País Vasco

La empresa familiar pierde peso en el PIB vasco y baja hasta el 45%

Foto: Archivo

Las empresas familiares son sin duda un elemento vertebrador fundamental de la economía vasca y que en la actualidad afrontan muchos retos: tamaño, profesionalización, internacionalización, etc. Hace diez años, antes de la crisis, este tipo de empresas suponían más del 60% del PIB vasco, ahora son el 45%, pero han mantenido más el empleo, según los datos de la Cátedra de Empresa Familiar de la UPV que al mismo tiempo constata una mayor profesionalización de estas compañías. | >Más noticias en la revista digital gratuita elEconomista País Vasco.

El principal reto de las empresas familiares sigue siendo el relevo generacional, ya que solamente el 30% consigue pasar a segunda generación y el paso a la tercera generación queda limitado a un 10% de las empresas.

Estos índices del paso generacional no significan que las otras empresas cierren, muchas son vendidas o, en otros casos, asumidas por sus trabajadores. Aunque es cierto que algunas cierran al quedarse sin sucesores del negocio.

Ante la falta de estudios que permitieran disponer de datos específicos de la empresa familiar en el País Vasco, que después permitieran diseñar estrategias para respaldar a estas compañías, en diciembre de 2007 la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) y la Diputación Foral de Bizkaia decidieron crear la Cátedra de Empresa Familiar, cuyo primer coordinador fue Arturo Rodríguez y ahora es Txomin Iturralde.

Alrededor de la Cátedra se creó una alianza con la patronal vizcaína Cebek y con la Cámara de Comercio de Bilbao, por la cual llevan casi una década organizando numerosos talleres y seminarios dirigidos específicamente a las empresas familiares, a sus actuales gestores y a las personas que asumirán el relevo generacional. Uno de los hitos más importantes de la Cátedra de Empresa Familiar ha sido la elaboración del estudio "La importancia de la empresa familiar en el País Vasco", que ha contado con el apoyo de la Diputación y la colaboración de la Asociación de Empresa Familiar de Euskadi (Aefame), constituida en 2015.

Menor productividad

Este estudio indica que en Euskadi hay unas 42.557 empresas familiares, englobando por tales a las empresas que se ajustan a la definición europea IEF, que implica una facturación mínima de 2 millones de euros al año o bien que dispongan de una plantilla de diez o más empleados (las de menor tamaño se relaciona más con el trabajador autónomo). Este contexto, el 84,4% del tejido empresarial vasco son sociedades de capital y gestión familiar.

Como se ha indicado, uno de los datos comparativos del estudio evidencia que mientras en 2007, antes de la gran crisis económica, se estimaba que la empresa familiar representaba entre un 60 y un 70% del PIB vasco, ahora este peso se reduce al 45%.

En cambio, en materia de personal, las empresas familiares confirman la tendencia de que mantienen más el empleo y se constata como siguen generando el 55% del empleo total vasco.

Atendiendo al tamaño empresarial, solo el 4% de las firmas vascas que tienen más de cien trabajadores son familiares.

Sin embargo, llama la atención la constatación de que la productividad de estas empresas es actualmente un 40% inferior a otro tipo de sociedades.

En este contexto, Txomin Iturralde, director de la Cátedra de Empresa Familiar de la UPV-EHU apuesta por que las pymes familiares adquieran mayor dimensión, apuesten por la "la innovación digital", tanto en su vertiente industrial como tecnológica para mejorar su competitividad y rentabilidad, así como a la necesidad de que se internacionalicen para diversificar sus mercados.

En este sentido, los sectores con mayor presencia de empresa familiar son Comercio, Construcción y Manufactura.

Empresas y sagas de éxito

Entre las sagas familiares vascas que han logrado consolidar grupos de éxito se encuentran la ingeniería Sener; o grupos del sector eléctrico Arteche, Ormazabal o Ingeteam. También hay empresas muy dinámicas e innovadoras como Ega Master en herramientas de mano; proveedores 'offshore' como Navacel; o empresas con más de más de 150 años como la conservera Yurrita; o tres generaciones implicadas en la compañías como Autocares Aizpurua. Por el lado de empresas que siguen siendo líderes, pero sin ser ya firmas familiares, están Orbea, Izar Tools, etc.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin