Opinión

La revolución robótica se cae por su propio peso

Foto: dreamstime

El pasado agosto fue aleccionador para los evangelistas de la industria robótica. Se podría pensar que San Francisco ya tiene suficientes problemas con los vagabundos y la delincuencia callejera, pero ahora ha añadido los excéntricos taxis sin conductor a su lista de retos. Pocos días después de que Cruise, la unidad de General Motors, recibiera permiso para operar una flota de taxis totalmente controlados por ordenador, hubo que reducir a la mitad el número de los que circulaban por las calles después de que provocaran el caos. Uno de ellos chocó contra un camión de bomberos, mientras que otro completamente vacío colisionó con otro vehículo. No fue el debut tranquilo que la empresa esperaba, ni parece probable que anime a otras ciudades a dejar que Cruise, o rivales como Waymo de Google, anden sueltos por sus calles.

A este lado del Atlántico, Karakuri, la start-up de cocineros robóticos que atrajo millones de Ocado, así como del Fondo Futuro del Gobierno, ha sido declarada en quiebra. Los 4 millones de libras que Ocado pagó por una participación del 20 por ciento han desaparecido en gran parte, al igual que la mayor parte del resto de la inversión, y los activos restantes se han vendido por sólo 350.000 libras. Sus elegantes máquinas, diseñadas para preparar sushi entre una amplia gama de comidas, sustituyendo a los cocineros tradicionales, tuvieron dificultades para encontrar un lugar rentable en el mercado. Del mismo modo, Creator, una empresa estadounidense que estaba construyendo una hamburguesería totalmente robotizada, cerró en marzo.

Mientras tanto, hay pocos indicios de que los robots vayan a conquistar el mundo. Aún somos pocos los que tenemos robots aspiradores, y aunque hay muchos cortacéspedes controlados por ordenador en el mercado, la mayoría seguimos empujando a mano los tradicionales. Aparte de algunos ensayos, la mayoría de nuestros paquetes de Amazon siguen siendo entregados por una forma de vida basada en el carbono, y compramos cosas a dependientes humanos en lugar de a los electrónicos. La automatización ha tenido cierto impacto en la vida cotidiana. Los autoscanners suelen ser ahora la forma más rápida de hacer la compra, y los chatbots responden a preguntas sencillas si se va a contratar una nueva póliza de seguros. Sin embargo, llama la atención la escasa repercusión de la robótica hasta la fecha y el hecho de que muchas de las empresas emergentes, en su día prometedoras, se estén quedando en el camino.

Y ello a pesar de las enormes cantidades de inversión. En 2021, la industria de capital riesgo invirtió 17.000 millones de dólares en el sector, y casi la misma cantidad el año pasado. Las grandes empresas han invertido aún más. Y debería haber mucha demanda. Todos somos conscientes de la escasez de mano de obra en el Reino Unido, pero es igual de grave en Alemania, Estados Unidos y muchas otras economías desarrolladas. En sectores como la hostelería y la logística, las empresas se quejan sin cesar de que no encuentran personal suficiente. Si pudieran conseguir un robot que hiciera el trabajo por ellos, se podría pensar que estarían haciendo cola alrededor de la manzana. Aun así, no hay mucho que mostrar por toda esa inversión. En realidad, hay tres grandes retos.

En primer lugar, la tecnología no suele ser lo bastante buena. Una cosa es construir un pitch deck que convenza a las empresas de capital riesgo para invertir, y maquetar un prototipo que complete algunas tareas sencillas en el laboratorio. Otra muy distinta es fabricar un producto acabado que pueda producirse en serie. Hasta ahora hay muy pocos indicios de que muchas de las nuevas empresas de robótica hayan conseguido sacar sus productos del proceso de desarrollo y llevarlos al mundo real.

Nadie quiere un taxi sin conductor que no le lleve al destino correcto o pueda chocar por el camino

En segundo lugar, el coste suele ser demasiado elevado. Por poner un ejemplo, ya hay bastantes camareros robot entre los que elegir, y puede que alguno incluso haga un martini bastante decente. Pero una rápida búsqueda en Internet revela que suelen costar entre 100.000 y 130.000 libras cada uno. Y eso es mucho. Lo mismo suele ocurrir con los robots cocineros, camareras o personal de facturación. El hecho es que los robots suelen diseñarse para sustituir a trabajadores con escasa cualificación que, obviamente, se encuentran en el extremo más barato del mercado laboral. Es difícil justificar el pago de 100.000 libras por un robot camarero cuando se puede contratar a uno de verdad por 25.000 libras al año. Sin duda, con mayores volúmenes y series de producción más largas, el coste de muchos robots puede empezar a bajar, pero los precios tendrán que bajar drásticamente antes de que sean realmente una propuesta comercialmente viable. Las empresas no sustituirán a las personas por máquinas hasta que les compense hacerlo.

Por último, las tareas para las que podrían utilizarse los robots exigen niveles de perfección que aún no pueden alcanzar. Nadie quiere un taxi sin conductor que sólo le lleve al destino correcto el 80% de las veces y que pueda chocar por el camino. La mayoría de nosotros decidiríamos ir andando. Y aunque no importe demasiado que un robot camarero ponga demasiado vermut en un Manhattan, no estará del todo bien. Un robot tiene que funcionar a la perfección en todo momento, y muy pocos de los productos que hay en el mercado hasta ahora han conseguido algo parecido.

No cabe duda de que los robots se harán un hueco en la economía. Hay ciertas tareas en las que pueden imitar muy bien a los trabajadores humanos y ofrecer un producto mejor a menor coste. Sin embargo, siguen siendo más útiles en fábricas donde la tarea puede diseñarse en torno a la máquina y no tienen que reproducir las complejidades del trabajo humano. En el mundo real, de momento son bastante inútiles, y no parece que eso vaya a cambiar pronto.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud