Política

¿Qué prometen los partidos en sus programas económicos? Más gasto social contra bajadas de impuestos

Foto: Archivo

Los partidos políticos empiezan a desgranar sus programas económicos a 42 días de las elecciones generales. El pasado domingo, PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos se centraron en temas como el empleo, la precariedad, la deuda pública y las pensiones. Emitido el debate por La Sexta, y a brocha gruesa, el resultado fue el de dos bloques contrapuestos, cuyas soluciones pasan, del lado de la izquierda, por la derogación de la reforma laboral, mayor gasto social, apostar por un nuevo modelo productivo y un programa de inversiones públicas, frente, al otro bloque, el del centro-derecha, con propuestas para la implementación de una bajada de impuestos que ayude a las empresas, las pymes, las microempresas, así como a los ciudadanos, asegurar las inversiones en nuestro país, fortalecer una formación seria para los trabajadores, mejorar el sistema de educación y mayor ahorro en las Administraciones.

Comenzaba el debate con la intervención de Pedro Saura, en nombre del PSOE, afirmando que lo prioritario para el partido de Pedro Sánchez será la derogación de la reforma laboral, la apuesta por la cohesión social y por un nuevo modelo productivo. Presumió en un momento dado de la aceleración que está experimentando el crecimiento de la economía española, mostrando un gráfico en el que la evolución del PIB mostraba una curva ascendente, desde que los socialistas ganaran la moción de censura.

El gráfico, sin ser respondido por ninguna formación, enseñaba, sin embargo, la caída del PIB en el tercer y cuarto trimestre del año 2018, y una proyección en positivo de 2019, que no dejaba de ser una proyección, según Saura, refrendada por "AIReF y Eurostat".

Lacalle afirma que Sánchez prometió a inversores de EEUU que no tocaría la reforma laboral

Asombrado por las conclusiones del portavoz económico del PSOE, el del Partido Popular, Daniel Lacalle, preguntó al secretario de Estado de Fomento si era verdad que el presidente Sánchez se había comprometido ante inversores, en un viaje a Estados Unidos, a que no pensaba tocar la reforma laboral. Sobre esta cuestión, el silencio fue la respuesta del PSOE.

En contraposición con la derogación de la reforma laboral, el portavoz del PP defendió una batería de rebajas fiscales para que crezcan las empresas, atraer mayor inversión frente a la vulnerabilidad de nuestro tejido industrial y económico, además de fortalecer la formación, por cierto un punto de coincidencia con Ciudadanos.

En nombre de la formación naranja, Toni Roldán apostó por reformas en el empleo español, sobrado de precariedad, insistiendo en la importancia de un mejor sistema educativo y de una mejora de las instituciones, despolitizando cualquier órgano con más independencia y profesionalidad.

A la precariedad se refirió Nacho Álvarez, defendiendo los postulados de Podemos, con un programa de inversiones públicas que dé soluciones reales, y que trabaje por la igualdad y en contra de la brecha salarial.

En términos de empleo, el PSOE amparó de nuevo la subida del 22% del Salario Mínimo Interprofesional. Mantiene el dirigente socialista que las relaciones laborales tienen que ser más equilibradas entre trabajadores y empresas y, no descarta otra subida del IVA.

En este sentido, Ciudadanos quiere discriminar el contrato actual que se hace a los jóvenes y subraya lo positivo del complemento salarial, antes de la gran subida del SMI. Para crear empleo, Podemos valora un nuevo marco laboral.

En materia de deuda, la izquierda coincide en subir impuestos para recaudar más, y en el caso del PSOE, en un gravamen para las transacciones económicas financieras y en la lucha contra el fraude -directriz europea-. Del otro lado, PP y Ciudadanos observan que la reducción de la deuda pública ha de venir de la bajada de impuestos, entre ellos Sociedades, IRPF y el ahorro, y de racionalizar el gasto y eliminar las administraciones paralelas.

En cuento a pensiones, el PP es el único que defiende a las claras que éstas han de estar indexadas al crecimiento económico y no solo al IPC. Ciudadanos mantiene que hay que implementar más reformas que contemplen la baja natalidad y el invierno demográfico.

Ideas fuerza de los partidos

PP: Revolución fiscal: bajada de impuestos

La primera gran medida del Partido Popular en materia económica es la revolución fiscal que aborda la bajada de Sociedades, la simplificación de este impuesto, la disminución del IRPF, la desaparición del impuesto de Sucesiones y Patrimonio y dejar de gravar el ahorro. Además, los populares quieren racionalizar el gasto del Estado y los puestos de trabajo que no son rentables y vienen heredados de la administración paralela. Asimismo, defienden indexar las pensiones al crecimiento económico y no solo al IRPF.

PSOE: Derogar la actual reforma de trabajo

El Partido Socialista insiste en derogar la reforma laboral del Gobierno de Rajoy y apostar por la cohesión social que permite el crecimiento económico, como principales pilares programáticos. De igual modo defienden los socialistas la subida del 22% del Salario Mínimo Interprofesional y unas relaciones laborales más equilibradas entre trabajadores y empresarios. Agenda del cambio, más impuestos, más gasto social, gravamen a las transacciones financieras internacionales e indexar las pensiones al IPC.

Ciudadanos: Mejorar la educación y la formación

Además de reformas en empleo, al comprender que éste sigue siendo muy precario en España, Ciudadanos quiere que se discrimine el tipo de contrato que se hace a los jóvenes, pide un complemento salarial -en lugar de un aumento del 22% del SMI- y la ponderación y mayor desarrollo de la Ley de Autónomos. De igual modo, proponen mayor ahorro en tiempos de desaceleración económica, bajada del IRPF, de Sociedades y armonización. Cs mantiene que hay que ligar las pensiones al IPC, pero hacen falta otras medidas.

Podemos: Programa de inversiones públicas

Podemos centra la precariedad laboral en la reforma que propició el Ejecutivo de Rajoy. Por eso argumenta la necesidad de promover otro mercado laboral con mayor cobertura para los trabajadores que perciban menos retribución, así como un programa de inversiones públicas en contra de la precariedad y pro de la igualdad. Sostiene a ultranza el nuevo SMI, propone más impuestos para recaudar a los niveles de los países con mayor recaudación y cree que el modo para garantizar las pensiones es indexar éstas al IPC.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum26

Usuario validado en elEconomista.es
andyboo
A Favor
En Contra

#22 Sra. Carmen por decirle algo, dónde está el machismo amenazador????

Todo el que no piense como usted por llamarle algo es machista y amenazador???

Las feministas como usted por llamarle algo, es como los inmigrantes cuando le llamas atención por algo mal hecho te llama rascista.

Tengo hermanas, tengo madre y me gustan las mujeres, pero desde luego tú no por feminista radical, igual de malo que machismo radical.

Tú tienes tu razón, pero no la de muchos gracias a dios.

Y soy ateo así que imaginate todo lo demás.

Y por llamarle algo o Sra. me ahorro el adjetivo calificativo que se lo dejo a su imaginación, Sra. Carmen en posesión de la verdad, lo dice un amenazador machista.

Puntuación 4
#25
Usuario validado en elEconomista.es
andyboo
A Favor
En Contra

#22 Yo votaré a quien crea conveniente por libre elección, no hace falta que crea en sus ideales y convicciones, no hago campaña gratis a ningún partido político y menos al psoe, ya lo vote durante años y se acabó no más.

Sus ideales me parece bien y respeto, pero no nos quieras vender la moto que ya está comprada.

Que te arruinen a ti me parece bien pero no quieras que arruinen a los demás.

Ni tú misma con tus teorías te aclaras que están muy bien, pero de la teoría a hecho va una diferencia.

Escrito por un machista.

Puntuación 2
#26