Opinión

La ingobernable rebaja de la calificación crediticia de Francia es solo el principio de la crisis de deuda

  • Toda Europa se enfrenta a una posible crisis de deuda tras años de despilfarro
  • Macron ya no tiene ningún plan creíble para reducir la deuda, ni ningún posible sucesor
El presidente francés, Emmanuel Macron

Los vuelos fueron cancelados mientras los controladores aéreos se ausentaban del trabajo. Muchos trenes no circulaban. Los contenedores seguían sin vaciarse y las calles se llenaron de manifestantes. El pasado lunes, día del trabajo en Francia, las protestas contra los pequeños retoques del presidente Macron a las normas sobre pensiones no fueron tan violentas como algunos de los disturbios que se produjeron en el punto álgido de la crisis. Pero la oposición sigue siendo tan potente como siempre.

Sin embargo, ese no es ni mucho menos el peor de los retos de Macron. La semana pasada, la agencia de calificación Fitch rebajó la calificación de la deuda francesa, la primera gran rebaja de una economía desarrollada en años. Y eso es sólo el principio. Francia se encuentra ahora atrapada en un círculo vicioso, en el que incluso reformas perfectamente sensatas desencadenan una oleada de protestas, lo que obliga a nuevas rebajas de la calificación a medida que se hace evidente la imposibilidad del cambio, aumentando el coste de todo el dinero que el Estado tiene que seguir pidiendo prestado. Sólo hay un punto final probable. Una crisis de la deuda soberana en toda regla, con París como centro de la tormenta.

En Francia, el 1 de mayo siempre está marcado por manifestaciones sindicales. Pero este año han tenido una potencia adicional. La determinación del presidente Macron de imponer una reforma del costoso sistema de pensiones del país sin la aprobación del Parlamento ha provocado el peor estallido de descontento social en años. Es cierto que la reforma en sí es bastante menor, y que debería haberse hecho hace mucho tiempo, ya que eleva la edad de jubilación a 64 años durante varios años, una edad mucho más baja que la mayoría de las otras grandes economías. Pero sigue siendo totalmente inaceptable para la opinión pública francesa. Es posible que Macron pueda forzar su aprobación y sobrevivir en el cargo hasta el final de su mandato. El problema es que es poco probable que pueda hacer más cambios, y nadie puede argumentar seriamente que los ajustes al sistema de pensiones son algo más que un pequeño paso hacia la modernización de la economía francesa.

Por si fuera poco, los inversores mundiales han empezado a darse cuenta de que Francia se está volviendo ingobernable.

Hace dos semanas, Fitch rebajó la calificación de la deuda del país a 'AA-minus', la última de una dolorosa serie de rebajas desde que perdió su estatus de Triple A en 2012. "El estancamiento político y los movimientos sociales (a veces violentos) suponen un riesgo para la agenda reformista de Macron y podrían crear presiones para una política fiscal más expansiva o una reversión de las reformas anteriores", señaló secamente la agencia, añadiendo que sus "métricas fiscales son más débiles que las de sus pares''. Sería difícil no estar de acuerdo con este sombrío veredicto. Mientras otros países, como el Reino Unido, se acercan poco a poco al equilibrio presupuestario, se espera que el déficit de Francia se mantenga en el 5 % del PIB este año, y muestra pocos signos de reducirse pronto.

En realidad, las cifras de la deuda francesa son aterradoras. La deuda total del Estado asciende a 112 puntos porcentuales del PIB, muy por encima de los 100 puntos porcentuales del Reino Unido o los 66 puntos porcentuales de Alemania, y aumenta cada año que pasa. Su deuda pública ha superado a la de Italia, en términos absolutos, si no en porcentaje del PIB, y ahora es el tercer país más endeudado del mundo después de Estados Unidos y Japón, ambos mucho más grandes.

De hecho, según cifras del Banco de Francia, este país representa por sí solo el 8,1% de la deuda mundial, sólo superado por Estados Unidos y casi el doble que Japón. Todo ese endeudamiento se utiliza principalmente para sostener un Estado financiado a manos llenas que representa ya el 55% de la economía, aplastando la vida de las empresas privadas. Es cierto que tiene algunas empresas excepcionales, como el imperio del lujo LVMH, que recientemente se ha convertido en la primera megacapitalización europea de 500.000 millones de dólares, pero si se excluyen las casas de moda, apenas quedan grandes industrias de importancia mundial. Y cuenta con excelentes infraestructuras. Pero lleva más de una década aprovechándose de estos activos sin generar un verdadero crecimiento. Macron hizo algunas reformas útiles en su primer mandato, especialmente para las empresas más pequeñas y tecnológicas, y eso ha ayudado a reducir el desempleo de forma significativa. Pero las mejoras en su competitividad han sido marginales en el mejor de los casos, e irrelevantes en el peor. Francia sigue sin tener una industria tecnológica significativa, su déficit comercial no deja de aumentar y su tasa de paro sigue estancada en un nivel muy superior al de la mayoría de sus rivales.

Macron ya no tiene ningún plan creíble para reducir la deuda y tampoco lo tiene ninguno de sus posibles sucesores. E incluso pequeños retoques para reducir el gasto, como la reforma de las pensiones, son prácticamente imposibles. Los inversores han empezado a darse cuenta. El rendimiento del bono francés a 10 años no ha dejado de subir en el último año, pasando de menos de 1,5 puntos porcentuales a cerca de 3 puntos porcentuales. Esto encarece el endeudamiento y el pago de los intereses de la deuda acumulada. Es cierto que los tipos de interés han subido en todo el mundo desarrollado, pero el diferencial con los tipos alemanes -un indicador clave de la imagen de Francia en los mercados- no ha dejado de aumentar.

Toda Europa -incluido, por supuesto, el Reino Unido- se enfrenta a una posible crisis de deuda. Todas las grandes economías se han acostumbrado a vivir por encima de sus posibilidades, y la pandemia del Covid-19 no ha hecho sino empeorar la situación. Las economías aletargadas son incapaces de generar el crecimiento necesario para sostener unos sistemas de bienestar hinchados. Pero ahora mismo Francia es el país con más probabilidades de encontrarse en el centro de la tormenta. Fitch se ha dado cuenta de que la reforma está atascada y ha advertido a sus clientes de que la deuda parece cada vez menos sostenible cada año que pasa. Los manifestantes que ayer volvieron a salir a la calle lo ignorarán inevitablemente. Pero los mercados no lo ignorarán para siempre. En algún momento se producirá una crisis de confianza, y cuando llegue será rápida, brutal e imposible de controlar. Esta rebaja no será más que el principio de muchas, hasta que por fin alguien encuentre la manera de volver a equilibrar las cuentas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud