Opinión

El colapso económico ruso está cerca

. iStock
Madridicon-related

La demanda de su petróleo y gas se ha visto asfixiada. Las sanciones empiezan a hacer mella. Los costes de una guerra que el Kremlin esperaba que acabara en cuestión de semanas están aumentando de forma descontrolada, y el Estado tiene que recurrir cada vez más a préstamos para seguir adelante. Incluso aliados del régimen como el multimillonario Oleg Deripaska advierten ahora de que Rusia está a punto de quedarse sin dinero. Vladimir Putin ignoró casi todas las lecciones de la historia cuando invadió Ucrania hace poco más de un año. Pero la que más le perseguirá es ésta. Las guerras de desgaste son brutalmente caras, y suele ganarlas quien tiene los bolsillos más llenos y la capacidad productiva para mantener la lucha durante más tiempo. Un punto ya está claro. Esa no va a ser Rusia.

En realidad, el colapso económico total de Rusia no está lejos, y ocurrirá mucho más rápido de lo que nadie cree. Cuando ocurra, Occidente tiene que estar preparado. La última vez, cuando la Unión Soviética se desmoronó en 1991, la liamos parda. Dejamos que la economía se hundiera, los oligarcas se hicieron con el control y acabamos con un Estado corrupto y gansteril empeñado en restablecer su imperio. Esta vez tenemos que asegurarnos de apoyar la economía y centrarnos en fomentar las pequeñas empresas, los emprendedores y los mercados competitivos para crear un Estado liberal y democrático. Si no lo hacemos, volveremos al punto de partida.

Ha llevado más tiempo de lo que se pensaba, pero la presión económica sobre el Kremlin está empezando a surtir efecto. Es cierto que el año pasado el país se libró de una contracción del PIB bastante modesta, del 2,2%, al menos si se creen las cifras oficiales. Este año, sin embargo, va a ser mucho peor. Se calcula que la producción cayó entre un 6% y un 7% en el último trimestre del año, y el declive se habrá acelerado desde entonces. Europa, incluido el Reino Unido, ha conseguido desprenderse del petróleo y el gas rusos, su principal cliente, mucho antes de lo previsto. El G-7 ha impuesto un precio máximo de 60 dólares al petróleo de los Urales, y aunque algunos clientes lo evitarán inevitablemente, el precio ha bajado un 20% desde diciembre, lo que ha supuesto un duro golpe para los ingresos. Es posible que las empresas hayan tardado demasiado -nadie sabe por qué Unilever, la típica empresa mojigata, sigue allí-, pero no dejan de reducir sus operaciones en el país, despidiendo personal y cerrando unidades. El déficit presupuestario aumenta a un ritmo alarmante a medida que se desploman los ingresos fiscales. "El año que viene ya no habrá dinero", dijo Deripaska, el magnate de los metales ya sometido a sanciones estadounidenses, británicas y de la UE, en una conferencia en Siberia. "Necesitaremos inversores extranjeros".

Eso es cierto. El gasto en la guerra se ha disparado. Según un análisis de Reuters, el presupuesto militar y de seguridad ha ascendido a 155.000 millones de dólares, es decir, un tercio de todo el gasto estatal. Putin y sus generales podrían haber planeado una campaña luminosa que desembocara en un desfile de la victoria por las calles de Kiev en cuestión de semanas. Pero no ha sido así. En lugar de eso, Rusia está empantanada en una brutal guerra de desgaste a lo largo de una línea del frente que se extiende y que está consumiendo hombres y maquinaria a una escala épica. Lo único que sabemos con certeza sobre las guerras de desgaste es lo siguiente. Son muy, muy caras. La Primera Guerra Mundial, a la que trágicamente se parece la guerra de trincheras en Ucrania, terminó una vez que el poderío económico de EEUU se puso detrás de los Aliados. Es posible que China intervenga para ayudar a Rusia. Pero sería precipitado contar con ello. Los chinos, y especialmente el presidente Xi, no son sentimentales y no les interesan los perdedores. Es difícil pensar que tengan algo que ganar sacando de apuros a Putin, y mucho que perder. Sin la ayuda de China, es imposible que la menguante economía rusa pueda igualar el poder adquisitivo de Occidente (y la Casa Blanca anunció ayer mismo (viernes) otra ayuda de 400 millones de dólares). Un colapso económico total es simplemente cuestión de tiempo.

Occidente debe estar preparado para ello. Cuando la Unión Soviética se desmoronó en 1991, la respuesta fue un desastre. Se dejó que el país se hundiera en el caos, y el PIB cayó un sorprendente 45% entre 1988 y 1998. En este contexto, no es de extrañar que la industria cayera en manos de un grupo de oligarcas corruptos y que un Estado autoritario controlado por Putin tomara rápidamente las riendas. Acabamos con un régimen represivo y militarizado, que amenaza a sus vecinos y reprime a su pueblo. En otras palabras, de vuelta al punto de partida.

El colapso de 2023 debe gestionarse de forma muy diferente. Al igual que la reconstrucción de posguerra de Japón y Alemania, o incluso la reconstrucción postsoviética de Polonia, ahora en vías de ser más rica que Gran Bretaña, al menos según Sir Keir Starmer (que convenientemente olvida mencionar que también será más rica que España y Francia), tiene que crear pequeñas empresas, apoyar a los empresarios en lugar de a los barones ladrones, y fomentar mercados libres y competitivos que operen bajo el imperio de la ley en lugar de una camarilla de gángsters totalmente dependiente de los favores del gobierno. Nada de esto va a ser fácil, pero tampoco lo fue en Japón y Alemania. Será necesaria una ayuda financiera masiva cuando el régimen de Putin se derrumbe para detener la caída libre de la producción, y eso será caro, especialmente en un momento en el que también tendremos que ayudar a Ucrania a reconstruirse. Y lo que es aún más importante, será necesaria una lenta y paciente creación de instituciones. Sin embargo, si tiene éxito, habrá al menos una posibilidad de que una democracia moderna y liberal emerja de las ruinas de la guerra. Y será un vecino con el que el resto de nosotros podremos convivir. En realidad, el colapso económico de Rusia no está lejos, y esta vez Occidente necesita tener un plan preparado para cuando suceda.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud