Opinión

¿Son seguros los bancos pequeños?

La caída del Popular y la volatilidad que sacudió a Liberbank en los días siguientes plantea una pregunta inquietante. Después de gastarnos más de 60.000 millones en rescatar y sanear las antiguas cajas , ¿seguimos teniendo un sistema financiero muy frágil? La respuesta es que no. Los bancos españoles están sanos, con la excepción del Popular, que era como la manzana podrida. Lo que hizo la UE con su intervención fue suprimirlo de un plumazo para que no contagiara al resto.

Entonces, ¿por qué Liberbank se dejó casi la mitad de su valor en solo una semana? Por el temor de muchos accionistas y fondos invertidos en el capital a que pudieran perderlo todo, como ocurrió en el Popular. El miedo es libre y en cuestiones de dinero, más.

Ahora bien, no fueron los inversores que apuestan a corto los causantes de las caídas, como ocurrió con el banco que presidía Saracho. Los cortos apenas manejan el 1,39 por ciento del capital de Liberbank. Por eso, creemos que la decisión tomada por el presidente de la CNMV, Sebastián Albella, de suspender los cortos, es errónea.

Albella justificó las caídas bruscas del Popular porque había que "dejar al mercado libertad para casar los precios". Pero una semana después, vetó los cortos y acabó con la libertad de mercado que proclamó a los cuatro vientos. ¿Existiría hoy el Popular como entidad independiente si Albella hubiera cerrado los cortos?, ¿por qué no se aplicó la misma regla a ambos bancos?

Es cierto que la cotización de Liberbank recuperó cierta normalidad y cerró en positivo en la semana. Esperemos que todo quede en un susto. Pero los especuladores estarán tentados de volver a hacer su agosto por adelantado el 10 de julio, cuando acabe la prohibición sobre los cortos. Antes de esa fecha, el 30 de junio, debutará en el parqué Unicaja, un banco de tamaño superior a Liberbank, que puede también estar sometido a turbulencias en los mercados.

El problema en estas entidades es doble. Por un lado, su pequeño tamaño las hace más vulnerables a los ataques y, encima, el escaso porcentaje de capital cotizado (entre el 30 y el 40 por ciento) agrava esta circunstancia.

El Banco de España confiaba en que se produjeran fusiones entre los pequeños bancos antes de su debut en el mercado bursátil. Pero la realidad es obstinada con sus pronósticos. Manuel Menéndez, presidente de Liberbank, estuvo a punto de culminar una fusión primero con Ibercaja y luego con Kutxabank, bajo la presidencia de Mario Fernández. Ambas hubieran creado la mayor entidad financiera de la cornisa cantábrica. El PNV se opuso para preservar el control de la entidad financiera y echó por tierra el proyecto. Fue una pena que se frustara. La resistencia a ceder o compartir el mando en las entidades frena las fusiones y adquisiciones del sector.

El Popular fue solvente hasta unos días antes de quebrar. El ministro de Economía, Luis de Guindos, propuso esta semana a sus colegas europeas que se dote al Mecanismo Único de Regulación (MUR) de liquidez para evitar intervenciones como la del Popular. No se trata, como insistimos, de un falta de solvencia, sino de la pérdida de confianza entre los clientes y accionistas.

Para no verse entre la espada y la pared, los bancos no sólo tienen que cumplir sobradamente sus ratios de capital, deben mejorar sus márgenes, la rentabilidad sobre los recursos propios, el conocido ROE, para no descender a los infiernos de la especulación.

Como muchos bancos aún presentan márgenes escasos, el Banco de España debería promover una ronda de fusiones, antes de abordar su salida al mercado.

El pequeño ahorrador no entiende por qué un banco como el Popular, que había pasado por mil controles, tanto por parte de la UE como por sus auditores, se desmoronó de la noche a mañana.

Los inspectores del Banco de España abonan esta tesis con duras críticas a la supervisión y a las normas bancarias, que se fijan más en los ratios de capital que en la evolución del negocio. Estas cuestiones serán la base de las cientos de demanda que lloverán sobre los expresidentes Ángel Ron y Emilio Saracho, así como sobre los organismos reguladores.

Guindos se muestra satisfecho porque la intervención se resolvió sin coste para el contribuyente. El ministro olvida, sin embargo, los 300.000 accionistas o bonistas que perdieron toda su inversión. Se podría decir, que España tuvo el dudoso honor de estrenar el mecanismo de intervención europeo, algo por lo que no se debería sacar pecho.

PD.-Aquellos que daban por muerta la opa sobre Abertis, quizá se equivoquen. Los italianos de Atlantia aceptan todas las condiciones de La Caixa menos el precio. Pero lo importante es si luego viene la fusión de Gas Natural y Endesa, con opa por medio. Fainé está acostumbrado a salirse con la suya.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en elEconomista.es
jkindle
A Favor
En Contra

Estaba esperando este infame artículo. Respondo brevemente a la parrafada de arriba. Era seguro Lehman Brothers dado su enorme tamaño? Se ha decidido desde las altas instancias de los reguladores, políticos y banqueros crear monstruos financieros que abarquen buena parte de los sistemas financieros europeos. La excusa es tan simple como "así resulta más fácil controlarlos". Y tal vez sin querer dicen lo piensan porque la realidad es que lo que resulta más fácil de controlar es el sistema financiero en su conjunto: pulsando un solo botón tienes el corralito. La lección de esta crisis es que no hay nada más efectivo para evadir responsabilidades que repartir la basura por todos lados. Y esto es lo que se proponen. Si quiebra el monstruo financiero, quiebra el país en su conjunto y perdemos todos. El supertamaño de los bancos españoles tranquiliza tanto como aquellas palabras del Sr. Zapatero acerca de la solvencia del sistema financiero español. Tratan de hacernos creer que juntando a dos tontos no sale un idiota. Ustedes mismos. Buenas noches y buena suerte.

Puntuación 11
#1
A Favor
En Contra

Estaba esperando este infame artículo. Respondo brevemente a la parrafada de arriba. Era seguro Lehman Brothers dado su enorme tamaño? Se ha decidido desde las altas instancias de los reguladores, políticos y banqueros crear monstruos financieros que abarquen buena parte de los sistemas financieros europeos. La excusa es tan simple como "así resulta más fácil controlarlos". Y tal vez sin querer dicen lo piensan porque la realidad es que lo que resulta más fácil de controlar es el sistema financiero en su conjunto: pulsando un solo botón tienes el corralito. La lección de esta crisis es que no hay nada más efectivo para evadir responsabilidades que repartir la basura por todos lados. Y esto es lo que se proponen. Si quiebra el monstruo financiero, quiebra el país en su conjunto y perdemos todos. El supertamaño de los bancos españoles tranquiliza tanto como aquellas palabras del Sr. Zapatero acerca de la solvencia del sistema financiero español. Tratan de hacernos creer que juntando a dos tontos no sale un idiota. Ustedes mismos. Buenas suerte.

Puntuación 5
#2
nicaso
A Favor
En Contra

Su exposición amigo jkindle es correcta. Del artículo nada saco en conclusión. Todo está muy bien, el sector financiero va a toda marcha y se han quitado a la patata podrida que era el Popular, eso si no importa el procedimiento. No se explica que podían haber hecho para evitar su caída, si es que han hecho algo, ni si les parece bien o mal desplumar a sus accionistas y bonistas. A cualquier tontolava que le preguntasen podría aportar alguna solución menos traumática. A mi, como tontolava, se me ocurre al menos una más vistosa como sería una operación acordeón y la posibilidad posterior de dar preferencia para reponer el capital a los accionistas y no venderlo por un miserable euro que es lo que se hizo. El Santander o le quiso hacer un favor al gobierno o vió un nicho de negocio estupendo a precio de ganga, pensando mal a lo mejor las dos cosas.

Puntuación 6
#3
Exceso bancarios y oficina quebrarán banca
A Favor
En Contra

Exceso de oficinas y trabajadores junto alta morosidad y adjudicados.

Harán quebrar banca española.

Puntuación 3
#4
Activos dudosos
A Favor
En Contra

Señor ayora.

Un articulo analizando los dudosos de la banca española????

Si sumaran los adjudicados, la morosidad y las de financiaciones se podría ver el agujero de capital. Banco por banco.

En contabilidad esta el principio de prudencia. Dudoso se provisiona.

Puntuación 4
#5
nicaso
A Favor
En Contra

Respondiendo a su pregunta D. Amador yo le diría que más o menos lo mismo que cien años atrás, o sea nada de nada. Tanto organismo regulador y tanta intervención en el sector embarullan más que aclaran, confunden al inversor y al final les vapulean. Que no D. Amador que no que las víctimas están claras y los culpables se diluyen como azucarillos y aquí no paga nadie, salvo los de siempre-

Un atento saludo,

Puntuación 7
#6