Retail - Consumo

La investigación en acuicultura permitirá alcanzar la soberanía alimentaria

Instalación acuícola en mar abierto.

La acuicultura ha cobrado una gran relevancia en los últimos años, incluso la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación) la considera como una de las actividades que será capaz de alimentar a la creciente población mundial. Este hecho, junto con el aumento de la producción y comercio global de los alimentos acuáticos, hace que los expertos afirmen que la acuicultura es el modo más sostenible de proporcionar esta proteína a una población mundial en crecimiento.

No obstante, estamos aún lejos de dicha soberanía nacional, ya que la demanda de productos acuáticos en su conjunto no puede ser cubierta con todo lo que pescamos y criamos en la actualidad, por lo que debemos importar una considerable cantidad. En concreto, España todavía tiene que importar el 60% de los productos acuáticos, más de 1.700.000 toneladas cada año, en su mayoría, procedentes de países como Francia, Marruecos, Grecia, Portugal, Namibia, Turquía o China.

La ciencia y la innovación permitirán en el futuro alcanzar la soberanía alimentaria en España en cuanto a pescado, marisco y otros productos acuáticos. Las especies que se cultivan hoy, son el resultado de las investigaciones que se iniciaron en los años 70 del siglo pasado, cuando la producción estaba muy fragmentada en pequeñas granjas familiares de bajo desarrollo tecnológico.

El gran avance de la acuicultura en España ha sido posible gracias a la investigación sobre aspectos claves de la biología de las especies cultivadas. Se han desvelado respuestas a preguntas como de qué se alimentan, cómo se reproducen o qué los estresa. Gracias a ello, hoy España ocupa el primer puesto de la Unión Europea en volumen de producción en acuicultura y el segundo en valor, alcanzando los 629 millones de euros. La acuicultura española es moderna, altamente tecnificada, con empresas competitivas a nivel mundial y con un grado creciente de diversificación. El pescado de la acuicultura española tiene una excelente frescura, calidad y trazabilidad total; un buen ejemplo de ello son las doradas, lubinas, truchas o rodaballos que podemos encontrar en los supermercados y pescaderías.

Es importante señalar la labor de la investigación española en acuicultura que ha sido decisiva para que se produzcan estos avances. España es hoy una potencia mundial de investigación en acuicultura y así lo demuestra la gran actividad científica. Tan solo en un año los científicos españoles han publicado más de 150 artículos relacionados con la acuicultura, más que Francia, Canadá o Japón. A nivel mundial somos el quinto país en cuanto al número de artículos científicos publicados relacionados con la acuicultura.

En esta misma línea, cabe señalar que centros de investigación como el CSIC (CSIC + IEO + INIA) albergan un gran número de científicos dedicados a la investigación en acuicultura y fruto de estas investigaciones son proyectos como el "ThinkInAzul en Ciencias Marinas" de la Comunitat Valenciana que tiene como líneas prioritarias la acuicultura sostenible, inteligente y de precisión. Todo ello ha permitido que ya seamos considerados como un grupo Consolidado de Investigación, lo que posibilita seguir trabajando en nuevas investigaciones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud