Retail - Consumo

Deoleo impulsa la certificación y trazabilidad del aceite de oliva en Estados Unidos

  • El objetivo es incrementar la confianza en la calidad del aceite de oliva
  • Se proponen definiciones más claras para las categorías de aceite de oliva
  • La normativa beneficiaría tanto a la industria como a los consumidores
Diferentes marcas de aceite de oliva en un supermercado

La compañía de aceite de oliva Deoleo, propietaria de marcas como Carbonell, Hojiblanca o Bertolli, se ha aliado con dos asociaciones aceiteras de Estados Unidos con el fin de solicitar mejores prácticas en materia de calidad y etiquetados en favor de los consumidores estadounidenses. La petición propone definiciones más claras para las categorías de aceite de oliva: virgen extra, virgen y aceite de oliva.

Deoleo, el mayor productor de aceite de oliva del mundo, la Asociación Americana de Productores de Aceite de Oliva (AOOPA, por sus siglas en inglés) y la Asociación Norteamericana de Aceite de Oliva (NAOOA, por sus siglas en inglés) han presentado una petición ciudadana conjunta a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos para que adopte estándares de aceite de oliva aplicables y con base científica.

La FDA es la organización responsable, entre otras funciones, de garantizar la seguridad de alimentos y cosméticos, y proteger la salud pública de medicamentos, productos biológicos y dispositivos médicos; además, es la entidad encargada de promover la salud pública en Estados Unidos.

La petición propone definiciones más claras de los grados de aceite de oliva -virgen extra, virgen y aceite de oliva- que mejorará la comprensión e incrementará la confianza en la calidad del aceite de oliva. De esta forma, se distinguirán mejor los beneficios nutricionales de cada categoría asociándolos con valores diferentes.

Durante los dos últimos años, Deoleo, AOOPA y NAOOA han colaborado en la definición de unas normas de clasificación y etiquetado del aceite de oliva que beneficien a todos. Para la aplicación de estos estándares, la FDA podría iniciar un extenso proceso que incluiría un periodo de comentarios públicos antes de la emisión de una resolución final.

Esta sería la primera vez que el Gobierno federal adoptase una normativa de obligado cumplimiento para el aceite de oliva, y se trataría de un paso fundamental para garantizar un sector más honesto, justo y competitivo.

Si la FDA las aprobase, las normas darían fuerza a los cultivadores, productores y embotelladores en un mercado muy competitivo y establecerían prácticas para impulsar la confianza en la industria. La presente petición conjunta responde a la solicitud de la FDA de un esfuerzo enérgico y homogéneo por parte de la industria y aborda todos los puntos de referencia pertinentes.

Claros beneficios nutricionales y propiedades saludables

Al reclamar un etiquetado y unas normas de calidad más concretas, el sector puede garantizar que los consumidores tengan la seguridad a la hora de comprar y, por extensión, que conozcan los beneficios nutricionales y para la salud que aporta el aceite de oliva.

En cuanto a la incorporación de grasas a la dieta, la ciencia ha demostrado que la incorporación de ciertos tipos, es positivo, así como vital para una dieta equilibrada. El aceite de oliva tiene un alto contenido de grasas monoinsaturadas, lo que significa que, en lugar de obstruir las arterias, es especialmente cardiosaludable. Y también es rico en polifenoles, antioxidantes que ayudan a disminuir el riesgo de cardiopatías e incluso contiene propiedades para combatir el cáncer.

Además, ha demostrado sus beneficios para las personas con riesgo de diabetes. En la actualidad, los casos de diabetes y obesidad van en aumento y casi uno de cada 10 adultos de entre 20 y 70 años está diagnosticado como diabético.

En un estudio pionero, un equipo de investigación de Virginia Tech evaluó las propiedades del aceite de oliva señalando que es la forma más económica de reducir el riesgo de diabetes y los problemas de peso relacionados. El equipo descubrió que la oleuropeína, un compuesto que se encuentra de forma natural en el aceite de oliva, aumenta los niveles de insulina, favoreciendo un mejor control del metabolismo y de los niveles de azúcar en sangre.

Una normativa común en favor de la industria

Las anteriores peticiones ciudadanas de estándares de identidad (SOI, por sus siglas en inglés) han dado lugar a la adopción de reglamentos para diversos productos alimentarios. Las partes que presentan esta petición conjunta esperan que conduzca a un enfoque estandarizado que beneficie tanto a los consumidores como a la industria.

El potencial del mercado estadounidense y su influencia a nivel global, revisten esta iniciativa de especial relevancia y abren la puerta a la implantación de estándares de calidad en otras regiones.

"El gobierno estadounidense inició el procedimiento para elaborar unos estándares de identidad para el aceite de oliva hace ya más de dos años. A lo largo de este proceso, la presencia de grandes actores del sector como son Deoleo, NAOOA y AOOPA, y su alianza para promover estas actuaciones junto a las instituciones públicas del país, ha permitido y continuará permitiendo que las posiciones y peticiones de embotelladores, tanto de Estados Unidos como del resto del mundo, sean consideradas y escuchadas", ha declarado Ignacio Silva, presidente y consejero delegado de Deoleo.

"Por vez primera, las marcas más vendidas como California Olive Oil Ranch, Pompeian, Bertolli, Filippo Berio, Colavita, Star, Cobram Estate y otros grandes productores han unido sus fuerzas para impulsar normas que ayuden a eliminar la confusión de los consumidores respecto a uno de los alimentos más sanos y deliciosos que pueden comer. Unas prácticas de etiquetado más estrictas permitirán a los consumidores confiar en que el aceite de oliva que compran les proporcionará la calidad, el valor y los beneficios para la salud que esperan", ha apuntado Marco de Ceglie, presidente de NAOOA.

"Los productores estadounidenses de aceite de oliva se han comprometido a ofrecer a los consumidores un aceite de oliva virgen extra de alta calidad. Esta propuesta de estándar de identidad para el aceite de oliva garantiza que los consumidores puedan confiar en que, cuando escojan una botella de aceite de oliva virgen extra o de cualquier categoría, la etiqueta sea un fiel reflejo del producto en su interior", ha indicado Jim Lipman, presidente de AOOPA.

Lipman ha anadido que "los productores de aceite de oliva de Estados Unidos saben que la confianza de los consumidores en el aceite de oliva que compran es fundamental para aumentar la demanda, lo que estimulará la inversión y el crecimiento de la industria".

Por su parte, Marco de Ceglie, presidente de la Asociación Norteamericana del Aceite de Oliva, ha subrayado que: "las nuevas normas de identidad propuestas aportarán claridad a los consumidores y mayor seguridad jurídica a los fabricantes. También ayudarán a seguir distinguiendo los aceites de oliva de otros aceites de cocina menos saludables".

En su opinión, "todos los grados de aceite de oliva tienen beneficios potenciales para la salud, pero, en general, cuanto más sabor tienen, más beneficios aportan. Las SOI permitirán a los consumidores elegir los aceites de oliva más adecuados para su presupuesto, sus preferencias y su deseo de maximizar los beneficios para la salud".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin