Opinión

El chotis (I)

  • El PSOE siempre fue el eje invariante de la izquierda; el resto, sus subodinados
Foto: Pixabay

Este baile castizo de Madrid se caracteriza por una cuestión singular. El bailarín gira permanentemente sobre sí mismo mientras que la bailarina gira alrededor de su pareja. Esta seña de identidad ha vulgarizado la idea de que se baila sin salirse de una baldosa.

Nuestra izquierda, desde la Transición y con breves, esporádicas y hostigadas (interna y externamente) excepciones, no ha hecho otra cosa que bailar un chotis en el que el eje invariante ha sido el PSOE y ella su satélite acompañante. Esta estrategia de la subordinación ha tenido muchas denominaciones a lo largo de los años: Juntos Podemos, La unidad de la Izquierda, La casa común de la izquierda, La izquierda contra el PP, etc. El discurso sustentador de esta posición se basaba en tres ideas centrales. La primera afirmaba que la contradicción política fundamental era entre la izquierda (PSOE incluido en ella) y la derecha (PP). La segunda desarrollaba la consecuencia de la anterior, la izquierda reconocía su carácter de gregaria y subalterna frente al "hermano mayor". Y la tercera dejaba entrever que solamente en cuestiones tácticas, coyunturales y no decisivas, la izquierda podía confrontar con su aliado natural. El objetivo perseguido de esta estrategia no era otro que conseguir que el PSOE "girase hacia la izquierda". En períodos electorales o en momentos de exaltación identitaria, la izquierda afirmaba que ella era el único valladar contra la derecha y contra "las políticas de derechas", una perífrasis eufemística con la que quería referirse al PSOE y que quedaba invalidada cuando la "izquierda mayoritaria" requería el apoyo institucional, consecuente y oficialmente reconocido.

El 15-M, movimiento abigarrado, multiforme, invertebrado y nuevo, no fue otra cosa, en su nacimiento y posterior despliegue, que una protesta contra las políticas, modos de gobierno, escándalos de corrupción y arrumbamiento del modesto Estado de Bienestar español. Era una enmienda a la totalidad contra el régimen del bipartito y su hoja de servicios: OTAN, Europa de Maastricht, Monarquía, Guerras del Golfo, reformas del mercado laboral, y, sobre todo, el desmontaje de la Constitución tanto en las políticas que caracterizan al llamado Estado Social y Democrático de Derecho como en asuntos medulares que desarrollaban el modelo territorial del Estado. La reforma del artículo 135 y el proceso que desembocó en la peculiar aplicación del 155 siguen siendo la expresión más acabada del régimen de la segunda Restauración borbónica que colmó la paciencia ciudadana el 15 de mayo del 2011.

Quedó claro que una fuerza social, así expresada en toda su complejidad, necesitaba, si quería ser alternativa de regeneración, de una traducción política para irrumpir en la política y sus instituciones sin que ello significase la transformación unidimensional del movimiento social y político que estallaba en las calles. La fuerza que emergía desde la rabia, la protesta, la visión económica, política y cultural alternativa, demandaba, en función de su identidad misma, que junto con la traducción política hubiese mecanismos estables de organización, horizontales y verticales, que garantizasen, junto con la participación democrática en decisiones, la más que indispensable unidad de acción para hacerlas posibles y la pluralidad para participarlas y expresarlas.

Parecía, o al menos se esperaba con ilusión renovada, que la izquierda comenzara a construir su propio proyecto. El fulgurante y arrollador avance político, social, mediático e institucional que surgió del seno del 15-M, parecía abrir las perspectivas hacia el proceso constituyente, el cambio económico social, político, ético y cultural que la izquierda no había sido capaz de representar hasta entonces con unidad, coherencia y solvencia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum7

Anticomunista
A Favor
En Contra

Un puerco comunista que con sus ideas quiere llevar a España a la ruina.

Puntuación -3
#1
Nocturno
A Favor
En Contra

No se a donde quiere llegar en la segunda parte, pero si usted no considera de izquierdas a la banda de sinvergüenzas PSOE, a que viene meterla en el centro de la unidad de la izquierda ? Me da la impresion de que lo que esta sociedad necesita es una buena « pasada por la derecha ». Un partido de verdad neoliberal, que defienda la propiedad privada, el estado de derecho y la separacion de poderes, que vaya al voto de calidad, etc, etc, etc … Que veriamos miseria por las calles ? Eso ya lo sabemos. Si lo dejamos como esta, con esta mierda del R78, sera peor  porque vamos directos al colapso. La bancarrota se decia otrora.

Puntuación 5
#2
GUERRERO DEL ANTIFAZ
A Favor
En Contra

La teoría que yo particularmente tengo es que cuando aparece lo del 15 M y todo lo vino después es decir Pudremos extrema izquierda tipo Maduro y Venezuela tambien empieza en España aparecer el otro brazo de la balanza y es la la extrema necesidad o VOX . ¿ POR QUE ? fácil la respuesta para EQUILIBRAR . Ahora esa extrema izquierda EMPIEZA A DECAER Y LA CONSECUENCIA DE LA APARICIÓN DE VOX QUE CRECE COMO LA ESPUMA EN PARTE ES LA APARICIÓN EN SU MOMENTO DE PUDREMOS

Puntuación 0
#3
mamandurrias
A Favor
En Contra

Lo que hace falta son más psitoleros/mamandurrios, esos si que saben. Toda la vida viviendo de la mamandurria. Porque lo correcto es poner a la ZORRA a vigilar el gallinero. Como me pone el pistolero.



Un vosero-gay

Puntuación 0
#4
matamoros
A Favor
En Contra

Las últimas elecciones voté PODEMOS pero cuando en el Ayto. de Madrid cuelgan el cartel de "Refuges wellcome" ya acabé por decidirme para las próximas a VOX.

Puntuación 0
#5
Usuario validado en elEconomista.es
Krapusa
A Favor
En Contra

¿alguien de los que ha opinado sabe leer? ....no se vierten opiniones en este artículo sobre lo bueno/malo derecha/izquierda, sino hechos consumados. Se llama Historia a la narrativa de los hechos acontecidos.

Puntuación 3
#6
Usuario validado en elEconomista.es
ISAVILLA
A Favor
En Contra

Anguita ha pasado de "asaltar los cielos" a admirador del ultra Salvini.

No hay más que decir.

Puntuación 0
#7