País Vasco

Elkargi analiza el sector bancario en el siglo XXI con el economista Prosper Lamothe

Bilbao

Más de 250 representantes del mundo empresarial, financiero e institucional vasco han participado en la conferencia que, bajo el título 'El sector bancario en el siglo XXI: entre la ventanilla y la tablet', ha pronunciado Prosper Lamothe, economista experto en Mercados Bancarios y Financieros, en el transcurso del desayuno-coloquio organizado por Elkargi en el Azkuna Zentroa de Bilbao.

Durante la presentación del acto, Josu Sánchez, presidente de Elkargi, ha puesto en valor la presencia de esta Sociedad de Garantía Recíproca en Bizkaia, territorio en el que desde hace 25 años se dedica a mejorar y optimizar las condiciones y el acceso a la financiación de las pymes, emprendedores y autónomos. A lo largo de su existencia, Elkargi ha formalizado en este territorio 53.700 operaciones de aval, por un importe cercano a los 2.600 millones de euros, y cerca de 5.900 de las 15.500 empresas de su actual base societaria, el 38%, están ubicadas en Bizkaia.

Josu Sánchez ha añadido que, desarrollos tecnológicos, transformación digital, socialización de las comunicaciones y universalización e interconexión de dispositivos informáticos y móviles, han confluido para generar un nuevo escenario, aún en proceso de definición, que, aplicado al mundo de los servicios financieros y bancarios, "está rediseñando una nueva realidad cuyo alcance estamos aún por conocer".

El presidente de Elkargi ha asegurado que "el gran reto es ser capaces de reestructurar el actual modelo que sustenta la actividad de las entidades bancarias, captando de manera paralela la confianza de las nuevas generaciones, y conservando al mismo tiempo la clientela histórica, concentrada en una población mayor de 60 años que representa casi el 80% de la cartera de clientes".

El reto de seducir

Josu Sánchez, que ha destacado que las entidades financieras tienen ante sí el fundamental reto de seducir a nuevos clientes, más jóvenes, que garantizarían el futuro de la gestión privada las mismas. Además ha recordado que "en diez años, la mitad de los propietarios de las nuevas fortunas serán millenials, y precisarán de acompañamiento, formación e información sobre las diferentes alternativas y herramientas financieras de gestión de sus patrimonios".

"Ante este panorama, -ha añadido el Presidente de ELKARGI-, la banca, en cualquiera de sus acepciones, y las sociedades de garantía recíproca,tenemos ante nosotros el múltiple reto de, por una parte, conectar de manera eficaz con esos nuevos colectivos de clientes; por otra, de incorporar a nuestros equipos humanos el talento que sea capaz de dar nuevas respuestas, talento que, sin duda, en muchos casos tendrá que ser también joven; y en último lugar, y no por ello menos importante, deberemos ser capaces de hacer frente y adaptarnos a las directrices cada vez más exigentes del Banco Central Europeo".

Prosper Lamothe, Doctor en Ciencias Económicas y Catedrático de Economía Financiera y Contabilidad por la Universidad Autónoma de Madrid, y consultor de diferentes bancos, ha comenzado su intervención haciendo referencia a que "estamos en una auténtica revolución de lo que hasta ahora era el mundo financiero, más orientado a los productos que a los clientes. En las últimas décadas ha habido desregulación y globalización de los mercados, el cliente ha pasado a ser el centro de atención, y junto a ello se han extendido los servicios multicanal, se ha incrementado de manera sustancial la competencia, han irrumpido en el mercado las compañías de Internet y la tecnología ha adquirido un papel protagonista en el sistema financiero".

Desaparición del dinero en efectivo

Lamothe se ha referido a la irrupción de nuevos hábitos de consumo financiero, con una tendencia a la desaparición del dinero en efectivo y la aparición del dinero electrónico, el surgimiento de plataformas de servicios financieros, el incremento de la banca personalizada y la introducción de las Fintech (empresas que ofrecen servicios financieros basados en innovación tecnológica) procedentes fundamentalmente de China y Estados Unidos.

Junto a ello, ha destacado que los jóvenes no utilizan los servicios bancarios tradicionales, y que "con los milleanials, la banca comercial está muerta". Además, ha recordado que el 80% de las personas nacidas entre 1980 y 2000 no pisará nunca una entidad bancaria, y que en estos momentos el 25% de la población mundial está conectada vía online a los servicios financieros.

Refiriéndose a la situación en España, Prosper Lamothe ha insistido en el fuerte incremento del comercio por Internet que se producirá en los próximos años. Ha destacado la creciente presencia de Fintech españolas, que en estos momentos son más de 300, ocupando el sexto lugar del mundo, con una facturación de 100 millones de dólares y 3.500 trabajadores. El 55% de esas compañías tiene menos de 16 empleados.

Gran futuro para el blockchain  

Prosper Lamothe se ha referido también al blockchain y la moneda virtual Bitcoin, y se ha preguntado si esta es una nueva gran burbuja, como la de los bulbos de tulipán en la Holanda del siglo XVII. Sin embargo, a su juicio, "los bancos no pueden estar al margen de las criptomonedas, que va a amenazar de manera directa a la banca de inversión. Cada vez hablaremos menos de criptomonedas y más de criptoactivos". En su opinión el blockchain tiene un gran futuro en el campo contractual y en la formalización de operaciones y transacciones comerciales, lo que puede tener un gran efecto en los servicios de notaría y registro, al tiempo que ha destacado la importancia de la ciberseguridad.

Por último, ha hablado de los retos estratégicos de la banca, entre los que ha destacado tres: el Big Data, "el petróleo del siglo XXI", la Excelencia y el Social Banking, o el empleo de las redes sociales para la actividad financiera. A su juicio, "van a venir nuevas olas de fusiones y adquisiciones en la banca, no sólo entre entidades del mismo país, también en el ámbito europeo. Europa precisa tener grandes bancos".

En su opinión, "con los actuales márgenes operativos las comisiones de la banca tienen que subir, hay que cobrar por los servicios", y aunque ha previsto reducciones generales de oficinas bancarias en los próximos años, ha concluido constatando que "la banca y los servicios financieros tienen un futuro esplendoroso, pero con otro formato".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.