Política

Rajoy llama a la calma en torno a Cataluña: "Cada ilegalidad tendrá una respuesta proporcionada y rigurosa"

Rajoy, durante una comparecencia. Foto: EFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, compareció en la noche de este miércoles en el Palacio de La Moncloa para analizar la situación en torno a Cataluña y manifestar la posición del Ejecutivo al respecto.

"España es un Estado democrático y de derecho y tal y como se ha demostrado en los últimos días tiene los mecanismos e instrumentos necesarios para impedir que quienes pretenden infringir las normas básicas puedan hacerlo", comenzó afirmando.

"Hace unos días dije que el Estado de derecho no fallaría y que nadie vacilaría a la hora de cumplir con su deber. Me refería al Gobierno de la nación y a aquellos que garantizan el funcionamiento correcto de nuestras instituciones democráticas", prosiguió.

"Las leyes no son una imposición arbitraria de un poder ajeno a la gente. Nadie puede pretender situarse por encima de ellas y la desobediencia a la ley por parte de un poder público es todo lo contrario a la democracia. Es una imposición, una injusticia y un ataque a la democracia, un acto totalitario", añadió.

Rajoy aseguró que "el referéndum fue aprobado en el Parlament de Cataluña vulnerando las más elementales normas parlamentarias, acallando a la oposición y desoyendo las advertencias", antes de advertir que "es radicalmente antidemocrático, aspira a derogar la Constitución Española y el Estatuto de Cataluña por la puerta de atrás".

El presidente advirtió que "a lo largo de la historia muchos regímenes no democráticos han utilizado el voto para tratar de legitimarse", considerando que "no se puede votar para incumplir la ley, se vota para cambiarla por métodos lícitos".

"Lo que está en juego no es una demanda política, sino el propio fundamento de la democracia", continuó Rajoy, antes de afirmar que "nuestro estado de derecho ha actuado y lo seguirá haciendo" y advertir que "cada ilegalidad tendrá su respuesta firme, proporcionada y rigurosa y el Gobierno velará porque ningún ciudadano resulte perjudicado, porque nadie sufra las consecuencias en su trabajo, su empresa o su vida, la ley les protege y el Estado responderá al ritmo que marque el ordenamiento jurídico".

"La unidad es imprescindible y es el mayor respaldo que podemos guardar a los alcaldes y a los que están siendo insultados, amenazados y acosados", consideró el  mandatario, explicando que "al coaccionarles a ellos se coacciona al conjunto de ciudadanos de Cataluña".

Rajoy quiso advertir "a los responsables" del referéndum "que tendrán que responder de ese alto de deslealtad" y les reclamó "que cesen en sus actuaciones ilegales, que abandonen sus propósitos, saben que este referéndum ya no se va a celebrar", ya que "nunca fue legal ni legítimo y ahora no es más que una quimera imposible".

"Están a tiempo de evitar males mayores. A nadie beneficia esta tensión ni este clima de desobediencia. En democracia siempre hay cauces para defender cualquier posición política. Dejen que los catalanes puedan hacer su vida en paz", solicitó el presidente.

"Garantizo mi determinación de hacer cumplir la ley y aseguro que mi actuación estará guiada en todo momento por la prudencia y la responsabilidad para evitar que la sinrazón de unos pocos la sufran los ciudadanos de Cataluña o el resto de los españoles", concluyó su declaración.

La comparecencia de Rajoy en Moncloa se produjo después de las últimas manifestaciones que convocadas en Cataluña en señal de protesta por los registros y las detenciones (unas 14 personas) producidas este miércoles. Fuentes del Ejecutivo creen que el independentismo intentará agitar la calle estos días y fomentar el victimismo.

Consciente de esa tensión que se va a producir en las calles de Cataluña, el portavoz del Gobierno, Iñigo Méndez de Vigo ha acusado a los independentistas de buscar en las manifestaciones callejeras una "legitimidad que no tienen" y ha subrayado que "nadie" está por encima o al margen de la ley.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud