% de los encuestados). Es una de las conclusiones del VIII Observatorio de Comercio Electrónico en Alimentación presentado hoy por Asedas, la patronal nacional de la distribución, en unas jornadas organizadas por la andaluza CAEA.

El estudio, elaborado por los profesores María Puelles, profesora de la Universidad Complutense de Madrid, y Gonzalo Moreno, profesor asociado de la Universidad Autónoma de Madrid, confirma la tendencia ya observada el año pasado de una vuelta a la tienda física como una manera de controlar el gasto, "pero también como un respaldo del consumidor al valor de la proximidad", según valora la patronal. Dentro de los tres grupos de consumidores analizados, la compra offline sube 5 puntos porcentuales (que se suman a los 7 puntos de 2023); la compra mixta –omnicanal- pierde casi 5 puntos (más 6 puntos del año anterior); y la compra solo online se mantiene estable.

Los fieles al comercio electrónico en alimentación buscan, sobre todo, conveniencia, lo que responde a un tipo de consumidor, caracterizado por un alto poder adquisitivo y un estilo de vida urbano, después de un tiempo de auge por la pandemia.

Productos frescos

En este VIII Observatorio de ASEDAS se observan cambios de hábitos en los productos frescos: el 19% de los encuestados ha sustituido ciertos tipos de carnes por otras de menor valor; el 30% afirma haber dejado de consumir pescados y mariscos; el 30% busca frutas y hortalizas en establecimientos "diferentes del habitual"; y, por último, se observan porcentajes de consumidores que varían entre un 21 y un 31% que optan por un cambio de marca en productos envasados, droguera y perfumería.

En el caso de los productos frescos es significativo el trasvase al canal físico: entre el 43 y el 49% de los encuestados afirma no comprar ya nunca alimentación fresca o congelada a través del comercio electrónico. Por último, otro dato significativo es la fidelidad del consumidor en la alimentación para mascotas: para el 66% de los encuestados, nada ha cambiado en esta categoría.

Fidelidad y ahorro

La capacidad de elección que tiene el consumidor sigue poniendo a prueba su fidelidad al establecimiento de compra de alimentación. Así, el 27% de los consumidores encuestados ha cambiado de supermercado, mientras que el 60% visita ahora varias tiendas.

El 39,7% de los consumidores encuestados afirma que sí ha conseguido ahorrar en sus compras, mientras que un 41% no lo tiene claro frente al 19% que afirma rotundamente que no.

El análisis del gasto en alimentación también arroja resultados que apuntan a una "conducta de ahorro" por parte del consumidor. Así, la frecuencia de compra aumenta una media del 14,8%, destacando los offliners, que van 65 veces al año a hacer la compra (algo más de una vez por semana). Por su parte, el gasto por carro desciende una media del 15,9%, mientras que el gasto total decrece un 22% en el caso de los onliners puros y solo se incrementa un 2% en los offliners.

Renta

Además, la renta destinada a la compra de productos de alimentación y gran consumo cae un 13,9%, pero con grandes diferencias entre la compra física (13%) y la online (41%). En el caso de los onliners se detecta un aumento de las comidas fuera del hogar; mientras que, en el caso de los offliners y mixtos, probablemente, es resultado del efecto de un doble fenómeno: aumento de la renta disponible en algunos casos y competencia de la alimentación con otros gastos del hogar ineludibles como la energía o la hipoteca, en otros.

Por último, los motivos para no adoptar la compra online se mantienen bastante estables y tienen relación, principalmente, con la posibilidad de elegir los productos en persona (especialmente los frescos) y por motivos de conveniencia; también aparecen como razones importantes el coste del envío y una cierta desconfianza en el pago electrónico.

Juanma Moreno

En el foro celebrado por CAEA hoy en Sevilla se han abordado temas como el uso de la Inteligencia Artificial y el Big Data en un sector en constante transformación y que como ha destacado el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, es "fundamental para nuestra Comunidad Autónoma, no en vano supone más de 130.000 empresas y medio millón de empleados en Andalucía; tenemos uno de los sistemas comerciales más eficientes del mundo, y todos los ciudadanos tienen una tienda de alimentación a menos de 10 minutos de casa", con un peso aproximado del 12% del PIB regional.

El presidente de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (ASEDAS), Josep Antonio Duran i Lleida alertó sobre "problemas graves que pueden lastrar la competitividad de las empresas en España, como la gran presión normativa que sufren -especialmente en el ámbito medioambiental-, la presión fiscal -con el riesgo añadido de que se elimine la rebaja del IVA en algunos alimentos- y los problemas de formación, captación de talento y absentismo en el ámbito de los recursos humanos".

Además, hizo un llamamiento para "no tomar a la ligera" las próximas elecciones europeas dada la importancia legisladora de la UE y recordó la necesidad de tener eurodiputados que "recojan la bandera del comercio y lo defiendan como sector fundamental para el desarrollo de la sociedad europea".

Inteligencia artificial

La presidenta de CAEA, Virginia González Lucena, aseguró que la inteligencia artificial y el big data "han irrumpido con fuerza en el sector comercial, presentando unas enormes potencialidades al servicio del cliente, a través de herramientas analíticas que permiten transformar la ingente cantidad de datos que manejamos en información útil para la correcta toma de decisiones con respecto a productos, procesos, servicios, consumidores, hábitos de compra, predicciones de consumo, etc.". No obstante, la presidenta de CAEA indicó que la inteligencia emocional "resulta igualmente fundamental para las relaciones entre las personas y el comercio de proximidad al que CAEA representa es cercanía, trato con el cliente, atención personalizada, por lo que ambas inteligencias (emocional "IE" e inteligencia artificial "IA") están llamadas a complementarse necesaria e ineludiblemente".

En el foro se homenajeó a Asprodibe, galardonada con el Premio CAEA a la Empresa de Distribución Comercial 2024, "una empresa cooperativa nacida el mismo año que se constituyó CAEA, en 1989, y que se ha convertido en una central de compras de 200 asociados que operan en las distintas provincias de Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia, Canarias y Ceuta y Melilla y ofrece más de 2.000 referencias de todo tipo de productos de primeras marcas, especialmente bebidas". El premio fue recogido por el presidente de Asprodibe, Sergio Cañigueral.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud