Retail - Consumo

Bimbo cierra su fábrica de Madrid: más de 200 empleos, en juego

  • La firma de alimentación ya bajó la persiana en 2020 a su planta de Granollers (Barcelona) y el año pasado cesó su actividad en Tenerife
Bimbo ha cerrado tres fábricas en España en tres años. EE
Barcelona

Bimbo avanza con su plan de cierres en España. La firma mexicana bajó la persiana de la fábrica de Granollers (Barcelona) en 2020 y la planta de Tenerife en 2021, pero el ajuste no fue suficiente: el próximo afectado será el centro que el grupo tiene en Paracuellos de Jarama (Madrid), que suma más de 200 trabajadores.

La dirección de la empresa comunicó este miércoles a la plantilla la decisión de cesar la producción de la instalación madrileña "tras realizar un análisis de costes y productividad". Fuentes internas explican a elEconomista.es que el cierre obedece al mismo proceso de ajuste de gasto que también implicó un ERE para más de 200 trabajadores de su red comercial en 2019.

De este modo, el conglomerado prosigue en el tijeretazo de su estructura en el país. La compañía ya inició los trámites con el comité de empresa para negociar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que acompañará al cierre industrial.

El cierre de la planta de Paracuellos tiene diferencias con los anteriores. Tanto el ajuste en Cataluña como el de Canarias se produjo para aglutinar la producción de dos centros muy cercanos en uno solo. Así, el fin de la actividad en Granollers reforzó la instalación de Santa Perpetua de la Moguda (Barcelona) y el fin de Tenerife trasladó parte de los trabajos a Agüimes (Las Palmas de Gran Canaria).

La fábrica madrileña elaboraba fundamentalmente pan de molde. Y Bimbo no tiene ninguna instalación a una decena de kilómetros, como sucedió anteriormente. 

Los problemas de rentabilidad de Bimbo en España

El cierre en Madrid se produce precisamente después de que la compañía asegure que ya es rentable en España después de un lustro de inyectar fondos a la filial tras la adquisición de Panrico. Pudo quedarse con el negocio de la bollería, pero la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) le obligó a deshacerse del pan de molde de la firma integrada así como de una serie de activos que segaron las rentabilidades esperadas. Así, tuvo que devaluar los bienes que compró.

El contratiempo provocó que en los últimos años las ampliaciones de capital se hayan convertido en habituales: casi 300 millones desde 2018.

Después de años de lamentar «los retrasos relacionados con la integración en Iberia" –en referencia a la compra de Panrico–, la empresa hace ya meses que asegura disfrutar ya "las sinergias" de la compra de Panrico. Por ello, desde la compañía celebran que el grupo "ha llegado a un grado de autonomía financiera completa, sin que por tanto se necesiten ningún tipo de apoyo por parte del grupo". Esta autonomía no evita sin embargo la necesidad de seguir con el camino de cierres emprendido en 2020.

comentariosicon-menu2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Manuel
A Favor
En Contra

Te das cuenta "pizarrin" de lo que te decía en otro día ignorante y esto es sólo la punta del iceberg.

Puntuación 1
#1
perico los palotes
A Favor
En Contra

pues como ciudadano de la comunidad de Madrid ,con no volver a comprar nada de Bimbo y Pan Rico ,en Paz .

Puntuación 0
#2