Política

La secretaria judicial del 20-S afirma que no se podía salir de la Conselleria de Economía "sin peligro para la vida"

El exmayor de los Mossos Josep Lluís Trapero, en una sesión del juicio. Foto: EFE

La secretaria judicial que realizó el registro en la Conselleria de Economía el 20 de septiembre de 2017, Montserrat del Toro, aseguró este lunes en el juicio que celebra la Audiencia Nacional contra la cúpula de los Mossos d'Esquadra que pasó miedo durante la jornada de registro y que se vio obligada a salir por la azotea porque "fuera no se podía estar sin peligro para la vida".

La funcionaria, que declaró por videoconferencia y sin que se difundiera su imagen, hizo un relato similar durante el juicio del 'procés' que se desarrolló en el Tribunal Supremo entre febrero y junio de 2019. Volvió a explicar que había un gentío "aplastado contra la puerta" de la consellería que se estaba registrando por orden judicial que hacía imposible la salida por la entrada principal.

Desde el interior del edificio, relató, la imagen "era dantesca, increíble", por lo que llegó a la conclusión de que "no era posible salir de allí, salvo por los aires". Del Toro volvió a explicar en este nuevo juicio relacionado con el 'procés' que se le plantearon tres opciones para salir de la consellería tras terminar el registro.

Así, rechazó salir por la puerta del edificio e ir escoltada hasta una boca de metro: "Yo por la puerta no iba a salir ni sola ni acompañada", aseguró. Tampoco quiso transitar por un pasillo asegurado por los voluntarios de la ANC, ni salir acompañada de Mossos antidisturbios. Más tarde se valoró su posible salida en helicóptero, pero la operación se desechó por la abundancia de antenas en la zona que podía dificultar el aterrizaje de la aeronave.

La secretaria judicial contó, como hizo en el Supremo, que acabó recurriendo al magistrado que había ordenado los registros para pedirle que la sacara de allí. Según ha explicado el juez llamó al mayor Josep Lluís Trapero al que exigió que se sacara a la comitiva judicial en media hora. Trapero le dijo que eso no era posible. Tras analizar la situación, los Mossos le plantearon salir de Economía por la azotea, para pasar al edificio colindante, un teatro del que podría salir mezclada con el público.

Del Toro explicó que su salida fue complicada porque no es una "atleta" y además es "bajita" con lo que tuvo dificultades para saltar el muro que separaba los dos edificios. Los Mossos que la acompañaban, ocho en total, la ayudaron a franquear el obstáculo ofreciéndose "como escalerilla".

Explicó que una vez en el teatro no le quedó más remedio que esperar durante media hora en un camerino porque el propietario del teatro se lo pensó mejor y no quería autorizar su salida. Al final cedió y la letrada abandonó el teatro por la puerta destinada a los actores donde le esperaba un vehículo camuflado de los Mossos.

La funcionaria de justicia denunció a lo largo de su declaración la falta de colaboración de los funcionarios de Economía durante el registro y el hecho de que tras casi 16 horas en el edificio sólo pudieron comer algún producto de las máquinas de vending y "cinco bocadillos" que les llevó una mossa para toda la comitiva judicial.

Tras su declaración está previsto que declaren varios agentes de los Mossos, entre ellos uno que prestó declaración como testigo protegido en un juzgado de Lleida sobre las órdenes que recibió el 1-O, pero cuyo testimonio no fue autorizado en el juico del Tribunal Supremo.

El miércoles y el jueves será el turno del jefe de Información de la Policía en Cataluña, Juan Manuel Quintela, quien en el Supremo sostuvo que el 1-O los Mossos informaron "pormenorizadamente" de los movimientos de los otros cuerpos policiales por orden de sus superiores.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin