Opinión

Cómo sacar provecho de la caída de la libra

No hay casi nada bueno que decir sobre el hundimiento de la libra a sus niveles más bajos en cuatro décadas. Excepto, por supuesto, que es una oportunidad para reconstruir el mercado de exportación del Reino Unido. Para ello hay que animar a las empresas a vender más en EEUU, China y Extremo Oriente, donde la moneda es más débil. Hay que encontrar la manera de importar menos impulsando la producción nacional. Y hay que asegurarse de que los depredadores extranjeros no se carguen las mejores empresas una a una cuando están más baratas. Si se hace lo correcto, Reino Unido podría salir fortalecido de un breve periodo de extrema debilidad monetaria, pero no será fácil.

Un gráfico de la libra esterlina frente al dólar es una visión sombría, con un desplome hasta los 1,13 dólares, su nivel más bajo desde que la señora Thatcher era primera ministra, y por mucho que a la nueva primera ministra Liz Truss le guste emular a su heroína de los años 80, probablemente ese no sea el logro que más quiera compartir. Con una crisis energética, un gobierno inestable y un déficit de la balanza de pagos que se dispara, además de una recesión inminente, no es difícil entender por qué los mercados están vendiendo la libra. De hecho, en la City ya se especula con la posibilidad de que la libra caiga hasta la paridad con el dólar. El hecho de que el euro sea igual de débil, y que ya esté por debajo de la paridad con el dólar, es un escaso consuelo. Sigue siendo una señal segura de que el Reino Unido está en un terrible lío.

Sin embargo, una moneda que se deprecia tiene una característica positiva. Facilita la exportación. La libra se ha mantenido bastante estable frente al euro, pero se ha hundido frente al dólar estadounidense, el yuan chino, el dólar canadiense y el dólar australiano, y es significativamente más débil frente al yen, así como frente a una serie de monedas más pequeñas. Si usted vende algo fabricado en el Reino Unido a cualquiera de esos países, su producto o servicio acaba de volverse mucho más competitivo. En realidad, la libra barata también debería ser una oportunidad para que las empresas británicas amplíen su participación en el comercio mundial. Pero para que una devaluación, que es efectivamente lo que acabamos de presenciar, funcione tiene que ser gestionada de la manera correcta. ¿Cómo? He aquí cuatro puntos para empezar.

Primero, centrarse en los mercados adecuados. EEUU, Canadá y Australia ya se encuentran entre los mercados de exportación más fuertes del país, y China, sean cuales sean las tensiones geopolíticas actuales, sigue siendo la única economía del mundo con mayor potencial. Jacob Rees-Mogg, el nuevo secretario de Estado de Economía, debería ofrecer financiación adicional a los exportadores que consigan nuevos pedidos, así como ordenar a los bancos que concedan préstamos a las pequeñas empresas que vendan en el extranjero por primera vez, y James Claverley, el nuevo ministro de Asuntos Exteriores, debería ordenar a los embajadores y enviados británicos que abran todas las puertas posibles a las empresas. Con un poco de esfuerzo adicional, se pueden aumentar las exportaciones.

A continuación, Kemi Badendoch, la nueva secretaria de comercio debería ponerse a acordar tantos nuevos acuerdos comerciales como sea posible, así como ampliar los existentes. Con aranceles más bajos y un acceso más fácil, Reino Unido podría ganar una mayor cuota de muchos mercados. Puede que un acuerdo comercial con EEUU siga estando fuera de nuestro alcance, pero hay muchos más que podrían cerrarse, y muchos otros que podrían profundizarse, especialmente en el ámbito de los servicios. En tercer lugar, hay que sustituir las importaciones por la producción nacional en la medida de lo posible. Se ha hecho un buen comienzo al autorizar el fracking, y reactivar la producción de petróleo y gas del Mar del Norte. Ha sido un escándalo que se haya reducido tanto esa producción, sobre todo porque la energía importada se paga en dólares muy caros, pero por fin se puede empezar a arreglar. Y esto no es todo. Se pueden fabricar más coches, especialmente modelos eléctricos de bajo precio, así como más productos químicos, electrónicos y ropa. Con las cosas importadas más caras que nunca, nunca ha habido un mejor momento.

Por último, se debe ofrecer protección a las empresas líderes. Existe un riesgo real de que se produzca una oleada de adquisiciones extranjeras, sobre todo por parte de las gigantescas empresas de capital riesgo estadounidenses que buscan gangas para comprar en dólares más fuertes que nunca. Una operación que parecía atractiva a 1,30 dólares parecerá irresistible a 1,15 dólares si se encuentra en Nueva York o Boston. No hay que prohibir totalmente las adquisiciones, y algunas son inevitables, pero no está de más poner algunas barreras más en el camino.

En realidad, muchas exportaciones del Reino Unido son increíblemente baratas ahora mismo, especialmente en Estados Unidos, el Lejano Oriente y gran parte del mundo en desarrollo. Una devaluación, gestionada de forma correcta, puede ser un componente clave para reconstruir una economía, aunque a menudo esté llena de peligros.

comentariosicon-menu2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

navegante, las herencias para los herederos no para el gobierno de turno
A Favor
En Contra

Pues desdeluego no quedandoté con un cuarto,

Puntuación 4
#1
Paganini
A Favor
En Contra

Me pregunto cuanto tardará este luces y otros como el , en caerse de la burra y darse cuenta que para salir del hoyo , más que buscar clientes en Dakota del norte , lo inteligente es entrar el el espacio económico Europeo , para volver a exportar fácilmente al continente . Esto supondrá renunciar a una parte de su soberanía , como Noruega o Suiza , pero no estarían en la Unión Europea .

Con no ser la mejor solución , al menos no seria la peor .

Pero me temo que al martillo de la realidad aun le queda trabajo en la pérfida albión.

Puntuación 4
#2