Política

La Fiscalía vincula a Cospedal con el 'caso Kitchen' por afectarle el "material comprometedor" de Bárcenas

María Dolores de Cospedal junto al expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Foto: Reuters.

La Fiscalía Anticorrupción vincula a la exsecretaria general del PP Dolores de Cospedal y a su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, con la 'operación Kitchen' -el operativo parapolicial que se creó para sustraer documentos al extesorero del partido Luis Bárcenas-- por la "documentación comprometedora" que éste tendría sobre ella.

Así se señala en el informe, de 56 páginas y al que ha tenido acceso Europa Press, que el Ministerio Público ha presentado ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, que investiga la pieza 'Kitchen' dentro del macrosumario por actividades irregulares del comisario jubilado en prisión José Manuel Villarejo.

Su vinculación al caso deriva, según los fiscales, del interés personal que Cospedal tendría en la operación por dos razones: directa como afectada por documentación supuestamente comprometedora para ella misma e indirecta como secretaria general del partido.

El marido de Cospedal habría puesto en contacto a Gómez Gordo con el excomisario Villarejo

Su marido, López del Hierro, aparece en la investigación como la persona que pone en contacto a Andrés Gómez Gordo, responsable de la seguridad de su esposa, con Villarejo, para que éste manipule al chófer de Bárcenas.

Así se refleja en varias conversaciones que mantuvo Villarejo con su socio Adrián de la Joya y el comisario Jose Luis Olivera, incorporada al oficio policial inicial.

De ellas se deriva, además, que dentro de estos "encargos puntuales" que le habría realizado el PP a Villarejo estaría, identificado por el propio comisario, la "supuesta destrucción de ordenadores del Partido Popular", en alusión a los dispositivos de Bárcenas dañados que dieron lugar a una causa judicial.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.