Retail - Consumo

No faltará aceite de oliva: hay más de 235.000 toneladas sin vender de la pasada campaña

  • La industria asegura que un tercio de la producción de la pasada campaña aún no se ha vendido
  • Garantizan el abastecimiento por tres meses más hasta la siguiente cosecha de octubre

La industria del aceite de oliva ha salido al paso hoy de los rumores de un posible desabastecimiento asegurando que la cantidad no vendida aún de la pasada campaña garantiza su presencia en los lineales españoles.

Así lo asegura el director general de la asociación de envasadores y refinadores Anierac, Primitivo Fernández, que explica que el sobrante de aceite es de "entre 235.000 y 250.000 toneladas", que equivale al 35% del aceite producido en la pasada campaña y a tres meses de consumo, "lo que garantiza el suministro hasta la nueva cosecha de octubre".

Esta asociación junto a Asoliva, patronal exportadora, han emitido un comunicado con el que quieren trasladar tranquilidad a los consumidores ante la alarma generada por la espiral de subidas de precio que ha vivido el del aceite de oliva en los últimos meses y las previsiones de que siga haciéndolo en los próximos. "En nuestra opinión, no parece lógico que vengan más subidas de coste del aceite en origen, ya que la oferta y la demanda están equilibradas", asegura Rafael Pico, director general de Asoliva.

Ambas asociaciones, además, han resaltado su estricto cumplimiento de la Ley de la Cadena, por la que los precios de venta nunca pueden sean inferiores a los de adquisición a los olivareros.

Márgenes comerciales

El precio de los aceites de oliva ha crecido un 40% en un año en el que la industria, aseguran, ha mostrado reiteradamente su preocupación por la percepción que hay en la sociedad sobre la situación y por los mensajes que apuntan a los márgenes comerciales como responsables de esta escalada.

En este sentido, Anierac y Asoliva explican que el sector envasador ha reducido sus márgenes significativamente durante un periodo en el que "los agricultores han visto subir el coste de la mano de obra, los seguros, los fertilizantes y abonos, la maquinaria y el carburante, entre otros, así como que la producción vio disminuida como consecuencias de la falta de precipitaciones".

Asimismo, añaden que "la sequía ha provocado una merma de la cosecha de la temporada pasada a unas 660.000 toneladas, menos de la mitad que la anterior campaña y se espera que este año las cifras de producción mejoren, aunque no alcanzarán las cifras medias de producción".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud