País Vasco

Maier y Cikautxo invierten en la tecnología del vehículo del futuro

  • Las cooperativas del Grupo Mondragón se refuerzan en ingeniería avanzada
Visita institucional a las instalaciones de Cikautxo en Berriatua (Vizcaya). IREKIA
Bilbao

Las cooperativas del Grupo Modragón, Maier y Cikautxo, realizan inversiones tecnológicas en torno al vehículo del futuro: autónomo, conectado, electrificado o en torno al hidrógeno.

El sector de automoción tiene un peso relevante en el PIB de Euskadi, representa en torno a un 30%, y es una de las comunidades autónomas con mayor concentración de empresas fabricantes de componentes automovilísticos.

Su facturación cayó un 18,5% en 2020 hasta los 16.605 millones, pero el ejercicio prepandemia tuvo un negocio récord de 20.400 millones y las previsiones apuntan a un crecimiento del 9% este 2021, con recuperación de cifras pre-Covid para 2023. En empleos supone más de 120.000 trabajadores a nivel global, 39.255 en País Vasco.

Con estas perspectivas y la relevancia que el sector tendrá en la transformación de la movilidad y en los proyectos estratégicos de los fondos Next Generation UE, empresas como Maier y Cikautxo, pertenecientes a la Corporación Mondragón, han presentado sus apuestas de futuro.

Inversión de seis millones

Maier ha inaugurado un nuevo laboratorio de ingeniería avanzada en la localidad vizcaína de Ajangiz (Gernika), donde tiene su sede. Destinará una inversión de seis millones de euros en el centro tecnológico y empleará a 50 profesionales "de alta cualificación en la investigación, desarrollo e innovación de productos para el automóvil del futuro", según fuentes de la cooperativa vasca.

La empresa fabrica piezas para el interior y el exterior de los vehículos, con base de plástico, donde la decoración (pintura, cromado y termograbado) son fundamentales.

Con su nuevo laboratorio de ingeniería avanzada, Maier quiere sumar diseño e innovación en sus productos estéticos, especialmente en electrónica, óptica e iluminación y fabricación avanzada.

Entre sus productos destacan las rejillas frontales, los componentes del módulo frontal y del módulo trasero, los subconjuntos del portón trasero y las rejillas de entrada de aire. "Todas estas piezas están en profunda transformación por las exigencias del futuro automóvil conectado, autónomo, compartido y electrificado", explicaron los responsables de Maier. "Este laboratorio de ingeniería avanzada es la primera fase de un ambicioso proyecto de transformación del grupo", aseguraron.

Además de las instalaciones de Ajangiz, la cooperativa cuenta con plantas productivas en Europa, India, China y México y suma más de 3.000 personas empleadas en todo el mundo. Maier tiene el 70% de la facturación en el mercado de venta internacional, sobre un negocio superior a los 300 millones.

Cinco décadas

Por su parte, Cikautxo, cooperativa especializada en el desarrollo y producción de componentes en caucho y plástico para diversas aplicaciones, ha celebrado su 50 aniversario, momento que ha aprovechado para mostrar las tecnologías de última generación que aplica en su actividad.

Con un alto nivel de innovación, Cikautxo dispone de unas instalaciones tecnológicamente avanzadas, entre las que se incluye su propio centro tecnológico, Cikatek, donde trabaja en nuevas propuestas de futuro, con los vehículos eléctricos o de hidrógeno en el horizonte.

Según la compañía, ya está preparada afrontar el reto del coche eléctrico, tras realizar inversiones.

Su producción está dirigida, sobre todo, a los sectores de automoción, electrodoméstico, médico y materiales elastómeros, y exporta el 100%. Cuenta con presencia en España, República Checa, Eslovaquia, Rumanía, USA, México, China e India. Su equipo humano supera las 2.500 personas y factura 240 millones de euros.

Entre sus clientes están las principales marcas automovilísticas y también multinacionales como Miele, BSH y Electrolux en el ámbito de los electrodomésticos.

Ambas compañías contaron con la visita del lehendakari del Gobierno vasco, Iñigo Urkullu, a sus instalaciones, quien agradeció el compromiso que representa esta "inversión de futuro en estos tiempos de pandemia".

Sobre Maier, puso en valor la capacidad de adaptación que ha mostrado la cooperativa en los peores momentos de la pandemia, afrontando la fabricación de viseras protectoras frente al Covid. "Maier representa un modelo de referencia para la industria vasca, es una de las multinacionales vascas que señala el camino a seguir", apuntó Urkullu. Respecto de Cikautxo destacó el alto componente tecnológico y su compromiso con el medio ambiente, la sociedad y el entorno.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.