Política

Sánchez reconoce ante Merkel que acercar presos de ETA está en la agenda

  • Berlín se compromete a brindar más apoyo a España por la crisis migratoria
Pedro Sánchez y Angela Merkel. Foto: Efe

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró ayer en Berlín que la política penitenciaria de los presos de ETA debe ser revisada, al tiempo que trasladó al presidente de la Generalitat, Quim Torra, su disposición a un diálogo siempre y cuando se haga dentro de los márgenes de la Constitución.

Lo hizo tras su primer encuentro bilateral con Angela Merkel y un día después de su reunión con el lehendakari, Íñigo Urkullu. Sánchez subrayó que ETA ha desaparecido tras ser derrotada y al ser preguntado por el acuerdo que se alcanzó para crear una comisión bilateral sobre el acercamiento, defendió un cambio de la política penitenciaria porque "debemos aproximarnos de otra manera a una realidad que ya es distinta".

Pasar página

Sobre el conflicto catalán, Sánchez instó a Torra a pasar página de lo sucedido en torno a esa jornada después de que el presidente de la Generalitat, defendiera "otro 1 de octubre" para "hacer efectiva" la república catalana. Para ello, Sánchez insistió en que su Gobierno está dispuesto a dialogar y a normalizar las relaciones institucionales con la Generalitat y recordó la reunión que tiene previsto mantener el 9 de julio con Torra. Merkel, en referencia a la situación del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, quien permanece en Alemania a la espera de extradición, se limitó a señalar que todo se está desarrollando según los estándares de un Estado de derecho. Tanto Merkel como Sánchez anunciaron que aspiran a celebrar el año que viene una cumbre bilateral.

Hasta entonces, la crisis migratoria será clave entre ambos países y de ahí que la canciller asegurase al presidente del Gobierno español que Berlín se implicará para que España reciba más apoyo de la UE si prosigue la intensificación en la llegada de inmigrantes a sus costas. Una promesa previa al Consejo Europeo que se celebra esta semana en Bruselas y en el que se prevé que los líderes de la UE lleguen a un acuerdo sobre la forma en que ha de afrontar el problema de la inmigración ilegal.

En esta línea, Merkel apuntó que podría establecerse que cada jefe de Gobierno hable con ciertos Estados de origen, pero "no individualmente", sino "en nombre del resto de colegas". De la misma forma, reiteró su apoyo al acuerdo sobre la reforma de la eurozona al que han llegado Merkel y el presidente francés, Emmanuel Macron y que, según subrayó la canciller, pretende una unión económica y monetaria más fuerte frente a las crisis.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin