Opinión

La crisis taiwanesa afecta a un sector clave

Dentro de la tranquilidad con la que las bolsas afrontan la tensión entre China y Taiwán, hay un sector que empieza a resentirse. Se trata del ámbito de los microprocesadores, ya que varios de sus principales fabricantes se encuentran en suelo taiwanés. Por ahora, no se trata de un revés alarmante, ya que los descensos de estas firmas en bolsa se limitan a un 4% en cinco días. Pero conviene vigilar su evolución.

Si las maniobras del Ejército chino en las aguas cercanas a Taiwán dificultan la exportación de chips, las consecuencias a escala global serán importantes. No en vano la cadena de suministro de estos componentes sigue sin recuperarse de los problemas que presenta desde 2021 con los perjuicios que ello supone para el conjunto de la industria automovilística e informática.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud