Opinión

Deberíamos suplicar a Google que nos cobre por usar la IA

Cada pregunta costará unos céntimos. Podríamos tener que pagar más por respuestas más largas y detalladas. O podría haber una opción de suscripción mensual, que cubriera todo lo que quisieras saber. Queda por ver si Google introduce tarifas para sus productos de Inteligencia Artificial y, si lo hace, si los otros gigantes emergentes de la tecnología siguen su ejemplo. Sin embargo, hay algo que debe quedar absolutamente claro. Como consumidores, deberíamos suplicar a Google que nos haga pagar. Para empezar, lo gratis está muy bien. Pero también significa que todo está impulsado por la publicidad hasta que se vuelve inutilizable. La IA de pago será mucho mejor y mucho más útil a largo plazo, y los clientes saldrán ganando.

Podría ser el mayor cambio de estrategia en los 25 años de historia de la empresa. Según los informes de esta semana, Alphabet, como se llama ahora el propietario del imperio de búsqueda de Google, está sopesando si poner sus funciones de búsqueda basadas en IA detrás de un muro de pago, obligando a los consumidores a pagar para utilizarlas, o si mantenerlas completamente gratuitas, como lo son actualmente su función de búsqueda básica, el servidor de correo electrónico, los mapas y todos los demás servicios que ofrece. Otros servicios de IA se enfrentan a un dilema similar. ChatGPT, líder del mercado con diferencia, tiene una versión gratuita y un modelo de pago ligeramente superior, y la mayoría de las demás herramientas de IA están optando por algo similar.

No es difícil entender por qué es una decisión tan difícil para Google. Al fin y al cabo, regalar cosas ha funcionado de maravilla para la empresa. Ha creado un negocio valorado en la asombrosa cifra de 1,8 billones de dólares. Sus ingresos publicitarios ascienden a 175.000 millones de dólares al año, procedentes en su mayor parte de su motor de búsqueda y otros productos relacionados. Ha sido una fórmula ganadora, y será muy difícil que cambie ahora. Frente a ella, sin embargo, la IA plantea dos grandes retos. Es posible que poco a poco todos dejemos de buscar información y productos en Internet y nos limitemos a pedirle a un chatbot inteligente que lo haga por nosotros. Si eso ocurre, sus anuncios de búsqueda serán cada vez menos valiosos. Peor aún, la IA utiliza tanta potencia de servidor y chips tan sofisticados que su funcionamiento es mucho más caro que el de las páginas web tradicionales. Atrapado entre estas dos fuerzas, Google podría ver cómo sus beneficios empiezan a reducirse.

Pronto sabremos qué decide la empresa. Sin embargo, una cosa está clara. Como consumidores, deberíamos rogar a los gigantes de Internet que nos cobren por la IA. Por supuesto, a todos nos gusta recibir algo a cambio de nada. La explosión de los servicios web en los últimos veinte años significa que todos obtenemos toda una gama de productos increíblemente sofisticados a cambio de nada. Podemos buscar lo que queramos, enviar correos electrónicos a todo el mundo, encontrar cualquier cosa en los mapas, chatear con amigos y familiares en las redes sociales y almacenar nuestras fotos para siempre, y aparte de una conexión de banda ancha no nos cuesta nada en absoluto. En cierto modo, es un gran negocio.

El problema es que todo se financia con publicidad. Con el tiempo, las búsquedas se volvieron cada vez más inútiles, ya que las respuestas a cualquier pregunta estaban dominadas por los "resultados patrocinados". Los sistemas de correo se llenaron de mensajes de empresas, y los mapas se vieron dominados por empujones hacia una tienda u otra. Mientras tanto, todo lo que decíamos en las redes sociales se empaquetaba y se vendía como una mercancía con la que comerciaban los vendedores. La lista es interminable. Como dijo una vez un antiguo diseñador web, irónicamente de Google, "si no pagas por el producto, entonces tú eres el producto".

No es difícil ver cómo la Inteligencia Artificial podría seguir muy rápidamente el mismo camino. Los chatbots empezarán a lanzar casualmente recomendaciones de productos en cada conversación. Sugerirán diferentes tiendas o restaurantes que quizá quieras visitar. Poco a poco, cada pregunta se convertirá en una lista de cosas que podrías querer comprar. Lo peor de todo es que pueden empezar a hacernos sentir culpables para que "donemos" cada vez que nos conectamos, como Wikipedia o incluso The Guardian. Y luego, por supuesto, guardarán un registro de cada conversación y pregunta, analizarán tus respuestas y venderán los datos para sacarte más ingresos. Esto es lo que los gigantes tecnológicos como Google y Meta, propietaria de Facebook, Instagram y Whatsapp, hicieron con gran éxito con la primera versión de Internet, y será muy tentador para ellos repetir el truco de nuevo con la IA. Al fin y al cabo, si lo hacen bien podrían obtener ingresos aún más multimillonarios.

Y, sin embargo, sería mucho mejor para nosotros pagar una pequeña suscripción mensual y obtener un producto mejor. Si no lo hacemos, la IA seguirá el mismo camino que el resto de Internet y todos acabaremos siendo el "producto". El funcionamiento de los chatbots inteligentes es caro. Se calcula que el funcionamiento de ChatGPT cuesta ya 700.000 dólares al día, y eso antes de añadir todos los costes de desarrollo. A medida que los sistemas de IA empiecen a pagar por el "contenido", como debe ser, y a medida que se vuelvan más rápidos e inteligentes, como así será, van a costar cada vez más. En realidad, fue un error hacer que todo fuera gratis la primera vez, y no tiene sentido repetir ese error de nuevo. Sería mucho mejor que todos cobráramos unos cuantos dólares, euros o libras cada mes, que el producto fuera cada vez mejor y, sobre todo, que no estuviera saturado de publicidad. Es cierto que, para empezar, podemos ser reacios a pagar. Nos hemos acostumbrado a que todo lo digital sea gratis. Pero, dado el potencial de la tecnología, es calderilla. En realidad, deberíamos suplicar a Google, y al resto de gigantes de la IA, que nos cobraran. A la larga nos irá mucho mejor.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud