Opinión

La economía global, diez años después de Lehman Brothers

Imagen: Dreamstime

Mucho se habla del décimo aniversario de la crisis financiera de 2008, por lo que me centraré en la economía mundial, que no ha sido tan débil como muchos parecen pensar.

Según el Fondo Monetario Internacional, la tasa de crecimiento real (ajustada a la inflación) del PIB mundial promedió el 3,7 por ciento en 2000-2010, y habría sido cercana al 4 por ciento si no fuera por la llamada Gran Recesión. En comparación, la tasa media de crecimiento anual en lo que va de esta década ha sido del 3,5 por ciento, que es ligeramente inferior a la tasa media de los años 2000, pero superior a la del 3,3 por ciento de los años ochenta y noventa.

A mi juicio, China ha contribuido en esta década con una parte aún mayor del crecimiento mundial que en la anterior, ya que su PIB casi se ha triplicado, pasando de 4,6 billones de dólares a finales de 2008 a unos 13 billones de dólares en la actualidad. Esos 8 billones de dólares adicionales representan más de la mitad del aumento del PIB mundial en el último decenio.

Durante mucho tiempo he atribuido la crisis financiera a los desequilibrios domésticos y en la relación entre Estados Unidos y China, las dos economías más grandes del mundo. Mientras que el déficit por cuenta corriente de los Estados Unidos se aproximaba al 5 por ciento del PIB en 2008 (y al 7 por ciento en algunos trimestres de 2007), China mantenía un enorme superávit por cuenta corriente, del 9 por ciento o superior. Tras la crisis, predije que los Estados Unidos y China tendrían que cambiar de roles hasta cierto punto a lo largo de la próxima década. China necesitaba ahorrar menos y gastar más; y Estados Unidos necesitaba ahorrar más y gastar menos. A juzgar por sus saldos por cuenta corriente de hoy, ambos países parecen haber realizado progresos significativos. En 2018, el superávit de China habrá caído a alrededor del 0,5-1 por ciento del PIB, lo que es notable si se tiene en cuenta que su PIB se ha duplicado con creces desde 2008. Igualmente notable, EEUU registrará un déficit del 2-2,5 por ciento del PIB, que está dentro del rango del 2-3 por ciento que muchos economistas consideran sostenible.

Sin embargo, otros indicadores mundiales no son tan alentadores. En 2008, la zona euro registró un déficit por cuenta corriente del 1,5 por ciento del PIB, mientras que Alemania registró un superávit de alrededor del 5,5 por ciento. Pero el gran superávit de Alemania se debe en gran medida a los grandes déficit de otros países de la zona euro, y ese desequilibrio dio lugar a la crisis del euro después de 2009. De forma preocupante, el superávit de Alemania se ha disparado desde entonces, hasta situarse en torno al 8 por ciento del PIB. Como resultado, la eurozona tiene ahora un superávit cercano al 3,5 por ciento, a pesar de, y probablemente debido a, años de debilidad de la demanda interna en los Estados miembros mediterráneos. Esto es, sin duda, una señal de que se avecina una mayor inestabilidad. De hecho, la lenta crisis en Italia puede ser un presagio de lo que le espera al bloque económico europeo.

Una característica central de la economía antes de la crisis financiera era la burbuja inmobiliaria estadounidense, que a su vez fue el resultado de la invención por parte del sector financiero de métodos cada vez más intrincados (y dudosos) para reciclar el ahorro mundial mediante productos derivados. Una década después, cabe mencionar que muchas "ciudades globales", como Londres, Nueva York, Sydney y Hong Kong, tienen ahora precios de vivienda que sólo una minoría muy pequeña de sus residentes permanentes puede pagar, debido a la creciente demanda de los inversores ricos en el extranjero.

Pero a partir de este año, hay señales crecientes de que los precios de la vivienda en estas y otras ciudades podrían estar sufriendo un retroceso. Esto puede reflejar simplemente las medidas adoptadas por los gobiernos municipales para proporcionar viviendas más asequibles a sus residentes; pero también podría indicar que los nuevos compradores acomodados se están volviendo más escasos.

Sin duda, un descenso gradual de los precios de la vivienda en estas ciudades sería un avance positivo en términos de igualdad económica y social. Pero uno buscaría en vano por un tiempo cuando la caída de los precios de la vivienda no produjera efectos secundarios perjudiciales.

Después de asumir la presidencia del think tank Chatham House, estoy de-seoso de fomentar una mayor investigación sobre la forma en que factores como los costes de la vivienda se relacionan con cuestiones de mayor envergadura relacionadas con la desigualdad de ingresos y riqueza. En mi opinión, el mundo necesita métricas mucho mejores para rastrear estas interconexiones.

Por ejemplo, es evidente que la desigualdad de la riqueza ha aumentado mucho más que la desigualdad de los ingresos en el último decenio, y que el rápido aumento de los precios de la vivienda urbana ha desempeñado un papel fundamental. En muchos países desarrollados, incluido el Reino Unido, la desigualdad económica es un problema muy grave.

Sin embargo, en términos absolutos de ingresos, los últimos datos muestran que la desigualdad ha vuelto a caer a los niveles (aún demasiado altos) de los años ochenta.

Si las percepciones comunes sobre la desigualdad tienden a inflar lo que realmente está sucediendo, es porque los altos ejecutivos de muchas empresas están ganando sumas cada vez más elevadas en relación con los trabajadores que trabajan bajo ellos. Estos paquetes de remuneración pueden racionalizarse en el contexto de la evolución de los precios de las acciones, pero eso no los justifica.

Esta es otra cuestión que espero que estudiemos en Chatham House. La extraña recuperación del mercado de valores, que ha sido casi ininterrumpida desde 2009, se ha visto impulsada en gran medida por las recompras de acciones de las principales empresas. En algunos casos importantes, las empresas incluso han emitido deuda para financiar la recompra de sus acciones.

¿La creciente prevalencia de las recompras explica por qué la inversión y la productividad han permanecido tan débiles en Occidente? ¿Y podrían esos factores macroeconómicos explicar algunos de los trastornos políticos en las democracias occidentales como el Reino Unido y los Estados Unidos en los últimos años?

En ambos casos, sospecho que la respuesta es sí. A menos que podamos recuperar un mundo en el que los beneficios de las empresas sirvan realmente para algo, la probabilidad de que se produzcan más conmociones económicas, políticas y sociales seguirá siendo intolerablemente alta.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0