Política

Boicot catalán: la ANC lanza una web para que las empresas afines al independentismo contacten con los consumidores

  • 'Consumo estratégico' busca contrarrestar la "campaña del miedo" del Estado
Elisenda Paluzie, presidenta de la ANC, durante la presentación de la campaña.

La plataforma civil independentista ANC ha presentado este jueves su última estrategia para "combatir la campaña del miedo del Estado" contra las empresas por las decisiones tomadas por el Parlament de Cataluña.  'Consumo estratégico' bautiza un plan que incluye recabar información sobre el consumo de los ciudadanos catalanes a través de una encuesta que les hará saber si sus hábitos de compra "ayudan o no a la república catalana".

"¿Quieres crecer y hacer crecer la economía catalana? Si piensas que tu empresa puede aportar un granito de arena en la República catalana de todos y para todos, si tienes claro que la economía y el comercio sin injerencias políticas es un eje central de cualquier sociedad, NO LO DUDES!  INSCRÍBETE y ofrece tus productos y servicios a un ingente equipo de Consumidores estratégicos que te está esperando!", apela el apartado para el registro de empresas en la web consumestrategic.cat

La presidenta de la entidad, Elisenda Paluzie, ha explicado que la campaña 'Consumo estratégico' busca fomentar entre los ciudadanos el consumo en empresas que "respondan a unos valores de libre mercado, de no injerencia de los poderes políticos y que respeten las decisiones democráticas de los ciudadanos" de Cataluña.

Uno de los responsable de la iniciativa, David Fernández, ha asegurado que no harán listas de buenas y malas empresas, sino que serán la propias compañías que quieren "contribuir a la república catalana" las que se podrán inscribir en la página web. En el mismo sitio también se podrán inscribir consumidores interesados en este tipo de 'consumo estratégico', y la campaña pondrá en contacto a uno y otros: la ANC hará de "correa de transmisión" entre los consumidores y compañías.

Registro de consumidores

En el marco de la misma campaña, la entidad independentista repartirá a los ciudadanos un folleto para promocionar la iniciativa y con una encuesta para que, según las respuestas que den, la gente pueda saber si su consumo "ayuda a la república catalana" o no. La web también registrará los datos de los consumidores interesados, a los que dotará de "la información necesaria de cada empresa para que tomes tus propias decisiones a la hora de elegir los proveedores de servicios que más se ajusten a tus necesidades y a tu visión económica de la República catalana". Este registro recoge asimismo y de manera opcional los ámbitos de interés del consumidor para que las empresas se pongan directamente en contacto con él para ofrecerle sus bienes y servicios. 

Paluzie ha argumentado que en octubre de 2017 no hubo la capacidad de hacer efectiva la declaración de independencia que aprobó el Parlament, y esta campaña buscar preparar a la ciudadanía y al tejido empresarial para cuando haya un "nuevo embate democrático" para conseguir una república catalana.

La página web, además de los puntos de registro de datos de empresas y consumidores, incluye un apartado de noticias seleccionadas con un filtro propagandista en las que se da una visión negativa del Estado o de empresas no independentistas ("El presidente de Mercado admite donaciones a Faes y una fundación de De la Vega", "El Estado se llevó miles de millones en depósitos bancarios el 2-O") y en las que se ensalza la pujanza del tejido empresarial catalán. Bajo esta sección, se despliega otra titulada "Estudios" donde la ANC publica trabajos con datos que apuntalan la viabilidad de una república catalana. 

La estrategia de la ANC supone, en la práctica, un boicot a la inversa de productos fabricados por empresas no independentistas, ya que se trata de ofrecer al consumidor la información completa de cuáles son las firmas que apoyan la causa política de la secesión con el fin de que éste, si la comparte, las pueda favorecer. Cataluña ha sufrido diversas campañas de boicot contra sus productos en momentos de alta tensión política, como a finales de 2005, en plena reforma del Estatut en esta comunidad autónoma. 

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum5
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 5
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

das
A Favor
En Contra

al mas puro estilo nazi jajajajaja vaya panda de memos están hechos

Puntuación 8
#1
Dan mucha pena.
A Favor
En Contra

Pero serán idiotas ! Por si había duda, la lista de los que no van a vender una escoba en el resto de España; pobres empresarios entre la espada y la pared !. Pobre Cataluña arruinada !.

Puntuación 5
#2
forrest gump
A Favor
En Contra

El problema para las empresas es que por congraciarse con tres millones de consumidores pueden perder cuarenta y tres millones

Las empresas hacen números no política, la que entre en política terminara arruinada

Puntuación 5
#3
RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
A Favor
En Contra

Los alimentos catalufos son mucho más caros que los alimentos no catalufos.

Solamente hay que darse cuenta al entrar en cualquiera de estos supermercados "ultrasuperhipercaros":

Bonpreu, BonÀrea, Condis, Sorli, Keisy, Caprabo...

En esos supermercados, los precios están por las nubes. Un pu.to frasco pequeñito de garbanzos te puede costar más de 4 euros. Y el mismo, pero más grande, lo tienes en el Lidl por 0,47 euros (que para mí ya es caro, porque antes estaba a 0,39 euros, pero bueno).

Puntuación 4
#4
Catalufo caro y malo
A Favor
En Contra

#4: Lo catalufo no solo es caro, además es de mala calidad; compara precios en el portal alemán www.violey.com mucho más barato todo y de una calidad sideralmente superior y te lo ponen en casa por DHL sin coste de trasporte a partir de cierto volumen o si no con un coste muy bajo.

Puntuación 0
#5