Opinión

Las oportunidades que ofrece la crisis en Turquía

Imagen: Dreamstime.

La caída de la moneda turca y el deterioro de las condiciones financieras dan crédito, al menos para algunas personas, a la idea de que "una crisis es algo que no se debe nunca desperdiciar". Sospecho que muchos responsables políticos occidentales, en particular, no están del todo descontentos con la difícil situación de Turquía.

Para veteranos observadores económicos, los problemas de Turquía son casi un caso de libro de texto de un fracaso de los mercados emergentes. Después de todo, estamos en agosto, y ya en la década de 1990, apenas se podía pasar un solo año sin que se produjera algún tipo de crisis financiera en los días de verano.

Pero lo que es más importante, Turquía tiene un gran y persistente déficit por cuenta corriente, y un líder beligerante que no se da cuenta -o se niega a reconocer- que sus políticas económicas populistas son insostenibles. Además, Turquía depende cada vez más de los inversores extranjeros (y probablemente también de algunos inversores nacionales ricos).

El país debe endurecer drásticamente su política monetaria interna, reducir el endeudamiento externo y prepararse para la probabilidad de una verdadera recesión económica, durante la cual el ahorro interno tendrá que ser reconstruido lentamente

Dados estos factores de lenta gestación, los mercados han asumido durante mucho tiempo que Turquía se dirigía hacia una crisis monetaria. De hecho, esas preocupaciones eran generalizadas ya en el otoño de 2013, cuando estuve en Estambul entrevistando a líderes empresariales y financieros para una serie de la BBC Radio sobre las economías emergentes. En ese momento, los mercados empezaban a temer que la normalización de la política monetaria y el fin de la flexibilización cuantitativa en los Estados Unidos tendrían consecuencias nefastas a nivel mundial. La lira turca ha estado coqueteando con el desastre desde entonces.

Ahora que la crisis ha llegado por fin a su fin, la población de Turquía será la más afectada. El país debe endurecer drásticamente su política monetaria interna, reducir el endeudamiento externo y prepararse para la probabilidad de una verdadera recesión económica, durante la cual el ahorro interno tendrá que ser reconstruido lentamente.

El liderazgo del presidente turco Recep Tayyip Erdogan complicará las cosas. Erdogan se ha ido apoderando de poderes constitucionales, reduciendo los del Parlamento y socavando la independencia de la política monetaria y fiscal. Y para colmo, parece estar deleitándose en una creciente disputa con la Administración del presidente estadounidense Donald Trump por el encarcelamiento de un pastor estadounidense en Turquía y la compra de un sistema ruso de defensa con misiles S-400.

Este es un cóctel peligroso para el líder de una economía emergente, particularmente cuando los propios Estados Unidos se han embarcado en una expansión fiscal al estilo de Ronald Reagan que ha empujado a la Reserva Federal de los EEUU a subir los tipos de interés más rápido de lo que lo habría hecho de otro modo. Dada la improbabilidad de que surja alguna fuente externa de financiación, Erdogan tendrá que dar marcha atrás en algunas de sus políticas poco ortodoxas. Mi suposición es que veremos un retorno a una política monetaria más convencional, y posiblemente a un nuevo marco de política fiscal.

En cuanto a la influencia de Turquía en la crisis actual, vale la pena recordar que el país tiene una población grande y joven, y por lo tanto el potencial para crecer en una economía mucho más grande en el futuro. También goza de una posición geográfica privilegiada en la encrucijada de Europa, Oriente Medio y Asia Central, lo que significa que muchos de los principales actores tienen interés en garantizar su estabilidad. De hecho, muchos europeos todavía tienen la esperanza de que Turquía acepte el capitalismo al estilo occidental, a pesar del daño que Erdogan ha hecho a la candidatura de adhesión del país a la Unión Europea.

En cuanto a China, aunque no querrá desaprovechar la oportunidad de aumentar su influencia con respecto a Turquía, no es el estilo del país entrar en una situación tan volátil, y mucho menos asumir la responsabilidad de resolver el problema

Entre las potencias regionales, a veces se menciona a Rusia como un salvador potencial para Turquía. No cabe duda de que al presidente ruso Vladimir Putin le encantaría aprovechar la crisis de Turquía para alejarla aún más de sus aliados de la OTAN. Pero Erdogan y sus asesores estarían profundamente equivocados al pensar que Rusia puede llenar el vacío financiero de Turquía. Una intervención del Kremlin haría poco por Turquía, y probablemente exacerbaría los propios retos financieros y económicos de Rusia.

Los otros dos posibles patrocinadores son Qatar y, por supuesto, China. Pero aunque Qatar, uno de los aliados más cercanos de Turquía en el Golfo, ha anunciado esta semana inversiones, en última instancia no tiene los medios para sacar a Turquía de su crisis por sí sola.

En cuanto a China, aunque no querrá desaprovechar la oportunidad de aumentar su influencia con respecto a Turquía, no es el estilo del país entrar en una situación tan volátil, y mucho menos asumir la responsabilidad de resolver el problema. El resultado más probable -como estamos viendo en Grecia- es que China desencadenará a sus empresas para que busquen oportunidades de inversión después de que se asiente el conflicto.

Eso significa que la salvación económica de Turquía reside en sus aliados occidentales convencionales: Estados Unidos y la UE (especialmente Francia y Alemania). El 13 de agosto, un portavoz de la Casa Blanca confirmó que la Administración Trump está observando "muy de cerca" la respuesta del mercado financiero a la crisis de Turquía. Lo último que Trump quiere es una economía mundial que se desmorona y un repunte masivo del dólar, que podría descarrilar sus ambiciones económicas nacionales. Así que un clásico entendimiento característico de la escuela Trump está probablemente disponible para Erdogan, si él está dispuesto a venir a la mesa de negociaciones.

Asimismo, algunos de los bancos más grandes y frágiles de Europa tienen una exposición significativa a Turquía. Si se combina esto con la actual crisis política sobre la migración, se tiene el camino allanado hacia una mayor desestabilización dentro de la UE. Yo, por mi parte, no puedo imaginar que los líderes europeos se queden sentados sin hacer nada mientras Turquía implosiona en su frontera.

A pesar de su retórica creciente, Erdogan puede que pronto se dé cuenta de que no tiene más remedio que abandonar su política aislacionista y antagonista de los últimos años. Si lo hace, muchos inversores podrían mirar hacia atrás el año que viene y desear haber conseguido unas pocas liras cuando tuvieron la oportunidad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0