Opinión

Guerra comercial: ¿oportunidad para China?

El pasado mes de junio, The Economist lamentó que "Donald Trump está socavando el orden internacional basado en la ley", mientras busca "victorias a corto plazo para Estados Unidos" a costa de "daños a largo plazo para el mundo". Con la escalada de Trump en su guerra comercial con China, y con ambas partes que parecen estar preparándose para una competencia prolongada por el liderazgo tecnológico, la amenaza no hace más que aumentar.

Durante mucho tiempo, el comercio pareció beneficiar a todos. Este supuesto sustentó un am-plio consenso mundial sobre las normas comerciales, incluida la protección relativamente coherente de los derechos de propiedad. China, por ejemplo, ha logrado integrarse en la economía mundial porque sus empresas han aprendido a operar y competir en el marco establecido por la Organización Mundial del Comercio.

Pero, como ha señalado repetidamente el economista Joseph Stiglitz, galardonado con el Premio Nobel, la obsesión neoliberal por los mercados sin trabas no tuvo en cuenta los costes distributivos de las mejoras de la eficiencia. La desigualdad ha aumentado drásticamente, lo que ha llevado a muchas poblaciones a desilusionarse cada vez más no solo de los factores específicos que la alimentan, sino también de la apertura y la globalización en prácticamente todas sus formas, incluida la inmigración y el libre comercio.

Así es como Trump fue elegido. Pero la reacción no es exclusiva de los Estados Unidos. El voto del Reino Unido a favor de la salida de la Unión Europea fue impulsado por preocupaciones similares, al igual que el aumento de las fuerzas políticas populistas de derecha en muchos países de la UE, desde Italia hasta Polonia. Estos acontecimientos políticos -y son políticos, no económicos- han estimulado un proceso de reescritura, si no de desmantelamiento, del actual orden mundial basado en la ley.

Esto está forzando una profunda transformación a nivel nacional e internacional. Pero, como Stiglitz y David Kennedy de Harvard escribieron en el libro de 2013 Law and Economics with Chinese Characteristics, "los mercados están construidos sobre una base de acuerdos legales y estabilizados por un marco regulatorio". Esto significa que para abordar los efectos distributivos de las fallas del mercado se requiere la construcción de nuevos marcos judiciales, administrativos y regulatorios, un proceso que llevará tiempo.

El país [China] se vio acosado por una creciente desigualdad de ingresos, contaminación, riesgos financieros y corrupción, todo lo cual debe ser abordado en la siguiente fase de las reformas estructurales

China -objetivo favorito de los que atacan el orden mundial basado en las normas- se encuentra bajo una presión particularmente intensa para que se realicen cambios. Debido a que su mercado creció más rápido de lo que podrían evolucionar sus acuerdos fiscales, regulatorios y judiciales, el país se vio acosado por una creciente desigualdad de ingresos, contaminación, riesgos financieros y corrupción, todo lo cual debe ser abordado en la siguiente fase de las reformas estructurales.

Sin embargo, lo que precisamente deberían ser esas reformas sigue siendo objeto de acalorados debates entre las élites de China, los responsables de la formulación de políticas y los grupos desfavorecidos, así como entre las partes interesadas extranjeras. Y a medida que la guerra comercial con los EE.UU. continúa intensificándose, los llamamientos a la claridad de las políticas son cada vez más urgentes.

Los empresarios chinos y su clase media en rápida expansión están preocupados, ante todo, por sus derechos de propiedad, incluida la seguridad de su riqueza acumulada, en medio de un endurecimiento de la normativa en materia de impuestos, finanzas, flujos transfronterizos de capital e incluso el medio ambiente. Mientras tanto, los jóvenes chinos y los hogares de bajos ingresos se preocupan por los altos y crecientes precios de las viviendas, la inseguridad laboral y el rápido crecimiento del poder de mercado de unos pocos gigantes de la tecnología que aprietan a las pequeñas y medianas empresas.

Por su parte, las empresas extranjeras que operan en China, así como los socios comerciales como los Estados Unidos, se están centrando en la protección inadecuada de los derechos de propiedad intelectual, el excesivo apoyo gubernamental a las empresas estatales y una política industrial orientada a la modernización tecnológica. La formulación de políticas en esta área también tendría que tener en cuenta el impacto negativo de las nuevas tecnologías en los modelos de negocio, las cadenas de suministro, los estilos de vida e incluso la política dentro de China.

Es imperativo que los dirigentes de China den una respuesta decisiva a estas preocupaciones divergentes y a veces incluso contradictorias. Esto significa llevar a cabo una serie de reformas audaces que no sólo refuercen la confianza, sino que también refuercen la participación de China en las negociaciones con los Estados Unidos y los inversores extranjeros.

El primer paso para China debería ser reafirmar el compromiso de las autoridades de garantizar que los mercados desempeñen un papel decisivo en la asignación de recursos. Sin embargo, para que este compromiso sea creíble, China debe hacer un seguimiento creando unas condiciones equitativas para la competencia en el mercado entre las empresas extranjeras, las empresas privadas chinas y las empresas públicas.

La buena noticia es que las reformas de largo alcance pueden ser más fáciles de justificar durante períodos de incertidumbre, transición o incluso crisis. Sin embargo, un importante factor actual podría impedir tal acción: la aversión al riesgo por parte de los funcionarios locales.

En el pasado, la experimentación y la innovación a nivel local han sido fundamentales para el progreso de China, y la competencia entre provincias, ciudades y empresas a menudo ha ayudado al país a salir de los atascos burocráticos y estructurales. Pero, después de haber visto como la campaña anticorrupción del presidente Xi Jinping ha derribado a sus ejecutivos y mandos intermedios, muchos funcionarios locales ahora dudan en emprender iniciativas audaces.

Al igual que hizo Deng Xiaoping con su "gira por el sur de China" en 1992, los líderes chinos de hoy deben redoblar sus esfuerzos para liberar los "espíritus animales" de las empresas domésticas, a la vez que animan a los Gobiernos locales a encabezar sus propias reformas. Aunque los socios comerciales como los EEUU pueden oponerse a la naturaleza estatal de este enfoque, el resultado final será unos mercados más estables y dinámicos.

La clave del éxito será fortalecer la infraestructura de protección de los derechos de propiedad, incluidos los mecanismos de solución de controversias, el sistema judicial y las normas comerciales y tecnológicas. Con este fin, las autoridades harían bien en recurrir a la infraestructura de derechos de propiedad en Hong Kong, los Estados Unidos, el Reino Unido y otros lugares de Europa, que se ha mantenido estable y robusta, a pesar de los trastornos políticos y sociales. China sólo tiene una influencia limitada en la evolución -e incluso en la supervivencia- del orden mundial basado en la ley.

Sin embargo, al alinear sus acuerdos sobre derechos de propiedad con los de las economías avanzadas, puede apoyar la prosperidad compartida y el compromiso mutuamente beneficioso, lo que podría aliviar algunas de las tensiones que últimamente han alimentado la inestabilidad en todo el mundo.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

En definitiva, justamente lo que pide Trump.

Puntuación 2
#1
Usuario validado en elEconomista.es
juanin64
A Favor
En Contra

Bla, bla, bla. La realidad es que el imperio económico chino se sustenta en trabajo esclavo, si esclavo, precios bajos que hunden la economia de sus clientes.

Asi, simplemente queda un recurso: aranceles del 50% a todas las importaciones de China a Europa.

Unica defensa que tenemos.

Puntuación 0
#2