Retail - Consumo

Italia declara la guerra a la industria de la carne cultivada en laboratorio

  • El Gobierno de Meloni argumenta la defensa de la salud y de las tradiciones agroalimentarias italianas

El ejecutivo liderado por la ultranacionalista Giorgia Meloni ha declarado la guerra contra los alimentos producidos en laboratorio, cuya prohibición se debatirá en el Parlamento, bajo el pretexto de atentar contras las tradiciones agroalimentarias italianas y buscar la protección de la salud de los ciudadanos.

La iniciativa, lanzada a través de un proyecto ley el pasado 28 de marzo, surge del antiguo Ministerio de Agricultura al que el ejecutivo de Meloni ha añadido la coletilla "y Soberanía Alimentaria" y que se ha comprometido a defender los alimentos italianos de las innovaciones tecnológicas como los productos de laboratorio.

En este sentido, el texto remitido para su discusión parlamentaria prohíbe la producción de alimentos o piensos obtenidos a partir de cultivos celulares o tejidos derivados de animales vertebrados.

La iniciativa, que ha provocado malestar entre grupos de defensa de los derechos de los animales y de las firmas del sector agroalimentario implicadas en la investigación de esta nueva industria basada en el cultivo de células, prevé la posibilidad de clausurar las fábricas que infrinjan la futura norma y que las empresas puedan perder su derecho a financiación pública durante un máximo de tres años.

En esta misma línea, el ejecutivo de Meloni avanzó unos días antes que también trabajaba en una serie de decretos para introducir etiquetas informativas en los productos elaborados con insectos o sus derivados, cuyo uso en piensos para alimentación de cerdos y aves de corral aprobado el pasado agosto por la Comisión Europea.

De hecho, el pasado mes de noviembre la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) avaló el consumo humano de carne elaborada a partir de células animales cultivadas en laboratorio, en línea con el fuerte desarrollo internacional de la industria de alimentos alternativos a la carne convencional como la elaborada en laboratorio o con proteínas de origen vegetal.

En nuestro país, casi la mitad de los consumidores, un 47%, se muestra dispuesto a comprar carne animal cultivada en laboratorios cuando esté disponible en los supermercados, según el Informe The Green Revolution 2021.

De hecho, los datos de la organización internacional sin ánimo de lucro The Good Food Institute, constataron el año pasado un fuerte avance de la inversión española en el segmento de la carne cultivada, con un incremento del 147% en un año hasta alcanzar los 5,58 millones de euros, así como en el de los fermentados, que utilizan microbios para producir carne, huevos y lácteos, y que rozaron un crecimiento del 100%, hasta captar 2,03 millones.

La responsable de políticas de la organización, Alice Ravenscroft, señalaba tras el anuncio italiano que "La aprobación de una ley de este tipo cerraría el potencial económico de este campo naciente en Italia, frenando el progreso científico y los esfuerzos de mitigación climática".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud