Retail - Consumo

El precio del melón y la sandía cae un 70% en el campo y crece en el súper

  • 0,2 euros es lo que se está pagando a los agricultores por cada kilo de sandía
  • Esto es casi cuatro veces menos de lo que se pagaba en mayo
  • El melón se paga en el campo a 0,3 euros frente a los 1,05 de mayo

Mientras que los precios del melón y la sandía caen el campo hasta un 70%, en los supermercados no dejan de subir. En el último año, los precios de la sandía o el melón se sitúan en los 2,23 euros y los 2,41 por kilo, respectivamente. Sin embargo el agricultor cobra hasta 11 veces menos de lo que paga el consumidor final.

La fuerte subida del precio de frutas como la sandía o el melón no solo ha desatado la alarma entre los consumidores sino que el debate ha llegado incluso al Congreso de los Diputados, con una interpelación el pasado miércoles de Gabriel Rufián (ERC) al presidente del Gobierno.

Pero, ¿qué es lo que está pasando realmente? En el último año, debido al incremento de los costes de los supermercados, los precios de la sandía o el melón prácticamente se han duplicado, alcanzando los 2,23 euros por kilo de media en el primer caso y los 2,41 euros en el segundo. Es una subida que no solo no se está trasladando al campo, sino que además ha provocado un descenso del consumo que está hundiendo el precio que se paga a los agricultores.

Según explica Andrés Góngora, responsable de frutas y hortalizas del sindicato agrario Coag, "el melón ha pasado de pagarse a 1,05 euros por kilo en el campo el pasado mes de mayo a tan solo 0,30 euros, dependiendo del tipo y la sandía, que se pagaba a 0,87 se está abonando ahora a entre 0,10 y 0,30 euros". Es decir, que la diferencia se ha ensanchado y el agricultor está cobrando ya hasta 11 veces menos del precio al que están vendiendo el producto los supermercados.

Condiciones climatológicas

Góngora explica que "en mayo los precios subieron debido a que la producción cayó como consecuencia de las malas condiciones meteoreológicas, con lluvias intensas en zonas agrícolas donde habitualmente no sucede, y a fenómenos como el de la calima".

Ahora, sin embargo, "debido al desplome del consumo de sandías o melones, que según nuestras estimaciones podría haberse hundido hasta un 50% debido a la fuerte subida de los precios en las tiendas, hay un exceso de oferta en origen que esta provocando que se pague mucho menos al agricultor".

Los casos de la sandía y del melón no son, sin embargo, los únicos. La diferencia de precios entre lo que se paga en origen y en las tiendas alcanza el 765% en el caso de la naranja -1,47 euros el kilo en los supermercados y 0,17 en el campo; se eleva al 383% en el de la pera -2,61 euros frente a 0,54- y hasta el 322% en el de la nectarina -4,81 euros frente a 1,14 euros-.

El precio de los alimentos mantiene, en cualquier caso, una escalada imparable en los últimos meses, lo que ha llevado el coste de la cesta de la compra a niveles nunca vistos hasta ahora. De hecho, los alimentos básicos están creciendo a un ritmo mucho mayor que el IPC.

Según un estudio realizado por la plataforma de pagos Gelt, mientras que el IPC de mayo subió un 0,8% mensual, productos como el pan, los plátanos, la harina o los cereales, lo hicieron un 4,5%, lo que supone multiplicar el incremento por 5,6.

Gelt analiza más de 800.000 tickets cada mes y ha detectado que las mayores subidas correspondieron a alimentos como el pan (9,6%); los plátanos (8,6%); la harina (7,6%); los cereales (6,7%) y las judías verdes (6,6%).

Y el problema es que lejos de frenarse, parece que estas subidas van a ir a más. Y es que las altas temperaturas que ha soportado la Península Ibérica durante los meses de mayo y junio pueden mermar la producción de cereal hasta un 50% dependiendo de la zona, lo que encarecería aún más los costes de producción.

Todo ello teniendo en cuenta que, en lo que llevamos de año, el trigo se ha encarecido ya un 36,2% como consecuencia de la guerra de Ucrania y el maíz un 30%en los mercados internacionales.

El sindicato agrario Asaja advirtió ya en mayo, antes de la última ola de calor, que España se enfrentaba a una reducción del 21% de la producción de cereales en España debido a las altas temperaturas y la falta de lluvia durante el mes pasado.

comentarios11WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

sebas
A Favor
En Contra

El problema es que si este año se arruinan los agricultores, el año próximo habrá menos oferta y pagaremos 10 euros por la sandía.

El ministerio de agricultura o de consumo no hace nada ? Para que les pagamos los sueldos?

Puntuación 42
#1
Idea
A Favor
En Contra

Pues vamos al campo a comprar las sandías y los melones, en vez de ir al super.

¿¿¿A que hay un reglamento que prohíbe comprar sandías y melones directamente al agricultor???

Puntuación 36
#2
Perroflauteator
A Favor
En Contra

El ministro comunista de consumo A. Garzón con poner a parir la carne, el jamón, etc.... ya tiene bastante.

Eso de hacer algo para que la sandía y otras frutas bajen de precio, atornillando a los intermediarios, eso lo dejamos para otro día, que me da pereza el currar.

Empezamos a saber lo que es el social-comunismo: Hambre, miseria y piojos.

Puntuación 34
#3
Paco
A Favor
En Contra

Nos llevan a la ruina planificadamente para que dependamos de las ayudas estatales para sobrevivir a cambio de nuestra libertad. Es la agenda 2030 y no estamos haciendo nada para evitarlo.

Mientras nos preocupamos en irnos de vacaciones, nos la estan metiendo doblada.

Puntuación 29
#4
qué quedará
A Favor
En Contra

Además de que el agricultor no cubre gastos, el consumidor deja de comprar, con lo que una parte de la cosecha se queda en el campo, al año siguiente el agricultor cambia de cultivo y se acaba la producción.

Eso es lo que quieren algunos que hacen como si defendieran intereses del país, disminuir ciertos cultivos en España para importar después de otros países.

Hay quienes realizan grandes inversiones en tierras de cultivo, el pequeño propietario tiene los días contados.

Puntuación 19
#5
A ver...
A Favor
En Contra

Igual que coges el coche para ir al centro comercial, coges tu coche y te vas al campo a comprar directamente al agricultor.

Puntuación 23
#6
john
A Favor
En Contra

La intermediación es el cáncer de toda sociedad y la prueba de que es un país comodón y sin empresas, sólo negocios.

Compro a 100, vendo a 200, y con ese pequeño 10% voy tirando.

Puntuación 11
#7
A Favor
En Contra

Cuando un producto sube mucho de precio la solución es no comprarlo, de hecho la sandia ha desparecido del menú del día . Yo como mucha fruta y a ésta le he echado la cruz , a los productores hay que enseñarles.

Puntuación 5
#8
Esos llorones están forrados
A Favor
En Contra

Los agricultores trabajan en B y ganan una pasta. No se va a arruinar ninguno. De hecho están siempre lloriqueando pero están forrados.

Puntuación -5
#9
JUAN
A Favor
En Contra

YO MAS DE 80 CENTIMOS NO PIENSO PAGAR, YA HE COMPRADO A 79 CENTIMOS EL KILO Y NO PAGARE UN CENTIMO MAS.

Puntuación 4
#10
Refor
A Favor
En Contra

Sintiéndolo mucho decirlo, este país necesita urgentemente un golpe de estado que ponga fin a un gobierno traidor, ladrón y cómplice de los más grandes ladrones; que acabe con esta caterva de comunistas sinvergüenzas que solo vinieron a traer ruina y sufrimiento a pueblo español.

Y que acabe también con una oposición cómplice que está permitiendo los más grandes atropellos y que no es que de la impresión de que no tengan ni pajolera idea de cómo frenar o contrarrestar los insaciables deseos de robar de las grandes corporaciones y los fondos de inversión arruinapaíses, es que da la impresión de que también los tienen a ellos en nómina.

Puntuación -1
#11