Retail - Consumo

Gopuff plantea el despido de la totalidad de su plantilla en España, 186 empleados

  • Su plan estratégico contemplaba incrementar el número de supermercados y de clientes

La multinacional Gopuff, empresa norteamericana dedicada a la venta de productos de consumo a través de una aplicación móvil o de su página web, ha presentado a los representantes de los trabajadores el inicio del período de consultas para el despido colectivo de los 186 trabajadores de sus oficinas y de sus cinco tiendas en Madrid, lo que se traduce en su salida del país.

Gopuff, que funciona en España exclusivamente en Madrid desde abril de 2021, es una empresa del denominado sector comercio electrónico ultrarrápido y compite con Glovo, Gorillas, Getir, Delivery Hero, Uber, Amazon y otros.

En concreto, según han informado en fuentes sindicales, su plan de reestructuración significa el cierre de los establecimientos en Francia (25 establecimientos) y España (cinco) y reducir a un 25% la plantilla laboral de 50 trabajadores de Luxemburgo.

Las mismas fuentes han señalado que el despido en España supondría abandonar su inversión, que según el plan estratégico de 2022, suponía la maduración de la inversión y la obtención de una rentabilidad positiva en el año 2026, teniendo previsto un apoyo financiero de 15 millones de euros.

El objetivo era incrementar el número de supermercados, de clientes, del importe del pedido medio, al pasar de 12,7 euros a 22,7 euros por pedido, reducir el coste de los pedidos y llegar a acuerdos con alguna cadena de supermercados.

Los representantes de los trabajadores, cuyo 75% corresponde riders y almaceneros, han mostrado su oposición a los despidos y han instado a la empresa a mantener el plan estratégico adaptado a la nueva coyuntura económica.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.