Opinión

Confirmado: los 50 son los nuevos 40

  • Los estudios sobre envejecimiento confirman que los 75 son los nuevos 65
Imagen: Dreamstime.

Muchos de los temas predominantes sobre el envejecimiento se sitúan hoy día en torno a las pensiones y al retraso de la jubilación. Sin soslayar el hecho de que se trata de asuntos acuciantes y graves, lo cierto es que, al centrar el diálogo en esos dos temas, se olvidan muchas otras cuestiones interesantes que rodean a este fenómeno.

La mitad de los nacidos hoy día en los países llamados desarrollados vivirá más de 100 años. Vivimos más gracias a los avances de la ciencia y ese hecho va a provocar cambios importantes en nuestra sociedad. Probablemente el más relevante es que, tal y como recoge el libro La vida de 100 años (premio Know Square), la concepción clásica de un ciclo vital en tres etapas (formación, trabajo y jubilación) está llegando a su fin, si es que este no ha llegado ya. La formación, por ejemplo, hace tiempo que dejó de ser algo que ocurría de manera exclusivamente antes de la entrada en el mundo laboral. Por otro lado, es probable que, no tardando mucho, la diferencia entre la actividad y la inactividad profesional no ocurra de la noche a la mañana. Más bien atravesará una serie de estados intermedios de mayor o menor intensidad productiva. Y todo ello tendrá, ya está teniendo, un efecto social y económico considerable, que se conoce con el nombre de ageingnomics, o economía del envejecimiento.

Una persona puede considerarse mayor cuando su probabilidad de morir al año siguiente es del 2%, y muy mayor si esta probabilidad es del 4%

En general, las opiniones cuando se habla sobre el retraso de la jubilación suelen ser negativas porque, al estimar la edad en la que una persona puede abandonar su vida laboral se olvida el hecho, no menor, de que los 65 años de ahora no son los 65 años de hace un siglo, que es cuando se fijó esta edad como frontera de la jubilación.

Los estudios de John Shoven, profesor de economía de la Universidad de Stanford, sugieren que una persona puede considerarse mayor cuando su probabilidad de morir al año siguiente es del 2%, y muy mayor si esta probabilidad es del 4%. Con este criterio encontramos que, en 1920, a los 65 años se era considerado muy mayor en el caso de los hombres, pero ahora esa edad corresponde más bien a los 76 años (esas mismas edades son 67 y 80 años para las mujeres). En el caso de España, rondando el año 2000 una persona de 75 años ya tenía aproximadamente la misma esperanza de vida que una de 65 en 1920.

Por otro lado, cuando se habla de las pensiones también se desatiende el hecho de que las personas de cierta edad puedan generar sus propios ingresos como parte de la gig economy, es decir, a través de contribuciones puntuales en proyectos concretos. Nadie duda de que determinados trabajos, más manuales y menos creativos o simplemente peligrosos, deban abandonarse definitivamente llegada una cierta edad. Pero no debería dificultarse la posibilidad de seguir contribuyendo a la sociedad a aquellas personas que quieran hacerlo, bien con su ocupación de siempre o bien escogiendo otra. Actividad que no solo puede reportar ingresos sino autorrealización.

No debería dificultarse la posibilidad de seguir contribuyendo a la sociedad a aquellas personas que quieran hacerlo, bien con su ocupación de siempre o bien escogiendo otra

Uno de los múltiples horizontes del futuro laboral contempla a personas de cierta edad sanas y activas, que participarán en primera persona en aquellos proyectos que les interesen, por los que podrán percibir los honorarios que se determinen. Personas antes consideradas muy mayores que, sin embargo, seguirán con ganas de aportar a la sociedad y a la economía. Un dato interesante a este respecto es el de la edad media de los Premios Nobel en Medicina que, a partir de mediados del siglo pasado, no ha hecho sino aumentar, situándose en 68 años en la presente década. Y no es un fenómeno exclusivamente contemporáneo. Tal y como recoge de manera certera Raquel Roca en su libro Silver Surfers, Michelangelo Buonarroti permaneció activo hasta seis días antes de su muerte, que aconteció cuando casi contaba 89 años.

Es tan cierto que el futuro de las pensiones y el retraso de la jubilación son temas delicados. Tanto como que vivimos más y con mayor acceso a todo tipo de recursos. Ante esta situación, caben dos posibilidades: la primera, considerar que el trabajo es una pesada carga de la que hay que librarse cuanto antes y esperar con ansiedad el día en que llegue la jubilación. La segunda, pensar que el trabajo contribuye a la autorrealización y nos ayuda a permanecer activos, y continuar en la misma profesión, con mayor o menor intensidad hasta que el cuerpo y la cabeza aguanten, o bien reinventarse en otro desempeño más acorde con nuestros sueños.

Los estudios sobre el envejecimiento parecen confirmar que los 75 son los nuevos 65, así que los 50 son los nuevos 40

En una vida de cien años hay tiempo para todo. Por ejemplo, una persona podría aprender cualquier desempeño a los 50 años y, aunque tardara 5 en conseguirlo, cuando tuviera 75 llevaría acumulados 20 años de experiencia, aproximadamente el doble de lo que parece necesitarse para convertirse en un experto a través de la práctica deliberada, según el estudio ya clásico de Anders K. Ericsson. Como dijo Rosa Montero, "siempre hay futuro. Nunca seremos tan jóvenes como hoy y la vida se conquista día a día." Los estudios sobre el envejecimiento parecen confirmar que los 75 son los nuevos 65, así que los 50 son los nuevos 40. Cada uno tendrá que decidir qué es lo que va a hacer con esa década que la ciencia le ha regalado.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum9

ccc
A Favor
En Contra

En el mundo laboral los cuarenta son los nuevos sesenta y siete.....vamos que si pueden te jubilan.....eres un estorbo en tu propia casa...

Puntuación 19
#1
un jubilado a mi no me pilla
A Favor
En Contra

Si,si,muy bonito y todo lo que se quiera ,pero yo pregunto, por que la tasa de paro es más elevada en las personas mayores de 50 años ,por que los bancos y las grandes empresas jubilan a partir de los 57 años y menos,esto es un camelo de articulo para marear la perdiz y preparar las jubilaciones a más de 70 años

Puntuación 25
#2
obrero de mierda
A Favor
En Contra

entre los 60 y los 65 despues 67 es como jugar a la loteria infartos,ictus,depresiones,hernias cervicales o discales para los que sobrevivan tacatacas,bastones y sillas de ruedas

aqui los que viven bien son los que jubilaron con 55 en grandes empresas banqueros politicos,pero eso no se vera nunca mas en la vida

Puntuación 17
#3
juan
A Favor
En Contra

Desde luego una vez mas se demuestra que los medio de comunicacion ma que para informar estan para engañar y programar al personal.

Tengo 51 años y desde luego estoy mucho peor que a los 40.

No veo al 100% vista cansada y solo te ofrecen lentes progresivas con las que no se ve bien ni de cerca ni de lejos.

Me duelen las cervicales cada vez que tengo que hacer un sobre esfuerzo.

No digamos las rodillas.

Eso no me pasaba antes de los 50.La unica ventaja que tenemos es que hay una serie de analgesicos y antiinflamatorios que nos quitan un poco el dolor. Y eh oido que nos los quieren controlar. Que se vaya a tomar por el culo los medios de comunicacion, los cientificos que hacen esos estudios tan estupidos a cambio de dinero y los politicos que se los encargan para que nos jodan con mas gusto.

Puntuación 15
#4
Alex
A Favor
En Contra

Matarme a porros

Puntuación 3
#5
UNO-E
A Favor
En Contra

ESTO ES UNA FARSA Y UNA MANIPULACION,PARA QUITARNOS DERECHOS...

NOS QUIEREN TRABAJANDO HASTA LA MUERTE.

MIENTRAS LOS JOVENES EN EL PARO ARRASTRANDOSA POR LAS CALLES Y VAGEANDO.

CAMBIEN EL CHIP,,,LOS MAYORES JUVILADOS Y LOS JOVENES TRABAJANDO.

Puntuación 12
#6
Usuario validado en elEconomista.es
info
A Favor
En Contra

Yo soy un pequeño empresario de una PYME que se dedica al turismo y estoy en activo con 70 años, y por el momento no me pienso jubilar ya que me he acogido a la opción de cobrar el 50% de la pensión de jubilación que me corresponde a cambio de poder seguir dirigiendo y trabajando en mi propia empresa. Un conocido mío se ha jubilado por un ictus con 81 años, sus hijos no quieren seguir el negocio del padre y tristemente se ha desmantelado.

Cuidar la salud es un problema personal y todos hemos de procurar llevar una vida saludable: pequeño ejercicio diario, no fumar, etc. Es difícil hacerlo, pero no queda otra opción. Como cita el articulista de Rosa Montero: “nunca seremos tan jóvenes como hoy”. La vida sigue y hay que estar en activo hasta el final.

Puntuación -5
#7
Paco
A Favor
En Contra

No es que los 75 sean los nuevos 65. Es que no hay dinero para pensiones. A quien no le parezca bien que se ponga a tener hijos y los contraprograme cuando lleguen del colegio para que no sean unos hedonistas, vagos y amorales de izquierdas. Y si no pues jubilación a los 75. Es lo que hay. Llorar no sirve para nada, no va a cambiar la pirámide demográfica.

Puntuación 1
#8
ÁLVARO
A Favor
En Contra

Si, si.. todo eso que contáis está muy bien, pero si en verdad es así, por qué las empresas no contratan a nadie mayor de 40?

No será que los 75 son los nuevos 65 para jubilar más tarde a la gente?, pero si estás en paro no, los 50 son los 50 y no vales ni para enseñar...

Menuda mot o queréis vender, a otro pe rro con ese cuent o, si tienes 65 y te quieres jubilar porque llevas 40 o más años cotizados, no, eso no, a seguir currando que eres muy joven.

Luego resulta que los 40 tones intentan encontrar un trabajillo de ná, tampoco gran cosa, para ir tirando, y tampoco... que eres muy mayor pixa, que ya no vales.

Y no hablo por mi, que llevo currando sin parar 25 años, en la privada eh! , lo digo por toda la gente que está luchando por encontrar un trabajo digno con más de 40 años y no lo consigue.

Puntuación 1
#9