Política

Barcelona encara una 'batalla' electoral entre Colau, Valls y el independentismo

  • ¿Impulsará al PSC en Barcelonasi la llegada de los socialistas a Moncloa?
Ada Colau. Foto: Efe

La capital catalana fue durante más de tres décadas un feudo socialista, donde los alcaldes del PSC se sucedían sin dejar opción a sus opositores: Narcís Serra, Pasqual Maragall, Joan Clos, Jordi Hereu... La llegada de Xavier Trias (CiU) a la alcaldía terminó con la hegemonía socialista en Barcelona, y su sustitución solo cuatro años después por una nueva coalición de izquierdas liderada por Ada Colau acabó de transformar el panorama. Tras esta evolución, la intersección del procés en la política barcelonesa, la cuestionada gestión de la alcaldesa Colau y la irrupción del exprimer ministro francés Manuel Valls en la contienda auguran una ardua batalla electoral en los próximos comicios municipales de mayo de 2019.

De momento, los últimos sondeos publicados por el propio Ayuntamiento dan como favorita a Colau, con una intención de voto del 16,2 por cien, ligeramente superior a los resultados que obtuvo en 2015, en los que ganó los comicios, pero solo con 11 concejales de 41. Y es que la alcaldesa, al margen de los discutibles resultados de su mandato, es la líder indiscutible de la coalición Barcelona en Comú y el rostro más conocido para los barceloneses, en un reparto de candidatos repleto de caras nuevas, excepto en el caso del PSC, que repetirá alcaldable con Jaume Collboni.

Verso libre

El aterrizaje de Valls en la precampaña municipal de Barcelona provocó a finales de septiembre un terremoto político en la capital catalana. Auspiciado por Ciudadanos, el hispanofrancés demostró desde el primer momento que iba por libre y que quería presentarse con una plataforma cívica transversal, sin las siglas del partido naranja, y con su propio discurso, de orden y claramente constitucionalista, pero con guiños a los sectores catalanistas moderados de la sociedad barcelonesa. Valls identificó rápidamente que Colau era la rival a batir, acusando a la alcaldesa de ser la responsable de la "degradación" que sufre la ciudad, especialmente en cuestión de seguridad. Con todo, el exprimer ministro francés también apuntó contra los partidos independentistas por querer convertir Barcelona en una pieza más en el tablero de juego del procés, consciente de que el soberanismo es otra de las alternativas con posibilidades de éxito, tras sumar casi un 46 por ciento de los sufragios en la capital catalana en las elecciones del 21-D.

Fractura soberanista

No obstante, las fuerzas independentistas han perdido la unidad de acción de la que hicieron gala durante la fase de aceleración del procés, especialmente tras su división sobre la suspensión de los diputados procesados pro rebelión en el Tribunal Supremo. Las divergencias estratégicas entre ERC y el mundo neoconvergente vienen de lejos y se plasmarán en candidaturas separadas en las elecciones de mayo. Por un lado, Esquerra concurrirá con el conseller de Exteriores, Ernest Maragall (hermano del exalcalde olímpico), tras defenestrar a su líder en la ciudad, Alfred Bosch, que además había ganado en marzo las primarias de los republicanos para optar a la alcaldía.

En el caso del PDeCAT puede darse un fenómeno parecido, ya que la actual candidata, Neus Munté, puede verse apartada a pesar de haberse impuesto en las primarias de los demócratas en mayo. El exconseller y miembro de la Crida Nacional de Carles Puigdemont, Ferran Mascarell, también lanzó a finales de aquel mes una propuesta de lista unitaria soberanista, una idea que cuenta con el beneplácito del expresident y del actual jefe del Govern, Joaquim Torra.

¿Efecto Sánchez?

En el campo constitucionalista, son los socialistas quienes más pueden quedar en tierra de nadie en unas elecciones a tres bandas entre Colau, Valls y los soberanistas. Habrá que ver si la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa mejora las expectativas del PSC en la ciudad. También es una incógnita quién presentará el PP como alcaldable, una vez que los populares han descartado unirse a la plataforma de Valls. En las últimas semanas, el nombre de la portavoz de los populares, Dolors Montserrat, ha sonado con fuerza.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Pobres barceloneses si ganara colau
A Favor
En Contra

El problema es que no hay oposicion. Por esto la colau puede no perder.

La gestion de los comunistas es nefasta. Barcelona esta peor que nunca lo han convertido en un estercolero peligroso.

Aunque la tiene mas cocina esta encuesta que master chef

Puntuación 5
#1