Opinión

La reforma laboral fracasa ante la precariedad

Yolanda Díaz, vicepresidenta del Gobierno

La duración media de los contratos temporales firmados en mayo se redujo en 9,4 días respecto a los suscritos hace un año.

Este dato confirma que la reforma laboral no sólo no está cumpliendo sus objetivos de mejorar la calidad de empleo eventual, el 56% del que se crea cada mes en España, sino que avanza en dirección contraria. De hecho, los contratos de duración entre una y dos semanas crecen un 21%, lo que demuestra el fracaso de las penalizaciones para limitar la rotación del empleo. Más allá del efecto estadístico al forzar el trasvase de los contratos por obra y servicio a los fijos discontinuos, la norma se muestra inútil a la hora de corregir los verdaderos problemas del mercado laboral, castigando así a millones de trabajadores.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.