Opinión

La deuda, un riesgo para el Ibex

El mayor endeudamiento del Ibex pasará factura al selectivo español

Las bolsas llevan meses adelantando el riesgo de una recesión provocada por el endurecimiento de las políticas monetarias de los bancos centrales.

Tanto es así que Wall Street entró recientemente en un contexto de mercado bajista al presentar pérdidas del 20% en el año. Históricamente la duración media de estos escenarios negativos para las bolsas ha sido de 14 meses en EEUU y de 11 meses en Europa. Si tenemos en cuenta que el mal desempeño de la renta variable arrancó a primeros de años, se puede deducir que durante los últimos meses del ejercicio podría verse la luz al final del túnel en las bolsas. Hasta el momento, el alto peso del sector bancario ha permitido al Ibex tener un mejor comportamiento que sus homólogos europeos durante el año. Pero de cara a una futura finalización del mercado bajista, el selectivo nacional llegará a ella en clara desventaja. La causa está en la mayor carga de deuda que presentan nuestras cotizadas respecto a las europeas. En concreto, el conjunto del Ibex está un 70% más endeudado que el resto del continente. Es cierto que las empresas nacionales han aprovechado el largo periodo de tipos al mínimo en la eurozona para reducir su apalancamiento, hasta dejarlo en 1,9 veces su ebitda, el nivel más bajo desde 2006. Pero también es verdad que los valores dentro del Stoxx Europe 600 parten con un ratio inferior de 1,4 veces.

El selectivo presenta un apalancamiento superior al del Stoxx 600 en un contexto de encarecimiento de la financiación

El mayor endeudamiento de las grandes compañías nacionales constituye una mala noticia ante el encarecimiento de la financiación que provocarán las inminentes subidas de tipos de interés en la eurozona. Esta debilidad pasará factura al Ibex, que tendrá más dificultades para aprovechar un futuro escenario más propicio para la renta variable.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.