Opinión

Perjuicio para el accionista minoritario

EP

Iberdrola y Telefónica coinciden al anunciar la exclusión de filiales en el extranjero. En el caso de la teleco será su empresa en Alemania la que dejará la bolsa, tras la inversión de 395 millones de la matriz para adquirir el 5,65% del capital que aún cotiza. En cuanto a la eléctrica, utilizará 2.280 millones de los 5.713 millones recibidos por la venta de su negocio en México para adquirir el 18,4% de su filial estadounidense Avangrid, y sacarla del parqué. La decisión de las dos multinacionales es comprensible ya que les generará jugosos beneficios en ambos casos. Ahora bien, este tipo de operaciones suele perjudicar a los minoritarios, aunque en esta ocasión los afectados serán escasos, por la coincidencia de partícipes entre las filiales y la matriz central.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud