País Vasco

Pkf attest acompaña a las empresas en el acceso al fonrec

  • El objetivo del Fondo de Recapitalización de Empresas afectadas por el Covid (FONREC), gestionado por Cofides, es evitar la destrucción del empleo y del tejido productivo a nivel nacional y regional.
Jaime Rodríguez Petralanda, socio en PKF Attest

El pasado 7 de diciembre de 2021, el Consejo de Ministros aprobó una serie de modificaciones que afectan a la normativa del Fondo de Recapitalización de empresas afectadas por la Covid-19 (FONREC). Estas modificaciones responden a la constatación de la existencia de numerosas situaciones de empresas que, atravesando dificultades directa o indirectamente atribuibles a la pandemia, no cualificaban conforme a los criterios establecidos en la creación del Fondo.

Las modificaciones más importantes son:

-Se rebaja a 10 millones de euros el importe mínimo de facturación de las empresas que pueden optar a este fondo, frente a los 15 millones anteriores. El rango de facturación es por ello de entre 10 y 400 millones de euros.

-Podrán acceder al Fondo de Cofides aquellas empresas de facturación superior a 400 millones de euros, que no alcanzaban el importe de ayudas mínimo previsto en este Fondo.

-La nueva horquilla de ayudas del Fondo se sitúa entre 2,5 y 25 millones.

-Se elimina el requisito de caída del 20% de la facturación de 2020 con respecto a 2019.

-Se permite la justificación del deterioro de la estructura de capital (Patrimonio Neto/Deuda Financiera neta) en base a la comparación del cierre de 2021 contra 2019.

-Se acepta como beneficiarias del Fondo a aquellas empresas consideradas en crisis al cierre de 2019, siempre que en el momento de solicitar la ayuda al Fondo, hubieran revertido esta situación.

-El importe máximo de ayuda del Fondo será el más favorable de: (i) el doble de los costes salariales anuales del beneficiario a 2019 o el último año disponible, (ii) el 25% del volumen de negocios total de 2019. A los efectos de este último cálculo, los préstamos ICO COVID que las empresas hubiesen solicitado se computan también como deuda ordinaria con ayuda estatal.

Empresas viables

Estas modificaciones se aplican al Fondo de Recapitalización de empresas afectadas por la COVID-19 creado en marzo de 2021, cuya gestión se encomendó a la sociedad mercantil público-privada Cofides. Se trata de una herramienta orientada a empresas de tamaño mediano de cualquier sector que, gozando de viabilidad antes de la Covid-19 y, que teniéndola a medio y largo plazo, se vieron fuertemente afectadas por los efectos de la pandemia.

Este mecanismo cuenta con una dotación total de 1.000 millones y viene regulado por el Marco Temporal europeo y nacional relativo a las medidas de ayuda estatal destinadas a respaldar la economía en el contexto de la Covid-19.

Cofides actuará con instrumentos de capital o híbridos (como préstamos participativos), que deberán amortizarse en un plazo máximo de 8 años y con préstamos ordinarios, que deberán amortizarse en un máximo de 6 años. Los instrumentos de capital no pueden suponer una mejora de la estructura de capital de cierre de 2019, entendida ésta como la ratio Patrimonio Neto/Deuda Financiera Neta. 

Un efecto retardado, que se producirá a lo largo de 2022, es el fin del periodo de carencia máxima de los 140.000 millones de préstamos bancarios avalados por ICO. El servicio de la deuda de estos préstamos va a superar muy probablemente la capacidad de generación de caja de muchas empresas, especialmente aquellas que los solicitaron en 2020, para cubrir las fuertes pérdidas que estaban sufriendo.

La prórroga de seis meses concedida el pasado mes de noviembre por la Comisión Europea(del 31 de diciembre de 2021 al 30 de junio de 2022) aporta un balón de oxígeno, aunque quizás insuficiente, para que las empresas puedan consumir parte de esos fondos necesarios para su recuperación y continuidad.

La flexibilización de las exigencias para acceder al fondo beneficiará no solo a las nuevas solicitudes que se realicen, sino a las solicitudes ya presentadas por empresas que, siguiendo los criterios anteriores, no pudieron acceder a la financiación. El objetivo final de estos cambios anunciados, ampliación del plazo y flexibilización de las condiciones, es apoyar y dar financiación al mayor número de empresas que se hayan visto afectadas por la pandemia. 

"La contribución de PKF Attest es ayudar a las empresas a conocer si cumplen con los criterios de acceso y, adicionalmente, acompañarles en el acceso al Fondo para que puedan volver a la senda del beneficio y de la rentabilidad", explica Jaime Rodríguez Petralanda, socio de Corporate Finance en PKF Attest.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin