Retail - Consumo

Estos son los alimentos que más han subido de precio en 2023: el azúcar, hasta un 65% más caro

iStock

Este miércoles, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha presentado la el Estudio OCU de supermercados (2023). Se trata de una radiografía de precios productos y supermercados que la organización lleva realizando desde 1988 y con el cual pretende brindar a los consumidores una herramienta con la que poder ahorrar a la hora de hacer la compra.

Para llevarlo a cabo, la organización ha visitado 1.108 establecimientos de 84 cadenas de supermercados en 65 ciudades, además de los supermercados online; ha recabado 155.489 precios de una cesta de la compra, compuesta por 236 productos de 16 categorías diferentes (alimentación fresca, frutas, verduras, carne, pescado, alimentación envasada o productos de higiene y droguería), tanto de marcas líderes de fabricante como de marcas blancas.

Una vez recogidos los datos, la organización los ha depurado. Después ha realizado una ponderación de la cesta, de acuerdo con la Encuesta de Presupuestos Familiares, y medido el peso de cada categoría. Después, han reducido los precios a un índice de referencia (sobre el más barato) para poder comparar los precios. "Es una forma sencilla que permite a los consumidores saber cuál es el nivel de precio en su establecimiento, en los establecimientos más cercanos, en las cadenas de supermercados o en las provincias y comunidades autónomas", considera Enrique García, portavoz de OCU.

Un 30 % en dos años

La principal conclusión del estudio es que casi todo ha subido mucho. Así, los precios de la cesta OCU han subido un 14,1 % desde el último estudio. Es la segunda mayor subida registrada por la organización desde que realiza el estudio. Y unida a la subida del 15,3 % detectada el año pasado, los consumidores han hecho frente a un incremento del 30,8 % en dos años.

De todos los productos analizados (263), a través de los (115.489 precios recogidos), el 90 % de los productos de la cesta OCU ha subido de precio. "Mientras que el año pasado vimos que muchos productos puntuales habían subido de precio, este año la subida es más generalizada", señala García.

El azúcar, lo que más sube

Los que más suben: el azúcar (65 %), la leche condensada (61,4 %), las zanahorias (56,1 %) y las patatas fritas congeladas (49,7 %). Entre los pocos que bajan, destacan: el aceite de girasol (-39,8 %), los plátanos de Canarias (-34,8 %), las maquinillas desechables (-22 %) y el queso fresco (-21,2 %).

"Muchos hogares se han visto obligados a comprar más productos elaborados y menos productos frescos, de modo que la calidad nutricional de nuestra dieta se ha reducido. Y esto es el simple efecto de la respuesta de los consumidores a las espectaculares subidas de precios que llevamos sufriendo durante los dos últimos años", considera el portavoz.

La organización ha expuesto algunos ejemplos concretos en los que se puede encontrar un gran ahorro. Un brik de leche en Madrid se puede llegar a encontrar a 0,66 euros y, a su vez, a 1,19 euros en Internet; un pollo entero en Sevilla, Córdoba, Cádiz o Huelva se puede adquirir por 2,65 euros, mientras que en Las Palmas de Gran Canaria se puede llegar a pagar hasta 5,99 euros; y un kilo de tomates para ensalada puede venderse a 1,16 euros en Madrid o a 4,95 euros en Toledo.

Las subidas respecto al año anterior, además, son generalizadas en todas las cadenas. A la cabeza se situa E.Leclerc (16,8 %), Supeco (15,8 %), Carrefour Express (15,3 %) y BM Urban (15,1 %). Las que menos han subido, en cambio, son Eroski City (8,8 %), Eroski (8,1 %) y Masymas (8 %).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud