Opinión

El gas y los precios presionan al BCE

Christine Lagarde, presidenta del BCE

La eurozona creció un 0,8% en el segundo trimestre. El problema es que las perspectivas para el resto del año y el próximo son negativas.

La causa está en el corte de suministro de gas por parte de Rusia, lo que dispara los costes energéticos y, en consecuencia, el IPC. Tanto es así que los analistas ya estiman que el BCE aumentará hasta el 8% su previsión de inflación (situada ahora en el 6,8%) en su reunión de hoy. Asimismo, los expertos también indican que el eurobanco se verá obligado a recortar en más de un punto el crecimiento de Europa para 2023. Sin duda, estas malas previsiones económicas añaden presión a la entidad, que tendrá que ser más agresiva en su política monetaria con subidas de 75 puntos en los tipos, para frenar los precios récord.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments