Ranking Innovación Universidades

Las tecnologías disruptivas que marcarán 2020

  • El dinero digital, la medicina hiperpersonalizada o la supremacía cuántica son algunas de las disrupciones
Madrid

La tecnología domina nuestras vidas. Hagamos lo que hagamos, y miremos donde miremos, nuestra realidad cotidiana está impregnada de avances tecnológicos que nos dibujan un horizonte cambiante pero repleto de oportunidades.

Dichos avances se combinan unos con otros y dan lugar a nuevas herramientas, cada vez más sofisticadas. La Inteligencia Artificial (IA) es una tecnología importante por sí misma, pero combinada con otras, por ejemplo, Big Data, GPS o servicios en la nube, obtendremos tecnologías más poderosas. Fruto de la convergencia tecnológica y de la innovación constante, en 2020 se popularizarán términos más parecidos a la ciencia ficción que a la realidad. Pero popularización no significa aplicación. Los avances tecnológicos, según un informe de la consultora Gartner, pasan por una fase inicial donde diferentes términos copan titulares, se habla de ellos con mucha frecuencia y se lanzan a la estratosfera las expectativas. Pasado ese hype, el interés decae hasta la desilusión, pero es justo en este momento cuando se empieza a pasar de la teoría a la práctica. Las empresas cobran aquí un papel fundamental. De un lado, están las que apuestan por los descubrimientos y lanzan sus pilotos, lo que "despierta" a la competencia, alimenta una sana lucha y desemboca en nuevas mejoras; del otro, las que se animan a implantar dichos avances. Esta cadena se replica en distintos sectores y así es como se logra la implantación definitiva de los avances. Entre la fase de máxima expectación y la de la aplicación pueden pasar un número indeterminado de años, aunque por lo general esta barrera temporal tiende a reducirse. El dinero digital, la medicina hiperpersonalizada o la supremacía cuántica son algunas de las disrupciones que marcarán este año 2020 y cuya implementación iremos experimentando. Enumeramos nueve de ellas.

1. Dinero digital

Según MIT Technology Review, dependiente del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), el dinero digital es una de las tecnologías emergentes de este 2020. Su auge tendrá un impacto masivo en la privacidad financiera. La razón es que a medida que el uso del dinero en efectivo disminuye, también lo hace la libertad para realizar transacciones sin intermediarios. La publicación augura que la tecnología de moneda digital se podría usar para fragmentar el sistema financiero global. China está realizando importantes avances al respecto, aunque aseguran desde Pekín que su intención es, de momento, que la nueva moneda complemente al yuan en papel.

2. Medicina hiperpersonalizada

La publicación especializada también afirma que la medicina genética adaptada a un único paciente ofrece una vía de esperanza para las personas cuyas dolencias carecían de cura. Existen miles de enfermedades causadas por un error específico en el ADN para las que ahora surge una posibilidad de luchar.

La medicina hiperpersonalizada pretende crear nuevas clases de medicamentos que se puedan adaptar a los genes de cada persona para reemplazarlos o editarlos. Todos ellos se pueden programar, de manera digital y a velocidad digital, para corregir o neutralizar las enfermedades hereditarias escritas en cada letra de ADN.

3. Medicamentos contra el envejecimiento

Ya ha comenzado a probarse en humanos una nueva clase de medicamentos antienvejecimiento que funcionan eliminando ciertas células que se acumulan en el organismo a medida que envejecemos. Conocidas como células "senescentes", pueden crear pequeñas inflamaciones que suprimen los mecanismos normales de reparación celular y crean un ambiente tóxico para las células vecinas. MIT Technology Review publica que varias enfermedades diferentes como el cáncer, los trastornos cardíacos o la demencia podrían tratarse retrasando el envejecimiento. La vida infinita no existe, pero, con las intervenciones adecuadas, se puede prolongar, y mucho.

La tecnología de moneda digital se podría usar para fragmentar el sistema financiero

4. Hiperautomatización

La combinación del machine learning (aprendizaje de las máquinas) y la automatización nos está llevando a la hiper automatización de las tareas. Según el informe de Gartner, Predicts 2020: RPA Renaissance Driven by Morphing Offerings andZeal for Operational Excellence, "para 2024, las organizaciones reducirán los costos operativos en un 30% combinando tecnologías de hiperautomatización con procesos operativos rediseñados". La hiperautomatización puede influir positivamente en el crecimiento cuantitativo y cualitativo de una organización, ya que, por ejemplo, pasa de automatizar procesos individuales, tareas discretas y transacciones basadas en reglas estáticas a automatizar trabajos de conocimiento avanzado.

5. La supremacía cuántica

Google presentó el pasado año la primera demostración clara de un ordenador cuántico capaz de superar el rendimiento de un computador clásico. En un artículo publicado en la revista Nature, la compañía aseguró que logró realizar en 3 minutos y 20 segundos una operación para calcular números aleatorios que al ordenador convencional más potente de la actualidad le llevaría miles de años. Por su parte, la firma de tecnología y gran rival de Google en este campo, IBM, rebajó la importancia del anuncio, ya que, según la compañía, una simulación ideal de la misma tarea puede ser ejecutada por un sistema convencional en dos días y medio. Los ordenadores cuánticos serán capaces de resolver problemas que ninguna otra máquina sería capaz de manejar. En opinión de los expertos, para llegar a la era de la computación cuántica en todo su esplendor todavía necesitaremos aguardar unos años. Sonia Fernández-Vidal, física y escritora dedicada a la divulgación científica, explicó en Hipertextual que los ordenadores cuánticos -que no sustituirán a los ordenadores tradicionales que podamos tener en casa- se utilizarán para "hacer algoritmos de inteligencia artificial, intentar simular la inteligencia humana o la complejidad neuronal de nuestro cerebro". Además, señaló, "va a ayudar a desarrollar nuevos fármacos".

6. Ciberseguridad

Con Internet, todos, desde los ciudadanos hasta los organismos públicos y privados, estamos expuestos a los ataques informáticos. La ciberseguridad se ha convertido en una prioridad para países, organizaciones y empresas. En la nueva era digital, los ciberataques suponen un elevado riesgo contra el que instituciones públicas y privadas están luchando. Las compañías españolas invirtieron en el año 2018 en torno a 1.200 millones de euros para protegerse ante la amenaza de los ciberataques. La inversión de las administraciones españolas en esta tarea se sitúa en los 400 millones de euros, frente a los 2.000 millones que destina Francia o los 2.200 millones de Reino Unido.

Con la mirada puesta en la era del Internet de las Cosas (IoT), cuando se disparará el número de aparatos conectados a internet, las vías para encontrar brechas de seguridad amenazan con multiplicarse. La ciberseguridad se convierte en un tema prioritario.

7. Tecnología 5G

Después de años de desarrollo, la quinta generación de conectividad móvil comienza a despegar comercialmente, aunque su implantación comenzará a ser efectiva a partir de 2021. Revolucionará el mundo tal y como lo conocemos. El 5G mejorará las comunicaciones debido a su gran capacidad para transmitir información y a su capacidad para conectar multitud de dispositivos.

La tecnología de moneda digital se podría usar para fragmentar el sistema financiero

Se calcula que los operadores móviles de todo el mundo están invirtiendo alrededor de 160.000 millones de dólares en la expansión y actualización de sus redes, y que el 5G contribuirá con 2,2 billones de dólares a la economía global de los próximos tres lustros. Sin embargo, en la actualidad nos encontramos en ese momento del que hablábamos al inicio. Tras el "subidón" por conocer las bondades de esta tecnología, nos encontramos con una industria que todavía está explorando las posibilidades, y con un usuario al que no le convence el elevado coste de tener un terminal compatible con esta generación. Parece que se han congelado los ánimos, pero es solo cuestión de tiempo que se detecten las primeras necesidades en los usuarios para que el uso del 5G se extienda y se normalice entre toda la sociedad.

8. Smart Cities

Nuestro futuro está unido al de las ciudades. Cerca del 50% del planeta vive en 75.000 ciudades, y de aquí a mitad de siglo ese porcentaje ascenderá hasta el 70%. En la actualidad, las áreas urbanas generan el 80% del Producto Interior Bruto. Estos datos, sin duda positivos, esconden su lado oscuro. La población aumenta, crece la desigualdad, faltan oportunidades para una gran parte de la población, la ciudad produce mucho CO2 y consume muchos recursos. Hay que replantearse el concepto de ciudad, y, en este sentido, la tecnología juega un papel fundamental. Aunque no existe una definición exacta de lo que es una Smart City o ciudad inteligente, sí existen unos elementos comunes. La tecnología se convertirá en el centro de las ciudades, pero lo importante son las personas. Muchas ciudades han iniciado su conversión en Smart Cities utilizando la tecnología para, entre otras cosas, reducir el gasto energético o mejorar el tráfico gracias a la instalación de sensores en lugares clave. Se prevé que los proyectos para convertir las ciudades en espacios inteligentes conlleven una inversión de billones de dólares. De momento, solo se han dado pequeños pasos. Lo importante está por llegar.

9. Almacenamiento de ADN

El volumen de datos que hay que preservar actualmente aumenta a mayor velocidad que la capacidad de los soportes de almacenamiento que existen hoy en día. Así, los discos duros han sido sustituidos por los servicios en la nube. El próximo gran avance en este campo consiste en tratar el ADN como cualquier otro dispositivo de almacenamiento digital (un ADN sintético, no el de seres humanos u otros seres vivos).

Existen  enfermedades causadas por un error específico en el ADN

En lugar de datos binarios que se codifican como regiones magnéticas en un disco duro, se sintetizan hebras de ADN que almacenan 96 bits.

Las ventajas del almacenamiento de ADN son notables, ya que se podrían almacenar 1.000 millones de Terabytes en un gramo. En cambio, para almacenar la información de una simple gota de ADN se necesitarían 233 discos duros de tres Tbytes con un peso total de 151 kg. Además, sería una memoria con un consumo de energía cero, y podría sobrevivir inalterable durante miles de años.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin